Los policías del Rey se consideran castigados     
 
 Diario 16.    12/08/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Los policías del Rey se consideran castigados

Madrid - La sustitución progresiva de la escolta personal del Rey, hasta ahora

integrada por funcionarios del Cuerpo Superior de Policía, por miembros de la

Policía Nacional y de la Guardia Civil, ha provocado un gran malestar en

sectores de la Policía, mientras otros lo consideran desde posiciones de menor

crispación.

La revista «Tribuna Policial», órgano del Sindicato Profesional del Cuerpo

Superior de Policía, publica en su último número un reportaje sobre el tema en

el que se manifiesta el malestar de estos sectores. La revista se muestra

especialmente crítica con el jefe de seguridad de la Casa Real, coronel Manuel

Blanco Valencia.

Bajo el titulo «Escoltas... adiós a quince años de protección a Su Majestad el

Rey Don Juan Carlos», el autor del reportaje hace historia sobre la actuación de

los funcionarios desde que el Príncipe iba a la Universidad y de las sucesivas

ampliaciones del servicio.

«Manu militan»

También se refiere a los cambios que la llegada del coronel Blanco Valencia.

supuso para estos funcionarios, que fueron tratados «manu militarí» y se vieron

progresivamente relevados de sus funciones por los integrantes del «segundo

cinturón de seguridad», a cargo de Cuerpos de organización militar como Guardia

Civil y Policía Nacional.

El cambio de seguridad se ha perpetrado y 31 inspectores han sido sustituidos

por hombres de los Cuerpos uniformados.

Cuando la renovación fina lice tan sólo 25 inspectore -fundamentalmente dedj

cados a labores de informe ción e investigación— que darán en la seguridad de 1.

Casa Real.

Según el coronel Blanco Valencia, los detonantes de esta situación actual —dice

«Tribuna Policial»— son las notas de prensa que hace algunos meses dio el

Sindicato Profesional a la opinión pública. Y el coronel Blanco no considera

interlocutores válidos a los representantes sindicales de la Policía.

Una representación del Cuerpo Superior de Policía —y no del sindicato, hace

constar la revista— se entrevistó con el coronel Blanco. Este explicó la

sustitución por «el continuo descontento de los inspectores del Cuerpo Superior

de Policía con ia jefatura de Seguridad en lo referente al régimen militarista

que, según ustedes, se pretende imponer y las repetidas notas de prensa que se

han dado, y que han influido decisivamente en ese relevo».

«Tienen que darse cuenta —continuó el coronel, según la revista— que en la

actualidad el jefe de seguridad soy yo, y yo soy militar y, por tanto, no admito

se cuestione mi nombramiento por Su Majestad el Rey, a quien la vigente

Constitución faculta para el nom•bramiento.»

El coronel Blanco, más adelante, afirma que no hubo tal «manu militari» y "que

fue él quien tuvo que adaptarse a dirigir a los funcionarios civiles cuando está

acostumbrado a «que se le obedezca sin rechistar».

 

< Volver