Declaraciones del jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra. 
 Gabeiras  :   
 Nadie entre nosotros sueña con dictaduras. 
 Diario 16.    06/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Declaraciones del jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra

El teniente general Gabeiras, jefe del Estado Mayor del Ejército, dijo ayer

tarde a Radio Nacional de España que nadie entre los militares sueña con

dictaduras. Tras ratificar que la misión del Ejército está dentro de la

Constitución, manifestó que las FAS están irrevocablemente dispuestos a la

salvación de España y que su deber es el defender la indisoluble unidad de la

nación.

Madrid — Con la fe puesta en Dios, en las instituciones y con optimísmo ve el

teniente general Gabeiras, el jefe del Estado Mayor del Ejército, el futuro de

España, según manifestó ayer a Radio Nacional, al tiempo que decía que «nadie

entre nosotros sueña con imposiciones, ni dictaduras».

Preguntado el general sobre el comportamiento de´ Ejército los días 23 y 24 de

febrero, contestó que la noticia de tales acontecimientos «me sorprendió en mi

despacho, lo mismo que a todos y ai Ejército, en la misma forma que al resto de

la Administración del Estado y a los españoles».

Expectante tranquilidad

El jefe del Estado Mayor dijo también que cuando aún no habían pasado ni diez

minutos del golpe tomó contacto con el Rey y con los capitanes generales y les

transmitió las órdenes, «al tiempo que recibí de ellos las correspondientes

muestras de expectante tranquilidad».

La expectante tranquilidad a que se refería el teniente general sólo fue rota —y

lo citó— «por la III Región Militar, como está en la mente de todos». Los demás

la mantuvieron, según el jefe militar, «en la forma que corresponde a una

institución como la nuestra, con unas misiones muy claras y muy concretas dentro

de la Constitución».

«Estos contactos —continuóno» pude mantenerlos directamente con todos los

capitanes´ generales, pero sí los tuve a través del capitán general de la I

Región, Quintana Lacaci.)

Cuando fue preguntado Gabeiras por la moral actual de las fuerzas Armadas, dijo

que era la misma, que antes del 23 de febrero. Eso es, de absoluta tranquilidad

y de cumplimiento de todas sus obligaciones. >El Ejército de hoy —añadió— es el

de ayer y el de siempre. Conoce perfectamente sus misiones y solo pretende

sostener y defender su prestigio, inspirar amor a la nacíon, lealtad al Rey,

subordinación al Gobierno, cariño al pueblo de quien procede y respeto

disuasorio a sus posibles enemigos.»

Salvar España

También dijo el general que el Ejército y las Fuerzas Armadas están

irrevocablemente dispuestas a la salvación de España y a cumplir, en aras de

esta mision, con lo que la Constitución les .ordena.

«Es en la Constitución —añadió— en la que se fundamenta nuestro deber: el de

defender la indisoluble unidad de la nación española.»

“Nuestra unica, digna y licita manera de actuar se confirma dentro del estricto

respeto a la constitución.

No estamos capacitados para asumir maximas responsabilidades legalmente

reservadas a la Corona.”

Gabeiras aseguró que el Ejército es consciente de que es una institución firme y

que «nuestra única, digna y lícita manera de actuar se confirma dentro del

estricto respeto a la Constitución y a que no estamos capacitados para asumir

máximas responsabilidades legalmente reservadas a la Corona».

((La actuación del Ejército y de las fuerzas Armadas en estos dos días del mes

de febrero, que no sé como calificarlos —dijo también—, han demostrado nuestra

actitud al servicio de España a través de Su Majestad el Rey, capitán general de

las Fuerzas Armadas.»

El periodista le preguntó a Gabeiras qué mensaje le enviaría al pueblo español,

y el jefe del Estado Mayor dijo que «los españoles deben estar seguros que

nuestra manera de actuar es la de siempre: honesta, de puro sublime y que, como

siempre, seguiremos estimulando nuestro espíritu, más si cabe nuestro amor al

oficio, el sentimiento elevado de nuestra misión y el entusiasmo por nuestras

cosas, que nosotros consideramos que son las de España y la de todos los

españoles, de cuya colectividad formamos parte».

 

< Volver