Se reforzaron las medidas de seguridad en algunos centros oficiales. 
 Normalidad absoluta en toda España     
 
 El País.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Golpe de Estado

Se reforzaron las medidas de seguridad en algunos centres oficiales

Normalidad absoluta en toda España

La normalidad era total en toda España a últimas horas de ayer, tras los graves

incidentes registrados en el Congreso de los Diputados. Después de los primeros

momentos de sorpresa, la gente siguió mediante aparatos de radio el desarrollo

de tos acontecimientos y se formaron en las calles grupas de personas que

comentaban los sucesos.

Los distintos gobernadores civiles anunciaron que la tranquilidad-era totat en

las diferentes provincias, y únicamente se reforzaron algunas medidas de

seguridad en centros oficiales.

En Cataluña, Comisiones Obreras convocó ayer una huelga genera! en protesta por

los incidentes,aunque a la hora de cerrar esta edición no se había podido

confirmar si a nivel nacional se tomarían por parte de otros sindicatos medidas

parecidas. Incluso se desconocía si los partidos políticos la apoyarían.

El presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, se dirigió, minutos antes de tas

diez de la noche, al pueblo de Cataluña a través de la radio. Pujol dio cuenta

de sus conversaciones con el Rey y con el capitán general de la

lVRegionMilitar.de quienes recibió informaciones tranquilizadoras. En nombre del

Rey solicitó la máxima normalidad. «La consigna es trabajar para que la

normalidad sea plena, sea total».

El presidente de la Generalidad, primera autoridad civil de Cataluña, dijo que

si a lo largo de la noche hubiera necesidad de más comunicaciones lo haría por

medio de la radio.

En Barcelona se adoptaron especiales medidas de seguridad en torno al palacio de

la Generalidad, de Cataluña. Las fuerzas de los mozos de escuadra se dispusieron

•n el exterior del edificio y en distintos puntos del interior del mismo.

Algunos políticos catalanes acudieron al palacio para reunirse con el presidente

de la Generalidad y testimoniarle su adhesión. Entre ellos se encuentran

Francisco Frutos, secretario general del PSUC, y José Luis López Bulla,

secretario general de Comisiones Obreras de Cataluña.

El presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, se encontraba trabajando en s>u

despacho oficial cuan-

do se recibieron las primeras noticias sobre los graves incidentes ocurridos en

la sede del Congreso de los Diputados, en Madrid. El presidente siguió los

acontecimientos a través de los teletipos instalados en el palacio de la

Generalidad en compañía del consejero de Gobernación, José Vidal i Gayola.

At parecer, Jordi Pujol mantuvo una conversación telefónica con el capitán

general de Cataluña, teniente general Pascual Galmes, prosiguiendo seguidamente

su tarea.

En el mismo sentido de normalidad se han expresado a fuentes próximas al

delegado general del Gobierno para Cataluña Josep Mcliá.

En capitanía general indicaron que no disponían de otras informaciones sobre lo

ocurrido que las transmitidas por las emisoras. La guardia ha sido reforzada,

sin que se observara ningún movimiento de tropas.

At parecer, las unidades policiales han recibido instrucciones de mantenerse en

estado de máxima alerta en su recorrido habitual por las calles de la ciudad.

La normalidad también era absoluta en los puestos fronterizos de España con

Francia situados en las provincias catalanas. Las informaciones fueron

facilitadas por fuentes de los puestos fronterizos, las cuales señalaron que no

hay aumentos de tráfico. Asimismo, tampoco se registran retenciones de vehículos

en los puestos fronterizos ni se adoptaron medidas especiales en los mismos.

Según fuentes de Capitanía General y del Gobierno Civil la normalidad era total

en Zaragoza y su

provincia, al igual que en todos los estamentos de´Baleares, donde e! gobernador

civil permanecía ayer en su despacho a la espera de noticias sobre el desarrollo

de los acontecimientos.

La misma tónica se registró en Asturias, Santander y Galicia. En El Ferrol, sede

de la Capitanía General de la zona marítima del Cantábrico, no se registró

movimiento extraordinario alguno en el exterior de las dependencias de la armada

y los otros centros militares de la ciudad, situación que se repitió en todas

las ciudades importantes d£ Galicia donde existen acuartelamientos militares.

Tranquilidad general

La misma tranquilidad reinaba en las diferentes ciudades españolas. En

Valladolid, el gobernador civil anunció que había hablado con el general

gobernador militar de la plaza y con el teniente coronel y coronel de la Guardia

Civil, que le aseguraron que la situación era de absoluta normalidad, y

únicamente se habían tomado medidas de vigilancia en las cercanías de los

centros oficiales.

En algunas ciudades, grupos de personas comentaban en la calle los sucesos y las

noticias que iban siguiendo a través de transistores y aparatos de televisión.

En Canarias, según fuentes de la Capitanía General de la región, el teniente

general Jesús González de! Yerro se encontraba en su despacho oficial siguiendo

el desarrollo de los acontecimientos. Nada mis producirse el hecho, se

entrevistó telefónicamente con el presidente de la Junta de Canarias, Vicente

Alvarez Pedreira, así como con el gobernador civil de la provincia, Jesús Javier

Rebollo,

Asimismo, el consejo permanente de la Junta de Canarias, que se encontraba

reunido, suspendió la sesión, y los consejeros se encuentran en la sede del

organismo preautonómico siguiendo por radio el desarrollo de los

acontecimientos.

La normalidad en todo el archipiélago canario fue también confirmada por fuentes

de los dos Gobiernos Civiles y por mandos de la Guardia Civil.

En las ciudades españolas de Ceuta y Melilla han causado sorpresa, como en el

resto del territorio nacional, las noticias difundidas por la radio sobre el

grave incidente ocurrido en el Congreso de los Diputados, en Madrid.

La normalidad, sin embargo, es absoluta en ambas ciudades españolas del norte de

África, en las que pueden verse a los soldados circular por las calles en las

horas de paseó.

En la jefatura de zona de la Guardia Civil de Sevilla se ha informado que el

grave incidente de esta larde en el Palacio de las Corles es una acción aislada

que en modo alguno se puede considerar como obra corporativa de la Guardia Civil

ni de las Fuerzas de Orden Público.

La situación, según las mismas fuentes oficiales, es absolutamente normal en

toda Andalucía y Extremadura y, en general, en lodo e! territorio nacional.

 

< Volver