Contestación de Gutiérrez Mellado a los insultos de Milans. 
 No ofende el que quiere, sino el que puede     
 
 Diario 16.    29/08/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

RECEN LA INDIGNACIÓN Y EL BOCHORNO,

Al teniente general Gutiérrez Mellado le ha sorprendido la infamia de Milans, en

Cadaqués. El ex •vicepresidente del Gobierno Suárez dice que lee a Josep Pla,

que es más interesante.

Contestación de Gutiérrez Mellado a los insultos de, Milans

«NO OFENDE EL QUE QUIERE, SINO EL QUE PUEDE»

«No ofende el que quiere, sino el que puede», fue la concreta respuesta del

teniente general Gutiérrez Mellado a la carta ofensiva de Milans del Bosch desde

su refugio veraniego de Cadaqués, desde donde habló con DIARIO 16. «Mire —

añadió— no he leído la carta con detenimiento. La releeré mañana en Madrid.

Ahora sólo leo a Josep Pla, que me interesa mucho más.» El teniente general y ex

vicepresidente primero del Gobierno de Suárez señaló, también, que «nadie desea

una guerra menos que los militares y no quiero, de ninguna manera, que España

vuelva a vivir algo así. El teniente general fue informado por este periódico

del homenaje nacional que se le prepara y ayer fue objeto de otro en Cadaqués.

Por la noche cenó con el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol.

«No ofende el que quiere, sino el que puede», declaró ayer a DIARIO 16 el

teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, respecto a la carta que le ha

dirigido el teniente general Milans del Bosch, publicada ayer en «El Alcázar».

No obstante, Gutiérrez Mellado, al ser preguntado sobre si había leído la dura

carta del ex capitán general de Valencia contestó: «No, no la he leído; yo ahora

estoy leyendo a Josep Pla, que me interesa más.»

Respecto al origen de la carta de Milans del Bosch, que no ha sido otro que el

enfado que en el militar procesado ha producido el conocimiento de la

declaración de Gutiérrez Mellado

en el sumario instruido a causa del intento de golpe de Estado el pasado 23 de

febrero, el ex vicepresidente primero del Gobierno declaró: «Yo no he hecho más

que declarar según mi conciencia, porque creo que en momentos como estos hay que

decir la verdad.»

Ante la pregunta de si cree que definitivamente los españoles vamos a poder

convivir en paz, el teniente general Gutiérrez Mellado respondió de manera

escueta, pero con un firme convencimiento en su voz: «Seguro». Como se le

pidiera que aquién se deberá esa paz en la que él con tanta fe cree, afirmó: «Al

pueblo español que no desea confrontaciones de ningún tipo, y al Rey.»

Con referencia a la carta de Milans del Bosch, el teniente general x Gutiérrez

Mellado dijo que «no la ha leído, ya la leeré al llegar a Madrid, donde estaré

mañana», si bien reconoció tener conocimiento de ella y de los términos en que

está redactada.

Ante la pregunta de si le ofendían tales términos, fue cuando contestó que «no

ofende el que quiere, sino el que puede».

«Nadie desea una guerra menos que los militares, que sabemos bien lo que

significa; yo he vivido ya una guerra civil, una guerra entre hermanos y créame,

no deseo, de ninguna manera, que España vuelva a vivir algo así», expresó

también

Gutiérrez Mellado en otro momento de la corta conversación.

«Han sido tiempos difíciles, pero tengo la sensación del deber cumplido y sólo

lamento no haber podido hacer más, aunque estoy con el ánimo tranquilo de que he

dado de mí todo lo gue he podido, con v.r>?._ absoluta entrega al servicio de

España y de los españoles», dijo, asimismo, el ex vicepresidente, que mani-festd

también al preguntársele qué desearían que dijeran las generaciones posteriores

de españoles sobre su labor, «que fui un hombre que supo ser leal siempre al Rey

y que ayudó con todas sus fuerzas a, consolidar la democracia y sobre todo la

paz entre los españoles».

 

< Volver