Autor: Quintá Sadurní, Alfonso. 
   El nuevo capitán general de Cataluña pone como guía de su labor a la Constitución     
 
 El País.    27/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Después del frustrado golpe militar

El nuevo capitán general de Cataluña pone como guía de su labor a la

Constitución

ALFONS QUINTA, Barcelona

«La Constitución y las Reales Ordenanzas son nuestra constante guía», afirmó el

nuevo capitán general de la IV Región Militar (Cataluña), teniente general

Ricardo Arozarena, en el acto de toma de posesión de su cargo, celebrado ayer

por la mañana en la Capitanía General de Barcelona.

«En estos momentos que acabamos de vivir, es de la mayor importancia estrechar

la unidad de nuestras filas y mantener un elevado culto a la disciplina»,

manifestó también la nueva autoridad militar, quien añadió: «El prestigio de las

fuerzas Armadas se fundamenta en el exacto cumplimiento de nuestra misión y el

apoyo firme y decidido a la Constitución, bajo el mando supremo de su majestad

el Rey».

El general Arozarena se refirió varias veces a las autoridades civiles y, en

particular, a la persona del presidente de la Generalidad, al que ofreció,

«además de la colaboración que pueda ser precisa por las fuerzas a mi mando, mi

amistad personal». Jordi Pujol ocupaba un lugar destacado durante el acto. En

cambio, estaba ausente el delegado del Gobierno en Cataluña, Josep Meliá.

El nuevo capitán general dijo también: «Ruego a todos muy encarecidamente que

transmitáis mi más cordial saludo a este noble pueblo catalán, al que vosotros

tan dignamente representáis y al que yo admiro y respeto. En estos últimos

tiempos, en los que España está viviendo un proceso trascendente, Cataluña ha

ofrecido constantemente un ejemplo de moderación y de buen sentido, del que

podéis estar orgullosos».

Antes de iniciarse el acto de toma de posesión, el teniente general Arozarena

pasó revista a la compañía de las fuerzas que le rindieron honores y saludó a

las autoridades. Posteriormente se trasladó hasta la vecina basílica de Nuestra

Señora de la Merced, donde se cantó una salve. El nuevo capitán general de

Cataluña subió, acompañado por el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol,

hasta el camarín de la patrona de Barcelona, donde besó la medalla.

 

< Volver