Autor: Rico-Godoy, Carmen. 
   Chapuzas     
 
 Diario 16.    27/08/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA CALLE DE EN MEDIO

Carmen Rico-Godoy

Chapuzas

Mientras gran jefe «Carcajada-permanente» navega por el mar Egeo, su despacho

presidencial en la Moncloa permanece solitario. Sólo la señora de la limpieza

entra cada mañana temprano, pone el aspirador en marcha y se sienta en un sillón

con su labor de ganchillo a leer los periódicos.

—¡Vaya chapuza de limpieza! —comenta el ficus, que no soporta el ruido de la

aspiradora.

—Te calles. Escucha, dicen los papeles hoy que Tejero dijo que Armada era un

«chapuza» y que Armada dijo que Tejero hacia «chapuzas».

—No me diga usted.

—Eso dijeron, pero con muchísimos más pala-bros entre medias, no veas el

vocabulario que se gastan los gachos.

-Si es que la chapuza es nuestra especialidad. Lo del aceite de col2a, una

chapuza, apenas ciento y pico muertos; si lo hubieran hecho bien, hubieran

cascado cien mil. Lo de Fide-caya, otra chapuza. La mayor parte de los

inversores sólo habían puesto 200.000. Una miseria. Y así sigue Fidecaya,

anunciándose en la tele, sólo que sin la gallina, se la debieron comer en

pepitoria. El puding que me hizo Herrero de Miñón el otro día, una chapuza.

—Pero ahora el gran jefe nos mete en la OTAN, aunque sea pagando, y se arregla

todo.

—Me tiemblan los peciolos sólo de pensar en las chapuzas que podemos hacer

nosotros con los neutrones.

 

< Volver