Dos millones y medio de españoles en la calle     
 
 Diario 16.    28/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

... POR LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA

Dos millones y medio de españoles en la calle

Desde las trescientas mil personas que salieron a las calles de Barcelona hasta

las quinientas que se manifestaron en Lanzarote, toda España acudir a respaldar

al sistema democrático. En total, más de dos millones y medio de españoles se

manifestaron. Fuera del País Vasco únicamente hubo que registrar pequeños

incidentes que no hicieron necesaria la intervención de las Fuerzas de

Seguridad.

Madrid — Salvo pequeños incidentes protagonizados por grupos de la izquierda

radical en algunas capitales, el resto de las concentraciones celebradas en la

mayor parte de las provincias españolas transcurrieron con absoluta normalidad.

El lema «Por la libertad, la democracia y la Constitución» fue respetado en

todas las manifestaciones, aunque en Barcelona y el País Vasco se añadió además

las palabras autonomía e instituciones, respectivamente.

El pueblo español salió a la calle para manifestar su voluntad firme de vivir en

democracia. El grito más escuchado en todas las ciudades donde tuvieron lugar

concentraciones fue el de «Libertad, libertad».

Las gargantas de los manifestantes gritaron hasta enronquecer slogans en favor

del sistema democrático y en contra de los que el pasado lunes pretendieron

romper la legalidad legítimamente establecida.

La región donde hubo más concentraciones fue en Galicia. Al menos quince

manifestaciones se convocaron en otros tantos puntos de su geografía. El mayor

número de manifestantes, después de Madrid, fue el registrado en la capital de

Cataluña. Barcelona vio a más de 300.000 personas desfilar por sus calles

concéntricas hasta congregarse frente al Parlamento autonómico.

En todas las capitales andaluzas se celebraron igualmente concentraciones,

siendo la más numerosa la registrada en Sevilla donde unos 100.000 manifestantes

desfilaron tras la pancarta, unitaria que era llevada por Rafael Escuredo, el

alcalde de Sevilla y la totalidad de los parlamentarios de la provincia a

excepción de García.Añoveros.

Vivas al Rey

En reconocimiento a la figura clave que desbarató toda la operación de los

rebeldes, el Jefe del Estado Don Juan Carlos I, los manifestantes dieron

numerosos gritos de «Viva el Rey» a lo largo de las concentraciones. En diversas

capitales aparecieron, además, pancartas con esta inscripción.

En Zaragoza se registró el único incidente protagonizado por una minoría de

ultraderechistas que dieron vivas al «alzamiento nacional» y pidieron a gritos

la libertad del teniente coronel Tejero. El servivio de orden de la

manifestación legal fue lo suficientemente contundente para obligar a los

contramanifestantes a dispersarse.

En la capital aragonesa se concentraron unas 70.000 personas, que se

concentraron al final en el paseo de Fernando el Católico.

En general, el tiempo en la mitad norte fue bueno, excelente en Oviedo, donde

unos 80.000 asturianos dejaron.patente con su pre.sencia en las calles céntricas

el rechazo a los movimientos golpistas. Aquí fueron más de mil las personas que

compusieron el servivio de orden que tuvo que actuar para evitar incidentes

Tres grandes concentraciones, que reunieron a unas 8.000 personas, tuvieron

lugar en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria, para sumarse a la respuesta

nacional a la convocatoria de los partidos mayoritarios en apoyo de la

democracia.

Aquí se produjo una escisión, al convocar el PCE y la UPC otra concentración

distinta por su cuenta. La Policía Nacional obligó a disolverse a los

concentrados.

En Arrecife de Lanzarote otra manifestación reunió a unas 500 personas, al

frente de las cuales figuraba el presidente del Cabildo de Lanzarote y el

alcalde de la ciudad.

 

< Volver