Vida política. Pastor Ridruejo, en el Club Siglo XXI. 
 La derecha progresista no es la de la reacción ni la de la catástrofe     
 
 Informaciones.    21/11/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PASTOR RIDRUEJO, EN EL CLUB SIGLO XXI

«La derecha progresista no es la de la reacción ni la de la catástrofe»

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

La derecha progresista no es la derecha de la reacción del pasado,. de los intereses, ni la derecha del

miedo y de la catástrofe», afirmó ayer el presidente del Partido Unido de Alianza Popular, don Félix

Pastor Ridruejo, en el curso de la conferencia pronunciada en el Club Siglo XXI. El señor Pastor Ridruejo

disertó sobre «Una filosofía de la derecha progresista», poniendo de manifiesto que «la definición de todo

grupo político exige un deslinde de su presente frente a sus antagonistas políticos o alternativas

democráticas».

«La derecha progresista —afirmó el conferenciante— debe depurar su doctrina de toda referencia falsa o

incorrecta... La derecha progresista está plenamente identificada con las libertades y la democracia y con

la decidida voluntad de reforma social. Sin embargo, tiene un modelo reformista que no se confunde con

el de la izquierda y asume con todas sus consecuencias la defensa del ahorro, del trabajo, de la propiedad

y de la empresa». El conferenciante precisó igualmente que «el pensamiento político de la derecha está

vinculado a la Monarquía. Es un pensamiento no secularizado, sino determinado en puntos de gravedad

por motivaciones religiosas y de conciencia, especialmente en cuanto al derecho a la vida y en cuanto a la

organización de la educación y de la familia».

Finalmente, el conferenciante —que había sido presentado por don Jaime Miralles— afirmó que «la

derecha progresista, mantiene, como rasgo fundamental, una profunda identifica c i ó n con el sentimiento

nacional de España y con la defensa de su unidad y ha tomado conciencia de la absoluta necesidad de una

estrategia de pactos en orden al logro de sus fines».

CENA-COLOQUIO

«Los partidos políticos que quieren tener a las derechas y a las izquierdas, son fascistas totalitarios: deben

existir las derechas y las izquierdas y ambos saber quiénes son», dijo don Alfonso Osorio al final de la

cena-coloquio celebrada en el Club Siglo XXI, tras la conferencia del señor Pastor Ridruejo sobre la

derecha progresista.

El señor Osorio, según informa la agencia Efe, explicó su salida de U.C.D. «porque se quiso convertir en

categoría lo que era oportunidad», asegurando que la esencia de la democracia está en que los hombres de

la izquierda saben que lo son y los de la derecha también, no de una manera vergonzante. La izquierda,

continuó, apuesta por la utopía, y la derecha, por la realidad, y ésta no debe retroceder los avances de

aquélla.

Don Félix Pastor, presidente de Alianza Popular, contestó a las preguntas de los asistentes, siempre en el

sentido de que debe existir una derecha que profundice en los símbolos de libertad y democracia y que no

tenga problemas con una izquierda que profundice en las mismas, ideas Calificó la actitud del señor

Suárez de errada por declarar su política de centro-izquierda, cuando pudo haber encontrado un modelo

propio, citando las palabras de don José Ramón Lasuén de proponer un Partido Socialista, pero de

derecha.

En el transcurso de las intervenciones, y como contestación a las preguntas que se le iban haciendo, el

señor Pastor aseguró que Fraga es uno de los demócratas más importantes que hay en este país, porque

estuvo en el Poder en el primer Gobierno de la Monarquía y tuvo oportunidad de decidir sobre la reforma

democrática. Su capacidad de democracia, aseguró, se demuestra en el hecho de pro pugnar el sí a la

Constitución, sacrificándose para impedir que surja una facción política.

Don Alberto Bailarín Marcial hizo un análisis de diferencias entre derecha y centro, insistiendo en lo que

significaba de progresismo la aceptación por el centro de la reforma fiscal, sacrificando sus propios

intereses por el bien general. Más tarde adoptó una postura enérgica para defender la del señor Gutiérrez

Mellado en lo que a las nacionalidades se refiere, a quien don Félix Pastor había acusado de decir «que

sobre ese tema las palabras no importan».

Más adelante, el presidente de Alianza Popular señaló la finalidad del pacto de Aravaca, que une a

quienes deben estar juntos por ideologías afines, como son don Manuel Fraga, don José María Areilza y

don Adolfo Osorio, y que siendo de derechas, no tienen por qué poseer necesariamente ideas

conservadoras, sino las que eliminen el carácter alienante en las relaciones la orales, fundamentalmente.

Finalmente, el señor Pastor explicó que la política de lo que forman el pacto de Aravaca va a dirigirse al

ciudadano, uno a uno, con mitines en diferentes puntos de la Península, en que se expliquen los

factores fundamentales de corrección social, como el impuesto, que es el principal de ellos.

21 de noviembre de 1978

 

< Volver