Autor: Aguilar, Miguel Ángel. 
 Más de una decena de jefes, oficiales y suboficiales, detenidos. 
 Los generales Milans del Bosch y Armada, destituidos tras el fracaso del golpe     
 
 El País.    25/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Más dé una decena de jefes, oficiales y suboficiales, detenidos

La destitución del capitán general de la III Región Militar, Jaime Milans del

Bosch, y del segundo jefe de Estado Mayor del Ejército, Alfonso Armada, ¡unto a

la detención del teniente coronel Antonio Tejero, el comandante de navio de la

Armada Camilo Menéndez y una quincena de oficiales que participaron también en

el fallido golpe de Estado del pasado lunes, es la primera medida adoptada por

el poder legalmente constituido, tras la liberación del Gobierno en funciones y

los parlamentarios, retenidos en el palacio del Congreso durante casi dieciocho

horas.

El Gobierno celebró ayer una reunión en la que se decidieron, a propuesta del

ministro de Defensa en funciones, las destituciones citadas, según supo EL PAÍS

de fuentes gubernamentales, aunque al cierre de esta edición no se habían

comunicado oficialmente. Por su parte, el Rey presidió una reunión de la Junta

de Defensa Nacional y seguidamente recibió en su residencia del palacio de la

Zarzuela a los líderes de los principales grupos parlamentarios, en la que se

valoró la gravedad de la situación creada. El líder socialista, Felipe González,

manifestó que ha llegado el momento de formar en España un Gobierno de coalición

para hacer frente a «la amenaza que pesa sobre las instituciones democráticas».

Según Felipe González, el Monarca quiso transmitir a los líderes políticos un

mensaje de firmeza.

MIGUEL ANGEL AGUILAR Medios militares de toda solvencia y alta responsabilidad

nacional declararon ayer a EL PAÍS que el golpe de mano contra el Congreso de

los Diputados no puede sustanciarse con el fácil recurso a la audacia de un

loco: el teniente coronel Tejero. Hay que sacar las consecuencias en

profundidad, señalaron con toda energía, y proceder a practicar la cirugía que

el caso reclama. lista ha sido la actitud adoptada por el Gobierno, que

destituyó ayer a los generales Milans del Bosch y Alfonso Armada.

1:1 comportamiento del teniente general Milans del Bosch se enjuici.i en esos

medios castrenses con la mayor severidad. Los datos que por todas panes afluyen

confirman que los planes del hasta ahora capitan general de Valencia estaban en

clara conexión, por anticipado, ton la acción de los sediciosos.

Soldados encuadrados en la división Maestrazgo número 3. con sede en Valencia,

han confirmado que oficiales de estas unidades anticiparon a las cinco de la

tarde del lunes que el capitán general de la región se proponía dictar un bando

unas horas más tarde. También testifican que los tanquistas comenzaron a

preparar la puesta en marcha de los carros a su cargo minutos antes de las cinco

de la tarde v que su salida hacia la capital del Turia (uvo lugar no más tarde

de las 17.15 horas, casi hora y media antes de ¡a irrupción de los guardias

civiles golpistas en el Congreso de los Diputados.

1.1 teniente general Milans del Bosch no cumplió anoche la orden de arresto

personal que le dio el |de del Estado Mayor del Ejército deTierra general

Gabeiras, a a quien debe sumisión y disciplina, como máxima autoridad que es en

la cadena del mando militar. Según los términos de esa orden, el capitan general

de Valencia debería haber resignado el mando en el gobernador militar de la

plaza, gegeneral Caruana y haberse recluido en su propio domicilio, El general

Carunana que fue destituido en el dia de ayer se negó a arrestar al teniente

general Milans del Bosch el pasado lunes, por lo que la Junta de jefes del

Estado Mayor decidió entregar el mando de la III Región militar al responsable

de la IV, con sede en Barcelona teniente general Pascual Galmes.

Solo a las seis de la mañana de ayer se logró de Milans la revocación de su

bando de estado de sitio, \ en unos términos equívocos y en absoluto

satisfactorios, por la reti cencía que encierran y las medidas fuera de lugar

que continuaba adoptando en la región a que se extendía su jurisdicción.

No acaban aquí los fallos ni las tibiezas inaceptables en el acatamiento

disciplinario y constitucional de las altas jerarquías militares, según las

fuentes que valoraron la situación para EL PAÍS. No sólo los medios castrenses,

.sino algunos de los miembros que ayer, como subsecretarios o secretarios de

listado, asumieron excepcionalmente el gobierno de la nación, coinciden en

señalar la actitud del general Alfonso Armada, recién nombrado segundo jefe del

Estado Mayor del Ejército, como claramente favorable a losgolpistas, por lo que

fue destituido.

Frente al comportamiento rápido y sin titubeos de los tenientes generales de la

IV Región -con sede en Barcelona—, Pascual Galmes. de la VI —con sede en Burgos

y que incluye en su jurisdicción las tres provincias vascas—, Luis Polanco

Mejorada, y de la I -con sede en Madrid-, que desmontó el dispositivo de la

División Acorazada Brunete, se anota el silencio deValladohd.

Círculos muy solventes precisan que hasta las 4.30 horas de ayer las regiones

militares de Zaragoza y Sevilla se mantenían en dudas. Respecto de la actitud

favorable y leal que finalmente adoptó !a primera, se atribuye una intervención

clave al director para la Segundad del Estado, F:rancisco Laina, a quien todos

reconocen como el mejor hombre de la jornada, junto al Rey.

1:1 análisis del golpe arroja también graves responsabilidades sobre los

servicios de información. En primer lugar, los propios de la Guardia Civil, bajo

la autoridad del jefe del Estado Mayor del Instituto, coronel Toquero, que

además se encontraba ausente en viaje por Suráfrica. Luego, los del Ejército y

los de la Defensa (CESID), cuya división de involución ha tenido un fracaso

imperdonable.

Otros observadores señalan que el lunes, a las diez de la noche, en los sótanos

del Cuartel General del Ejército, donde tienen su sede los servicios de

información, se daba por ganador al teniente coronel Tejero. Paginas 21

y última

Editorial en página 6

LOS socialistas proponen al Rey un Gobierno de Coalición. En el transcurso de la

reunión que el Rey mantuvo ayer con los líderes de los principales grupos

parlamentarios, el secretario general del PSOE, Felipe González, propuso a don

Juan Carlos la formación de un Gobierno de coalición «para hacer frente a la

amenaza que pesa sobre las instituciones democráticas». En la audiencia conjunta

con el Monarca, éste leyó al presidente del Gobierno dimisionario, Adolfo

Suárez, y a los dirigentes de UCD, Agustín Rodríguez Sahagún; PSOE, Felipe

González; PCE, Santiago Carrillo, y CD, Manuel Fraga, un escrito que contenía un

análisis del fallido golpe de Estado.

 

< Volver