Gobierno clónico     
 
 Diario 16.    28/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Gobierno clónico

Como en las inquietantes historias de los niños clónicos, el nuevo Gobierno es

una exacta calcomanía del anterior. Sólo hay una incorporación a la mesa del´

Consejo —Luis Ortiz— y se trata de alguien que ya ocupó hace cuatro años la

misma cartera que se le asigna.

En este desenlace, tan poco excitante y aburrido, existen sin embargo más

aspectos positivos que negativos. Era prioritario llenar el vacío de poder que

había servido de coartada a los golpistas y se ha hecho con celeridad

thatcheriana.

Tan rotunda apuesta por la continuidad por parte de un hombre que advirtió que

no estaría atado por el pasado, hace suponer —por otra parte- que Calvo-Sotelo

ni siquiera se ha planteado «formar» Gobierno, prefiriendo simplemente

«restablecer» el anterior con una serie de recortes que lo hacen más operativo.

De acuerdo con esta interpretación, nadie se extrañaría si dentro de unas

semanas tuviera lugar una nueva crisis, acorde con las conclusiones a las que

haya llevado la imprescindible reflexión conjunta de los partidos mayoritarios

sobre los sucesos acaecidos esta semana.

Aunque no conviene olvidar que este Gabinete fue, hace unos meses, consecuencia

de la confluencia de los hombres más brillantes y preparados del partido en el

poder, ahora no es simplemente eficacia y pulcritud democrática lo que se

reclama. Necesitamos un Gobierno capaz de desmantelar la infraestructura del

golpe, para que la felonía cometida el lunes contra el honor de la Patria y la

libertad de todos no vuelva a repetirse.

 

< Volver