El golpe de Estado. 
 Critican el retraso de la reacción episcopal     
 
 El País.    25/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Critican el retraso de la reacción episcopal

«Los obispos españoles, reunidos en asamblea pienaria, hacemos patente a vuestra

Majestad nuestra profunda adhesión a vuestro mensaje de cesptto a la

Constitución, de normalidad democrática y de serena concordia entre todos los

españoles», Así comerciaba el telegrama de los obispos españoles al Rey áe

España, en la mañana de ayer.

Pocos minutos antes habían hecho público un comunicado en el que anunciaban «su

firme propósito de contribuir como pastores déla Iglesia a la serenidad y a !a

responsabilidad de lóelas las. instituciones del país, dentro del respeto de la

Constitución».

La declaración de los obispos se había echado de menos en diversos circuios

eclesiásticos, que esperaban que, ante la gravedad de la situación. Vos obispos

en la tarde del lunes «hicieran un juicio moral» sobre el golpe de Estado en

curso.

Así, el Instituto Fe y Secularidad manifestaba a EL PAÍS a primeras horas de

ayer: «Lamentamos el silencio y la falla de valentía a la hora de defender unos

derechos de! pueblo, tan claramente violador, mucho más claros que otros

derechos por los que los obispos tan diligentemente se han pronunciado.

Alfonso Alvarez Bocado, presidente en. Madrid de Justicia y Paz, tras

solidarizarse con «la reacción cívica y la actitud sobria y firme del Rey»,

lamentaba que «sectores minoritarios del Ejército no estén a Ja altura de la

dignidad que el país se merece con una actuación que nos humilla».

Y añadía; «Nose trata de revancha alguna, pero sí hay que recorrer el camino que

aún nos queda hasta la consolidación de la democracia, tiene que ser hecho por

quienes creen en ella.

El perdón y el olvido están muy bien. Pero el bien común no se puede dejar en

manos de incompetentes e irresponsables».

Respuesta de la nunciatura

Requerida la nunciatura para que se pronunciara sobre la situación critica de!

régimen constitucional, respondió el secretario del nuncio, Amonio Inocenti, que

«no estimaba oportuno un comentario, toda vez que conocían los hechos sólo por

las informaciones facilitadas por los medios de comunicación.

La nunciatura présenla sus credenciales no al Gobierno, sino al Jefe del

Estado», añadió cuando se le dijo que el hecho puro y simple era et secuestro

por unos golpistas del Parlamento y del Gobierno.

Puestos en contacto con el obispo de Cuenca, Guerra Campos, respondió e) vicario

general de la diócesis, quien, tras negarse a facilitar su nombre, comentó: «Yo

nada lengo que decir. No soy quién para hablar». Tampoco hubo manera de entrar

en contacto directo con el obispo de España, Guerra Campos. «El obispo está en

Madrid.

Ha ido a las conferencias episcopales». Pero Guerra Campos, desde hace muchos

años, no asiste a la Conferencia Episcopal. «Pues yo le digo a usted que el

obispo si que está en Madrid».

Durante la conferencia de Prensa, en la que se comunicó la elección de Díaz

Merchán como nueva presidente de la Conferencia´ Episcopal,´Antonio Montero^

portavoz de los obispos,´explicó el interés con que han seguido todos la crisis

politica que cuajó en la mañana de ayer, en el telegrama, al Rey y en e)

comunicado de afirmación constitucional

 

< Volver