Fuertes penas militares para los reos de rebelión     
 
 El País.    25/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Fuertes penas militares para los reos de rebelión

La toma violenta del Congrego de los Diputados por un grupo militar armado

podría tener todos los requisitos que el el Código de Justicia Militar atribuye

al delito de rebelión, descrito en los artículos. 286-294de la citada ley pemil

militar. «Son reos del delito de rebelión militar», dice el articulo 286, según

ha quedado redactado por la reforma del Código de Justicia Militar de 6 de

noviembre pasado, «!>>•> que se alcen en armas contra el ordenamiento

constitucional el jefe del Estado, su Gobierno o instituciones fundamentales

déla nación. siempre que lo verifiquen concurriendo alguna de las circunstancias

siguientes:

1. Que estén mandados por militares o que el movimiento se inicie, sostenga o

auxilie por fuer/as de los ejércitos.

2. Que formen grupo militarmente organizado y compuesto de diez o más

individuos y estén armados con armas de guerra.

3. Que formen grupo en número menor de diez si en distinto territorio nacional

existen otros grupos o

fuerzas organizados en la forma que se señala en el apartado anterior, asi como

en cualquier caso que se empleen aeronaves, buques de guerra o carros de

combate, o se produzca el asalto de un polvorín, parque de artillería, arsenal

militar o almacén de armas de guerra, apoderándose de ellas.

4. Que hostilicen a las fuerzas de los ejércitos.

5. También se considerarán reos del delito de rebelión militar los que asi se

declaren en leyes especiales o en los bandos de las autoridades militares».

Las circunstancias primera y segunda parece que se han producido en la acción

perpetrada por el teniente coronel Tejero y un numero determinada de oficiales y

números de la Guardia Civil contra el Congreso de los Diputados y contra el

Gobierno en funciones.

Antes de promulgarse !a Constitución española de 1978, que abolsó la pena de

muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes militares en tiempos de guerra,

el delito de rebelión militar estaba castigado con la pena capital a nivel del

«cabeza de la rebelión» y del «que torne el mando superior de las fuérzase

elementos rebeldes». Igualmente eran castigados con la pena de muerte «los

rebeldes cotí mando de compañía y unidades superiores o análogas de cualquiera

de los tres ejércitos»

.

Tras la entrada en vigor de la Constitución, la pena de muerte ha sido

sustituida en tiempo de paz por !¿ inmediatamente inferior, es decir, la «Je

reclusión, que en el ámbito militar va de doce años y un dia a treinta años.

Dentro del delito de rebelión, los que ejerzan mando no principal en las

fuerzas rebeldes y los que formen parte de ellas como meros ejecutores son

castigados también con la pena de reclusión, aunque antes de entrar en vigor la

Constitución podían serlo también con la pena de muerte. «En igual pena», dice

el artículo 288 del Código de Justicia Militar, «incurrirán los promotores de la

rebelión, los que sustraigan o cedan armas, municiones o pertrechos a tal fin, y

los que, sin alzarse en armas, pero estando identificados con los móviles

perseguidos por tos rebeldes, se adhieran a la rebelión con actos que

signifiquen impulso, fomento, ayuda o sostén de la misma».

Estas penas, por ser superiores a tres años, llevan como accesoria la expulsión

de las Fuerzas Armadas.

 

< Volver