Según la declaración de Elícegui Prieto. 
 Milans del Bosch aseguró que no retiraría el bando hasta que Armada tomara el Gobierno     
 
 ABC.    02/03/1982.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 19. 

NACIONAL

MARTES 2-3-82

El juicio del 23-F

Según la declaración de Elícegui Prieto, Miláns del Bosch aseguró que no

retiraría el bando hasta que Armada tomara el Gobierno.

MADRID.

A las diez y tres minutos de esta mañana prosiguió el juicio por los hechos del

23 de febrero del 81 con la lectura de folios del sumario, a petición del

defensor del general Armada, Ramón Hermosilla Martín, correspondientes a las

declaraciones de los siguientes testigos:

— Teniente coronel Mariano Cañas Barbera, ayudante del general Lluch Colomina:

aduce que «el general Armada es todo un señor, que ama enormemente a España y al

Rey». Observó un comportamiento correcto el día de autos.

No vio ningún síntoma de nerviosismo. Armada comentó que el teniente coronel

Tejero unas veces le tuteaba y otras le hablaba de usted. No oyó que Armada

fuera desautorizado. El general Armada comentó con algunos generales la frase

«... era constitucional...» y algunos de estos generales fe pidieron acompañarle

al Palacio de las Cortes, a lo que Armada respondió que iría al edificio con su

ayudante. El teniente coronel Cañas aseguró también que cuando Armada volvió del

Congreso dijo que Tejero era irreductible.

— Comandante Santiago Duran López, ayudante de Gabeiras: «Armada es un gran

jefe y un perfecto caballero. Su comportamiento fue normal y no hizo ningún

comentario desfavorable. Su cese le causó sorpresa.»

El comandante Duran indicó asimismo que el día 24 de febrero, cuando el teniente

general Miláns del Bosch (jefe de la III Región Militar) acudió a Madrid, a

requerimiento del teniente general Gabeiras, Miláns del Bosch solicitó hablar

con Armada, a lo que accedió el jefe del Estado Mayor del Ejército. El

comandante Duran aseguró que no pudo escuchar la conversación entre Miláns del

Bosch y

Armada, pero a él le pareció que se celebró en términos correctos.

Cuando Armada se encontró con Miláns de) Bosch en el antedespacho del ministro,

el día 24, observó una actitud normal.

— Teniente coronel Vicente Barrios Rueda, jefe del Servicio de Seguridad del

Cuartel General del Ejército: conoció a Armada en el despacho de asuntos

generales, cuyo servicio potenció. Hubo inquietud en el antedespacho de Gabeiras

cuando, al regresar éste de la JUJEM, requirió la presencia de la Policía

Militar con granadas, quedando después en situación de vigilancia normal. Oyó

que Armada intentaba arreglar la situación. Su conducta fue de máxima corrección

y su comportamiento normal. Escuchó los comentarios de Armada sobre Tejero.

Armada cenó dos huevos fritos, vino y pan que había proporcionado la serrara de

Gabeiras.

— Teniente coronel Arturo Saquero Salazar: A las cinco y media de la tarde del

día 23 fue llamado por Armada para despachar, pero éste hubo de ir al despacho

de Gabeiras y ya no le vio hasta el momento en que salió hacia el Congreso.

Llevaba uniforme de media gala por la mañana, pero por la tarde vestfa camisa y

corbata caqui.

A continuación, Ramón Hermosilla pidió la lectura de las declaraciones de los

siguentes capitanes generales, hechas por escrito, para contestar a preguntas de

este defensor. Fueron leídas las contestaciones a las preguntas uno y cinco de

dichos testigos, referidas al concepto que tienen sobre el general Armada y las

conversaciones y actitudde este procesado el día de autos.

— Capitán general de la I Región Militar (Madrid), Guillermo Quintana Lacead:

Relata las órdenes recibidas del mando y las transmitidas por él a las distintas

unidades (Operación Diana, acuartelamiento de tropas, etcétera). Ordena a Torres

Rojas se reincorpore a su destino. La unidad del comandante Pardo salió de la

División Acorazada Brúñete (DAC) sin permiso.

El Rey no apoya la operación. Miláns del Bosch le dice que no tiene tropas en

la calle y que el bando es para cuidar el orden. Envía a dos de sus ayudantes a

convencer a Tejero. Hermosilla renuncia al resto de la declaración.

