Antes del golpe, el Rey resaltó el papel del Ejército como garante de la democracia     
 
 El País.    26/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Antes del golpe, el Rey resaltó el papel del Ejército como garante de la

democracia

INTERINO. Roma

«Las Fuerzas Armadas no tienen el cometido de sostener a un sector político.

Deben garantizar el libre juego de las instituciones democráticas en la

fidelidad a España y a la Corona», ha manifestado el rey Juan Carlos al

novelista y guionista y ex comunista español Jorge Semprún, en una entrevista

publicada ayer por Corriere delta Sera, de Milán, celebrada con anterioridad al

frustrado golpe del 23 de febrero.

En la conversación, relata el intelectual español residente en Francia, asomó

constantemente la voluntad del Monarca para que «el futuro del país se construya

en el seno de las instituciones parlamentarias y democráticas».

La entrevista con don Juan Carlos forma parte de una encuesta sobre la España

actual, encomendada por el diario italiano a Semprún. En el primer artículo se

recoge parte del encuentro con el Soberano, mezclado con el relato de los

dramáticos sucesos acaecidos en la noche del lunes en el palacio del Congreso.

Sistema democrático

«A la luz de los acontecimientos de la noche pasada (lunes)», dice Semprún, «las

palabras del Rey resultan todavía más actuales. Le encuentro preocupado por el

deterioro de la situación política, pero decidido a afrontarla en el marco de la

Constitución democrática».

Al aludir a las proclamas dirigidas por ciertas personalidades do extrema

derecha para que don Juan Carlos tome en sus manos las riendas del país, Semprún

cuenta que el Soberano español le asegura su firmeza en mantener siempre la

voluntad democráticamente manifestada.

«España .será gobernada por los partidos que ganen las elecciones», afirma el

Rey en la entrevista, para precisar poco después: «Si es el partido socialista

el que gana las próximas elecciones será el partido socialista el que forme el

nuevo Gobierno: yo soy Jefe del Estado para que la Constitución sea respetada».

"No enviaré al Ejército al País Vasco"

Al referirse a la conflictiva situación del País Vasco, don Juan Carlos explica

su estrategia política: «Algunos quieren que yo pida a las Fuerzas Armadas que

restablezcan el orden (allí). No lo haré. Las Fuerzas Armadas no tienen el

cometido de sostener a un sector político. Deben garantizar el libre juego de

las instituciones democráticas en la fidelidad a España y a la Corona. Es fácil

hacer salir a los soldados de los cuarteles, pero es mucho más difícil hacerles

volver a ellos».

En su artículo, publicado en primera página por el diario de Milán, Semprún no

escatima una censura a las fuerzas de izquierda y sindicales, cuya pasividad,

dice, ante el fallido golpe, hay que subrayar y deplorar.

«Mientras toda España esperaba la noche pasada (lunes) la decisión de don Juan

Carlos», escribe Semprún, «nunca dudé, teniendo presente este coloquio, cuál

sería la actitud que adoptaría el Rey...., estaba claro que las Fuerzas Armadas

no podían contar con el Rey para desmantelar las instituciones parlamentarias».

 

< Volver