Preocupante fragmentación de la derecha catalana     
 
 Pueblo.    22/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

* «PREOCUPANTE FRAGMENTACIÓN DE LA DERECHA CATALANA»

Firmado por Jordi Domenech se publica en el «Noticiero Universal» el siguiente comentario:

«Uno de los aspectos más preocupantes de la realidad política catalana es la excesiva fragmentación de la

derecha. Así, a menos de 110 días de las elecciones se hace difícil comprender cómo grupos que en lo

sustancial pretenden lo mismo continúan separados y aún no han logrado la unión que posibilite la

creación de un gran partido de las fuerzas conservadoras.

Las causas que permitan justificar este estado de cosas se hacen difíciles de encontrar, ya que ¿qué

diferencia insuperable hay entre los programas políticos y económicos de Unió Catalana, Club Catalonia,

Acció Regional, Partit Democratic, Lliga de Catalunya, Reforma Democrática de Catalunya y Concordia

Catalana? Realmente la respuesta se hace difícil si uno se dedica a la lectura de los documentos

definidores de estos colectivos políticos Por ello, se llega a la conclusión de que el individualismo y,

sobre todo, el personalismo, son las causas de que se produzca una solución anómala, que puede tener

graves consecuencias para el futuro de Cataluña.

La realidad catalana exige la presencia de un fuerte partido conservador —que sería e¡ resultante de los

grupos antes señalados con la incorporación de personalidades independientes— que debería definirse por

su talante democrático: expresa renuncia a apoyar cualquier solución política que no se base en el respeto

a la soberanía popular y a las libertades fundamentales, y el compromiso a luchar para la consecución de

autonomía política, económica y administrativa para Catalunya. Es decir, con su carácter democrático y

su irrpnunciable catalanidad este grupo conservador podría y debería ofrecer una alternativa moderada,

que, junto con los grupos de centro, centro izquierda, el socialismo y los comunistas completaría el

panorama político catalán.

Parece lógico que estos grupos se pongan de acuerdo lo antes posible. Si no lo hicieran por los motivos

antes señalados contraerían una grave responsabilidad. Pues, entre etras cosas, no puede olvidarse que

entonces una parte del electorado catalán podría decantarse por grupos o alianzas políticas no catalanas. Y

eso seria muy peligroso...»

 

< Volver