Por sus presuntas responsabilidades en el golpe. 
 Otros dos generales arrestados y uno cesado     
 
 ABC.    27/02/1981.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

Por sus presuntas responsabilidades en el «golpe»

Otros dos generales arrestados y uno cesado

MADRID. Setenta y dos horas después del frustrado golpe de Estado, la situación

continúa siendo confusa. Los pocos datos ciertos y oficiales aparecen rodeados

de rumores y conjeturas abundantísimos y la mayoría´ de las veces

contradictorios. Y en estas condiciones todas las informaciones se hallan en

precario, a la espera de su confirmación o de que otras nuevas vengan a

contradecirlas y anularlas.

A última hora de la tarde de ayer, fuentes solventes informaban del arresto y

procesamiento del general Armada, segundo jefe de Estado Mayor del Ejército, e

incluso se señalaba que el interesado ya había recibido la notificación oficial.

Este arresto y procesamiento viene a desmentir las versiones de otras fuentes

militares en el sentido de que al general Armada únicamente se le imputaba el

haberse extralimitado en las negociaciones con el teniente coronel Tejero y

haber sobrevalorado la importancia del golpe.

ARRESTO DOMICILIARIO—El general Armada, según nos informaron ayer en su-

domicilio, no podía atender el teléfono por encontrarse con una visita. Esa

reunión coincidía en el tiempo con la noticia difundida por la agencia Efe sobre

´su situación de arresto domiciliario, También pudo saberse ayer que el

comunicado que pensaba difundir el general Armada fue «frenado», al parecer por

intentar implicar al Rey en sus alegaciones de exculpación personal.

Ya a -última hora de la tarde, se produjo la confirmación oficial del arresto

del general Armada por la existencia de indicios sobre un posible intento no

constitucional de asumir por su parte la Presidencia del Gobierno. Las medidas

decretadas contra el genera! Armada son consecuencia de los resultados derivados

hasta este momento de las investigaciones sobre los hechos.

También de tas "declaraciones formuladas por los presuntos inculpados podrían

derivarse probables responsabilidades de otros mandos, que inicial mente están

siendo corregidas por sus superiores, sin perjuicio de las posteriores acciones

judiciales. En esta línea se sitúa el cese como jefe de División del Maestrazgo

número 3 del general José León Pizarra y el arresto del general Luis Torres

Rojas, gobernador militar de La Coruña y anterior jefe de la División Acorazada

Brúñete, y. del coronel José Ignacio Sanmartín López, jefe del Estado Mayor de

la División Acorazada Brúñete número 1 y que anteriormente había sido jefe de

los Servicios de Información y Documentación de la Presidencia del Gobierno en

tiempos del almirante Carrero Blanco.

Estos arrestos vienen a sumarse a los que ya se habían producido en días

anteriores y que afectaban al general Miláns del Bosch y a 23 jefes y oficiales,

además de los suboficiales y clase de tropa que participaron directamente en el

golpe.

RECHAZO UN GOBIERNO MILITAR.—Por otro lado, también en fuentes militares se se

VIERNES 27-2-81

NACIONAL

Por dos veces durante la larga noche

El Rey rechazó categóricamente un Gobierno presidido por un militar

ñala que en la tarde y noche del lunes el Rey rechazó por dos veces la fórmula

de un jefe militar del Gobierno, por considerar que cualquier solución tenía que

pasar por la vía constitucional y democrática. Paralelamente empezaba a

funcionar un Gobierno de subsecretarios y secretarios de Estado, en el que tuvo

una intervención decisiva el director de Seguridad del Estado, señor Laina.

Igualmente, el Palacio de la Zarzuela y el señor Laina mantuvieron contactos

telefónicos con el teniente coronel Tejero en las horas que duró la ocupación

del Congreso de los Diputados, invitándole a deponer su actitud.

Las comunicaciones se recibían en el gabinete telegráfico de las Cortes, y las

llamadas se efectuaban desde el despacho del presidente del Congreso. Los

teléfonos, a pesar de estar intervenidos, fueron cortados desde la central

durante la noche.

En el mismo gabinete telegráfico se produjo un enfrentamiento verbal entre un

coronel de la Policía Nacional y Tejero. Aquél le invitaba a deponer su actitud,

y éste le respondió que «iban a hablar las armas».

REBELIÓN MILITAR.—En orden a la exigencia judicial de las responsabilidades a

que hubiera "lugar, el Gobierno, oído el Consejo Supremo de Justicia Militar, ha

designado

como juez especial con jurisdicción sobre todo el territorio nacional al

consejero togado José María García Escudero.

Ya con anterioridad en la I y III Región Militar se habían iniciado los

pertinentes procedimientos judiciales, que serán continuados por este juez

especial.

Por su parte, la Junta de Fiscales Generales entienden que los hechos ocurridos

en el Congreso de los Diputados son constitutivos de un delito de rebelión

militar tipificado en el artículo 286, párrafos primero y segundo, del Código de

Justicia Militar.

El citado artículo considera reos del delito de rebelión militar a quienes se

alcen en armas contra el ordenamiento constitucional, el Jefe del Estado, su

Gobierno e instituciones fundamentales de la nación. Se requiere que estén

mandados por militares o que el movimiento se inicie, se sostenga o auxilie por

fuerzas del Ejército, o que formen grupos militarmente y compuestos de diez o

más individuos y estén armados con armas de guerra..

Los civiles que hubieran tenido participación en los hechos también serán

juzgados por la jurisdicción militar, según dispone el artículo 21 del mismo

cuerpo legal.

MILANS DEL BOSCH, A GETAFE.—En cuanto a la situación de los ya detenidos, se

sabe que el teniente general Miláns del Bosch permanecía ayer en las

dependencias

del Cuartel General del Ejército, en la calle Prim, y próximamente será

trasladado al/Regimiento de Artillería de Campaña numera 13, de guarnición en

Getafe, Regimiento que tiene una gran tradición liberal.

El «Boletín Oficial del Estado» publicó ayer una corrección de errores al real

decreto del Ministerio de Defensa por el que se disponía el cese de Miláns del

Bosch. La frase omitida decía: «A propuesta del ministro de Defensa, y previa

deliberación del Consejo de Ministros, en su reunión del veinticuatro de febrero

de mil novecientos ochenta y uno.»

Por otro lado, los jefes y oficiales que permanecían detenidos en las

dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil han empezado a ser

trasladados a otras dependencias nacionales. Entre ellos no se encuentra el

coronel Garchitorena, que, según se informa, no participó en ningún incidente en

el Gobierno Militar, centro en el que había estado destinado con anterioridad.

Se afirma igualmente que no tuvo ninguna vinculación con las acciones del

teniente coronel Tejero.

Por otro lado, ayer regresaron a Madrid unos ciento cincuenta carros de combate

pertenecientes a tres batallones de la División Acorazada Brúñete, que habían

permanecido en Zaragoza realizando ejercicios de instrucción. Los batallones

pertenecen a los acuartelamientos de El Goloso y Campamento.

Finalmente, el Ayuntamiento de Valencia está evaluando los daños causados por

material militar la noche del lunes, día 23, en el pavimento de las calles de la

ciudad.

Un último dato, la revista «Spic» que publicaba unas notas, firmadas por Otis,

en las que se afirmaba «No es cierto que yo pretenda dar un golpe militar el

lunes día 23 de febrero por la tarde», obraba en-poder de los asaltantes del

Congreso y fueron abandonadas en diversas dependencias de la Cámara.

 

< Volver