Autor: Angulo, Javier. 
 Se teme que se demore el desenlace de los secuestros. 
 ETA exige la publicación de información sobre torturas para liberar a los cónsules     
 
 El País.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Se teme que se demore e! desenlace de los secuestros

ETA exige la publicación de información sobre torturas para liberar a los

cónsules

javier ÁNGULO, Bilbao

La difusión en diversas medios de comunicación privados y oficiales —incluidos

periódicos, cadenas de radio y TVE— de los informes que sobre torturas en España

han realizado Amnistía Internacional y la Comisión de Derechos Humanos del

Parlamento y de las dieciocho diapositivas que sobre el estado del cuerpo de

José Arregui llegaron de forma anónima a manos de Euskadiko Ezkcrra, son las

condiciones exigidas por ETApm a través de un comunicado «para la liberación de

los representantes diplomáticos arrestados».

Mientras tanto, fuentes del cuerpo consular en Bilbao y del Gobierno Civil de

Vizcaya desmentían rotundamente que en los últimos días se haya producido el

abandono de la provincia de una treintena de representantes y funcionarios

consulares acreditados en lacapital vizcaína.

El comunicado de ETApm dice textualmente, al referirse a las condiciones para la

liberación de los cónsules de El Salvador, Austria Uruguay.secuestrados en la

noche del pasadojueves: «Ante el ocullamiento y obstrucción sistemática tic los

medios de comunicación del Estado, controlados por UCD, ETApm exige la

publicación del documento íntegro publicado por Amnistía Internacional sobre

torturas en el Estado español en el mes de septiembre, en los siguientes medios

de comunicación: cadena SER, cadena COPE, Radío Nacional de España, Televisión

Española, EL PAIS, Diario 16. los medios de Prensa del Estado dependientes antes

del Movimiento y todos los diarios de Euskadi».

«Asimismo exigimos que se divulgue en los medios citados el informe íntegro

realizado por la Comisión de Derechos Humanos det Parlamento vasco sobre

torturas y malos tratos por parte de la policía y de la Guardia Civil en las

comisarías y cuarteles y las practicadas en las cárceles de Herrera de la Mancha

y Soria».

«Por último», concluye el comunicado de ETApm, «exigimos la exhibición de las

dieciocho diapositivas que, anónimamente, han llegado a manos de Euskadiko

Ezkerra sobre el estado del cuerpo de José Arregui, tras la tortura, en

Televisión Española, en horas de máxima audiencia, y en los diarios mencionados

anteriormente».

Desde el momento en que se conoció el contenido del comunicado surgieron las

dudas sobre la segunda condición impuesta para la liberación de los tres

cónsules secuestrados, dado que hasta la fecha la Comisión de Derechos Humanos

del Parlamento Vasco no ha realizado ni hecho público el informe cuya difusión

exige ETApm.

As! lo confirmaba a EL PAÍS el miembro de la mencionada comisión, Xabier

Olaberrai, militante y parlamentario de Euskadiko Ezkerra, quien declaró: «Se

trata sin duda de un error de transcripción del mensaje o de la propia ETApm.

Creo que lo que los polis-milis desean es que se publique el informe que en las

comisarias y cuarteles reali/.ó en Euskadi, y luego en Herrera de la Mancha y

Soria, la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento español, informe que está

paralizado en el Parlamento porque UCD se niega a firmarlo».

El hecho de que no se haga ninguna referencia en el comunicado a un posible

plazo para el cumplimiento de las exigencias hace pensar que los secuestradores

no tienen prisa. En este sentido, cabe señalar que en la noche del domingo ETApm

había remitido un breve comunicado a la Hoja del Lunes de Bilbao en el que

adelantaba que en las próximas horas haría públicas exigencias.

Sin pistas de los secuestrados

Pilar Calleja afirma que a su marido le aseguraron los secuestradores «que donde

le iban a llevar estaría con unos compañeros y con conocidos». No se tiene, por

el momento, el menor rastro ni siquiera sospecha de dónde puedan estar reunidos

—parece que todos juntos- los cónsules secuestrados. Los rastreos de la policía

y Guardia Civil se han repetido sin éxito en las provincias vascas desde la

mañana del viernes.

Asimismo, se tenía controlada la zona fronteriza con Francia. Del otro lado, en

el País Vasco francés, tampoco las investigaciones policiales habían servido

para nada. Asi lo reconocía el lunes por la manaría el subprefecto de la zona,

que aseguró que toda el área fronteriza y el País Vasco francés habían sido

minuciosamente rastreados, con apoyo incluso de helicópteros.

til cónsul de Dinamarca, Pío Lindegaard, desmentía a EL PAÍS la noticia que

circuló durante el pasado fin de semana en torno a una posible fuga en masa» de

representantes del cuerpo consular en Bilbao, que había afectado a mis de una

treintena de ellos. «Eso es rigurosamente falso», dijo.

Debo desmentir la noticia de manera tajante. Sólo conozco uno o dos casos de

compañeros que se hayan ido. El resto, como es habitual, marchó, en la noche del

viernes, a pasar fuera de Ja capital el fin de semana. Oíros fueron a Madrid

para recibir instrucciones de sus respectivos embajadores. Esta información,

falsa, provoca un efecto deplorable del cuerpo consular, porque quedamos en mal

lugar. Nos ha dolido mucho».

El consejo directivo de la Federación de Asociaciones de la Prensa ha denunciado

«el chantaje y la coacción que supone el comunicado de la organización

terrorista ETA. Aceptar una imposición como esta sería volver no ya al sistema

de censura, sino al de consigna, contra el que tanto lucharon los periodistas

democráticos de España», se añade. En opinión del comité directivo de la

Federación de Prensa, ceder al chantaje de hoy seria provocar el

desencadenamiento de otros similares en e! futuro.

Un portavoz de una de las familias de los cónsules indicó a Efe que han

mantenido algunos contactos con distintos medios informativos para conocer la

postura de los periódicos y emisoras de radio acerca de las exigencias de ETA

Político-militar para liberar a los cónsules.

Las familias están a la espera de la decisión de los medios de comunicación.

El periódico bilbaíno Deia sostiene que ya publicó en su día resúmenes del

informe citado, por lo que no se considera en la obligación moral de repetir la

publicación. «Sin embargo», agrega, «tampoco somos insensibles a la suerte de

los cónsules raptados Sólo por razones humanitarias estaríamos dispuestos a

reconsiderar esta nuestra posición inicial».

 

< Volver