El teniente coronel Tejero, una biografía repleta de incidentes     
 
 El País.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El teniente coronel Tejero, una biografía repleta de incidentes

El teniente coronel Antonio Tejero Molina, de 49 años, protagonizó el primer

incidente con trascendencia pública con ocasión de la legalización de la

Ikurriña por parte del Ministerio del Interior. El oficial, destinado a la sazón

en San Sebastián, envió un telegrama al entonces ministro del Interior. Rodolfo

Martín Villa, en el que mostraba su enérgica disconformidad con la medida.

A raíz de este incidente, el teniente coronel Tejero fue trasladado a Málaga

como jefe deja Comandancia de la Guardia Civil en aquella 7ona.

En octuhre de 1977, el militar volvió a ocupar espacio en las páginas de los

periódicos cuando, al frente de una compañía de miembros de la Benemérita,

impidió la celebración de una.manifestación política previamente autorizada por

cl Gobierno Civil de la provincia. Ese mismo día, la organi/ación terrorista

F.TA había asesinado al presidente de la Diputación de Vizcaya. Al dirigirse a

los manifestantes, el oficial dijo: «Hoy es un día de luto en España y aquí no

se manifiesta nadie».

La autoridad militar, a requerimiento del Ministerio del Interior, retiró del

mando al teniente coronel y le arrestó en su domicilio. Menos de un año después.

Tejero volvió a ser noticia, al publicar, a través del diario El Imparcial, una

caria abierta al rey Juan Carlos en la que se mostraba abiertamente disconforme

con la Constitución

que sería aprobada mayoritariamente en referéndum en diciembre de 1978. Con

motivo de la carta, titulada «Majestad: no más sangre», el teniente coronel

Tejero fue expedientado.

"Operación Galaxia"

Pero, sin duda alguna, el episodio más serio protagonizado por Antonio Tejero

fue la llamada operación Galaxia, intento de golpe de mano encaminado a alterar

la normalidad democrática española.

Por los datos que se fueron conociendo poco a poco, se llegó a la reconstrucción

de la conspiración.

Según dichos datos, entre finales de octubre y mediados de noviembre de 1978 el

teniente coronel Tejero y el capitán de Infantería Ricardo Sáenz de Ynestrillas

mantuvieron diversos contactos en la catctería.Gataxia para preparar un golpe,

que debería realizarse el 17 de noviembre.

En esa fecha debían estar ausentes de Madrid el Rey (de viaje en el extranjero),

el ministro de Defensa, los jefes de F.stado Mayor de los tres ejércitos y los

jefes de las bripadas paracaidista, motorizada y acorazada.

El plan de la operación incluíala ocupación del palacio de la Moncloa, donde el

Gobierno estaría reunido en Consejo de Ministros, la detención de todo el

Gabinete y el ofrecimiento de la situación al Rey para que formara un Gobierno

de salvación nacional. El teniente coronel Tejero, al frente de dos compañías de

la Guardia Civil ocuparla la sede del Gobierno, mientras que el capitán Sácnz de

Ynestrillas desplegaría por Madrid 1.200 miembros de la Policía Nacional.

La conjura se descubrió gracias al testimonio de algunos oficiales —contactados

por Tejero e Ynestrillas— que desistieron de participar en el compló y pusieron

el caso en conocimiento de sus superiores. Uno de estos últimos fue el coronel

Quintero, antiguo jefe de los servicios de Información y Documentación de la

Presidencia del Gobierno y a la sazón destinado en el Estado Mayor. Los dos

principales implicados fueron arrestados y procesados.

La vista de la causa se celebró el 6 de mayo de 1980. Los procesados

manifestaron que la reunión de 1 cafetería Galaxia no había pasado de ser «una

discusión teórica sobre la posibilidad de dar un golpe de Estado».

El Consejo de Guerra impuso penas mínimas a los encartados: siete meses de

prisión para Antonio Tejero y seis meses y un día para Ricardo Sáenz de

Ynestrillas.

El capitán general de la 1 Región Militar (Madrid), teniente general Guillermo

Quintana, pidió la revisión de la sentencia y pidió la imposición de un año y

siete meses de prisión para el teniente coronel Tejero y un año y siete meses

para el capitán Sáenz de Ynesírillas.

El Consejo Supremo de Justicia Militar estimó, el 8 de julio del año pasado,

«poco fundamentados» los motivos de disentimiento del capitán general y confirmó

la sentencia del Consejo de Guerra, con lo que quedaron liquidadas las condenas

de los dos implicados en la operación Galaxia.

 

< Volver