Esta tarde se celebrará la votación de investidura impedida el lunes por la fuerza. 
 La minoría catalana apoyará con su voto a Calvo Sotelo     
 
 El País.    25/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El golpe de Estado

Esta tarde se celebrará la votación de investidura impedida el lunes por la

fuerza

La Minoría Catalana apoyará con su voto a Calvo Sotelo

La votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del

Gobierno, interrumpida violentamente el lunes por fuerzas sediciosas de la

Guardia Civil, está convocada para las 16.30 horas de hoy. La Mesa de! Congreso

y la Junta de Portavoces estudiarán en la mañana de hoy el desarrollo de la

sesión parlamentaria, a la vista de las novedades producidas y de los posibles

cambios de voto. Por ahora, sólo la Minoría Catalana anunció que dará el si a

Calvo Sotelo.

Entre los ochenta votos registrados hasta la interrupción armada de la sesión se

habían producido 45 síes, once noes y tres abstenciones. Estas últimas

correspondieron al diputado del Grupo Mixto Hipólito Gómez de las Roces y a dos

diputados de la Minoría Catalana: Carles Gasoliba y José López de Lerma.

El anuncio hecho ayer por el portavoz de la Minoría Catalana de que su grupo

votará afirmativamente la candidatura de Calvo Sotelo plantea la posibilidad de

que esta tarde se inicie de nuevo la votación.

Reglamentariamente, la situación no está prevista. La resolución dictada por la

presidencia de la Cámara para dar cumplimiento al artículo 99 de la Constitución

establece el carácter supletorio del vigente reglamento provisional del

Congreso, que ha sido desbordado por los hechos, por lo que el presidente, oída

la Junta de Portavoces y la Mesa, deberá llenar las lagunas existentes. La

actuación violenta

de los asaltantes ha dejado en flagrante incumplimiento el artículo 71 del

citado reglamento, que establece imperativamente que «las votaciones no podrán

interrumpirse por causa alguna ni se concederá la palabra a ningún asistente»,

así como la atribución presidencial —articulo 88— de velar por el mantenimiento

del orden, «pudiendo llegar a la expulsión de los perturbadores».

Fuentes de la Zarzuela informaron a EL PAÍS que las audiencias del Rey, en la

tarde de ayer, a varios líderes de partidos parlamentarios de la oposición—

concretamente, al socialista Felipe González,, al comunista Santiago Carrillo y

al aliancista Manuel Fraga— no implicaban la iniciación de nuevas consultas para

la designación de candidato. Las mismas fuentes aseguraron que el Rey mantiene a

Calvo Sotelo para la votación de investidura que se celebrará esta tarde.

Aunque los hechos producidos en la sede del Congreso de los Diputados en la

tarde del lunes podrían, en principio, modificar el sentido do voto de varios

grupos parlamentarios, según consultas realizadas por EL PAÍS sólo Minoría

Catalana ha anunciado su voto afirmativo, modificando la abstención anunciada el

mismo lunes por el propio Miguel Roca, momentos antes de la interrupción de la

sesión. Los grupos socialistas, aunque no han anunciado su voto, parece que

mantendrán el voto negativo.

El PNV no había anunciado ayer su cambio de voto. Precisando que el tema está

pendiente de discusión por parte de la dirección del partido, Arzallus adelantó

su opinión personal de que «más que nunca es la hora de mantener nuestro voto

negativo a la investidura de Calvo Sotelo, demostrando asi que los golpistas no

nos han intimidado. El mayor peligro actual de la oposición seria justamente

dejarse ganar por el miedo y renunciar a esa condición de oposición responsable,

que seria como renunciar a las propias convicciones».

El presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, declaró ayer a EL PAÍS que, a

falta de la consulta con el Rey y de una meditación a fondo, así como del

intercambio de impresiones con el grupo de Coalición Democrática (CD), muy

probablemente el voto en la investidura de hoy de Calvo Sotelo «no tiene por qué

sufrir alteraciones». «Las circunstancias no deben variar una decisión de voto

tomada en conciencia», dijo textualmente.

El Partido Comunista de España (PCE) estuvo reunido ayer por espacio de dos

horas y media en su sede central de Madrid, poco después de que los veintitrés

parlamentarios del PCE-PSUC fueran liberados. Según se deduce de las palabras

pronunciadas en esa reunión por el secretario general, Santiago Carrillo, el

grupo comunista no va a variar su voto en la investidura de Leopoldo Calvo

Sotelo, a no ser que el candidato modifique el sentido derechizante de su

programa, cosa que no parece en absoluto probable, según pudo saber ayer EL PAÍS

en fuentes solventes.

 

< Volver