En Madrid, la manifestación más grande de la historia de España. 
 Millones de españoles salieron ayer a la calle en defensa de la libertad y la democracia     
 
 El País.    28/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

En Madrid, la manifestación más grande de la historia de España

Millones de españoles salieron ayer a ¡a calle en defensa de la libertad y la

democracia

«Si esto no es el pueblo, que digan dónde está». La mayor manifestación de la

historia de España tuvo lugar ayer en Madrid, cuando millones de españoles

salieron a la calle en defensa de la Constitución y como protesta contra el

intento de golpe militar sucedido el lunes pasado.

Aunque las cifras son verdaderamente incalculables, el número de personas que se

manifestaron en la capital sobrepasó con creces el millón y medio. En toda

España las manifestaciones se celebraron, en general, sin incidentes, aunque en

Madrid estallaron cuatro bombas antes de la hora de la concentración. Ni la

amenaza de nuevos explosivos, ni el frío, ni la lluvia, a ratos copiosa,

hicieron desistir a los cientos y cientos de miles de ciudadanas y ciudadanos de

todas clases e ideologías políticas que, durante casi cuatro horas, expresaron

sus sentimientos populares y corearon gritos y vivas a la libertad, la

democracia, la Constitución y el Rey.

A las siete de la tarde, millones de españoles se echaron a la calle para dar

una muestra ejemplar de su amor a l.¡ libertad, a la democracia \ a la

Constitución, y todo ello sin incidentes graves y con un orden bien guardado en

la mayor parte de las ciudades, l.as cifras de participantes son impresionantes:

250 000 personas en Barcelona, 200 000 en Valencia. 100 000 en Sevilla Oviedo

Zaragoza: y decenas de miles en casi todas las capitales de provincia, a lo cual

habia que sumar las 10000 pérsonas que se manifestaron el día anterior en

Tenerife que se adelantó veinticuatro horas a la marcha gegee1 ,i excepción

estuvo constituida por el País Vasco 1.a retirada del P´NV y Herri Batasuna, las

dos fuerzas vascas con mayor capácidad de movilización. influyó decisivamente en

el escaso eco obtenido por los llamamientos del resto de los partidos y

sindicatos

Pero fue en Madrid, teatro del fallido golpe de listado, donde el temor j una

nueva guerra civil y el recuerdo de cuarenta años de dictadura hizo que un

millón y medio de madrileños de todas las opiniones políticas, con excepción de

la extrema derecha, fraternizaran en las calles, mientras se daban gritos

emocionados a la libertad, a laConstitución y al Rey. Manuel Fraga, Agustín

Rodriguez-Sahagún, Rafael Calvo Ortega, Felipe Gonzalez, Santiago Carrillo,

Nicolás Redondo y Marcelino ("amacho sostuvieron la gran pancarta que se

constituyó en centro -que no.jen cabeza- de la enorme concentración humana.

A la altura de los puentes de Atocha, y a lo largo de toda la manifestación,

pudo verse numeroso público que gritaba a la vez, Viva Carrillo y Viva Fraga.

Los líderes, cuando se les citaba o aplaudía de manera muy intensa, sonreían,

levantaban la mano y saludaban emocionados.

Después de ver este espectáculo, Felipe González, saltándose la norma de la

manifestación —desfilar en silenció— cogió el megáfono de un miembro del

servicio de orden y mirando hacia los que estaban arriba, empezó a gritar

«¡Democracia, libertad!».

Hubo quien trató de alarmar a los manifestantes madrileños, colocando cuatro

artefactos caseros en el paseo del Prado, pero no lo consiguieron. Siete

personas, al parecer ultraderechistas, fueron detenidas por la policía en la

plaza de Cibeles, cuando portaban una pistola, una navaja y una porra. El número

de incidentes fue mínimo.

La cabeza da la manifestación do Madrid se convirtió, en realidad, en centro d*

dos enormes concentraciones humanas. En la parte central, llevando la pancarta,

se observa, de izquierda a derecha, a Nicolás Sartorius, Simón Sánchez Montero.

Enrique Múgica. Santiago Carrillo, Felipe González (con un megáfono). Rafael

Calvo Ortega, Agustín Rodríguez Sahagún. Manuel Fraga, Marcelino Camacho y Jorge

Verstrynge

 

< Volver