Preocupación e indignación entre los obispos por el golpe de Estado     
 
 El País.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

Preocupación e indignación entre los obispos por el golpe de Estado

Mientras los obispos realizaban la votación de tanteo´para aunar criterios sobre

los candidatos a la presidencia de la Conferencia Episcopal, que se decidirá

mañana, les llegó la noticia de la ocupación, a mano armada, del Parlamento El

alto organismo de la Iglesia española acabó su reunión a las ocho de la tarde,

minutos después de que la radio desmintiera la noticia de que en Valencia se

había decretado el estado de excepción. III cardenal Tarancón, valenciano,

respiró hondo, mientras que Miguel Roca, arzobispo de Valencia, comentaba «es

una buena noticia». «Lo que más me duele», comentaba un joven obispo, «es que

con cosas asi nos tomen por una república centroamericana».

La preocupación era visible en todos, y en algunos, la indignación. A la Casa

de Ejercicios llegaban familiares y amigos de los obispos, con la angustia

inscrita en los ojos. Pero los obispos, cuyas informaciones sobre la situación

era la que ofrecía la radio, no han decidido hacer ningún comunicado.

 

< Volver