— Capitán general de la II Región Militar (Sevilla), Pedro Merry Gordon:

También ordena, de acuerdo con el JEME, el acuartelamiento, Alerta Dos,

Operación Diana, etcétera. El Rey le dice que mantenga el orden constitucional y

que cualquier medida militar deberá contar con la aprobación de la JUJEM. A las

18,40, Miláns del Bosch le cuenta las medidas que pensaba adoptar. Habla varias

veces con el Rey, quien le da las gracias por la actuación en la II Región

Militar. Expresa su «inmejorable concepto» sobre Armada.

— Capitán general de la IV Región Militar (Barcelona), Ricardo Arozarena Girón:

Dice que el general Armada es una persona muypreparada y competente, incapaz de

realizar cualquier acto contra Su Majestad.

— Capitán general de la V Región (Zaragoza), Antonio Elícegui Prieto: Llamó a

Miláns del Bosch y éste le dijo: «Ahí se va a producir una masacre que hay que

evitar a toda costa.» Acuarteló todas sus unidades, salvo las que daban apoyo a

la universiada. A las ocho de la tarde el Rey le Hamo y le dijo que se estaba

utilizando su nombre en falso. Cumplió órdenes del JEME. Habló con Laína y

desaconsejó la entrada de los GEO en el Congreso. Miláns del Bosch le dijo en

una segunda conversación que sólo retiraría el bando «si Armada se hacía cargo

del Gobierno».

— Capitán de la VIl Región Militar (Valla-dolid), Ángel Campano López: A!

comienzo de esta lectura el abogado Muñoz Perea pidió que se dijera quién

formulaba las preguntas, a lo que el relator contestó que no constaba. Dice de

Armada que tiene una gran preparación profesional y espíritu militar, muy lea!

al Rey y a España, y espíritu cristiano, íntegro, bueno y agradable.

— Capitán general de la VI Región (Burgos), Luis Polanco Mejorada: Conoce a

Armada, con quien tuvo trato continuo (bondadoso, sencillo, muy inteligente y

de.gran capacidad). Armada adoptó & un niño extranjero que hoy tiene su carrera

hecha. Armada es incapaz de hacer ningún mal.

— Capitán general del Mando Unificado de Canarias, Jesús González del Yerro:

Describe las medidas adoptadas y sus contactos con JEME y Zarzuela. Miláns del

Bosch le dice: «Es necesario evitar una masacre.» Se muestra contrario a la

solución de Armada y dice a Miláns del Bosch que hay que buscar otra. Conoce a

Armada de toda la vida (dotes intelectuales superiores al nivel medio y también

personales y morales; todas las virtudes militares: «Me inspira el mejor de los

conceptos»).

— Capitán general de la VIII Región Militar (Galicia), Manuel Fernández Posse:

Conoce a Armada desde hace bastantes años. Coincidió con él en la Escuela

Superior del Ejército y en el curso de formación y cultura.

— Capitán general de Baleares, Manuel de la Torre Pascual: Habla de sus

contactos telefónicos con JEME, Rey y Miláns del Bosch, quien le comunica que ha

decretado el estado de excepción y que era conocido por Su Majestad el Rey.

Destaca en Armada su amor a la patria, virtudes humanas y valores castrenses.

A las 11,19 horas, el abogado Ramón Hermosilla da por terminada su petición de

lectura de folios.

HOJA DE SERVICIOS DE TORRES ROJAS

A continuación inicia la suya el abogado Gerardo Quintana Aparicio, defensor de

los procesados general Torres Rojas y teniente de la Guardia Civil José Núñez

Ruano, quien comienza solicitando la lectura de la hoja de servicios del general

de división Luis Torres Rojas, apartados relativos a su actuación en la guerra

civil (en que fue herido), condecoraciones (más de cuarenta) y manifestaciones

de orden cultural Gerardo Quintana pidió seguidamente la lectura de folios con

las declaraciones de los siguientes testigos:

— Capitán general de la VIII Región Militar, Manuel Fernández Posse: Torres

Rojas está en Madrid con el correspondiente permiso y se incorpora a su puesto

cuando así se le ordena. También da cuenta de sus contactos telefónicos con el

Rey, JEME y capitanes generales de la I y III Regiones Militares.

A las 11,45 horas e! presidente, teniente general Luis Alvarez Rodríguez,

suspendió la sesión por veinte minutos.

 

< Volver