Autor: Llansá, Jaume de. 
   El Consell y la Mancomunitat discutidos     
 
 El Alcázar.    28/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

EL "CONSELL" Y LA "MANCOMUNITAT DISCUTIDOS

A pesar de que la mayoría los considera como una jugada fuerte del Gobierno en la cuestión clave de la

"oposición democrática catalana y del Estado Español"

BARCELONA, (Lina colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono).- Existe en

Catalunya la impresión, que he podido recoger en varios sectores políticos catalanes de distintas, cuando

no contrapuestas situaciones posicionales de que el Gobierno ha jugado fuerte en la cuestión-clave de la

"oposición democrática catalana y del Estado Español", sujeta a movilidades apasionantes y

coaccionantes, de tes "nacionalidades", al aprobar un Decreto-Ley con la creación; o constitución, del

"Consell General de Catalunya", el cual, integrado por los diputados y senadores catalanes que surjan

elegidos en las próximas elecciones legislativas, más representantes elegidos de las cuatro Diputaciones

Provinciales, elaborarán un anteproyecto de "Estatut de Catalunya" que servirá, una vez aprobado por las

Cortes, para "institucionalizar la región , en el marco de un incuestionable respeto a la unidad nacional; un

"Estatut" moderno, "de 1977" —como se viene diciendo por los posibilistas catalanes, que no sea el de

1932, aunque algunas ideas del mismo puedan ser útiles a los futuros legisladores como referencia o

como "instrumentos de trabajo".

En ese mismo Decreto-Ley se impulsa decididamente la inmediata puesta en marcha de la mancomunidad

de Diputaciones organismo interprovincial regional que venía siendo defendido incansablemente,

poniendo siempre en punta dé actualidad su necesariedad, el presidente de la Corporación de Barcelona,

don Juan Antonio Samaranch, apoyado con decisión por su colega de Gerona, don Antonio Xuclá Bas, y

con menor decisión, es decir, con algunas reservas o matizaciones, por los de Lérida y Tarragona, señores

Sangenís y Clúa, respectivamente. (A este respecto hay cfue resaltar que la Diputación Provincial de

Gerona, a propuesta de su presidente, señor Xuclá. nada más hacerse público oficialmente el citado

Decreto-Ley, eligió a la comisión que ha de representar a la Corporación gerundense en la que integrarán

las cuatro Corporaciones catalanas para acometer la elaboración del "entramado" de la Mancomunidad

instada legalmente. Los miembros de la comisión gerundense además del señor Xuclá, son los señores

Fina de Nouvillas, Giró Brugués y Molíner Florensa, diputados provinciales por las comarcas de La

Bisbal, Figueras y Puigcerdá, ciudades de las que son alcaldes, todos ellos jóvenes dinámicos políticos de

bien probada capacidad y eficacia en servicio a sus respectivas comunidades y al completo ámbito

provincial de Gerona.

ANTECEDENTES TESTIMONIALES

Si los lectores hacen un pequeño esfuerzo de memoria, recordarán crónicas de "EL ALCÁZAR" en las

que traté de los acuerdos tomados en Tarragona —la reunión se celebró en la moderna y espléndida sede

de la Caja de Ahorros de la Diputación tarraconense— en su última reunión de trabajo —la última oficial

tuvo lugar más tarde—, por la "Comisión para el Régimen Especial de Catalunya"; acuerdos entre los que

figuraba, con mayor relevancia político-institucional, precisamente, la propuesta de creación del "Consell

General de Catalunya", tal como queda diseñado más arriba y, paralelamente} como necesario y urgente

instrumento de trabajo interprovincial, la puesta en marcha de la "Mancomunitat". Tales acuerdos, con las

demás propuestas —cooficialidad de las lenguas castellana y catalana en el ámbito catalán y con

aplicación de las actividades y servicios públicos y ciudadanos, sistemas impositivos, de recaudación,

administración y distribución de recursos propios y aportados al o por el Estado, etc. tuvieron aprobación

definitiva y proclamación pública en el último acto oficial de la citada "comisión" —en la que hay que

destacar el trabajo impulsor, negociador y armonizador, del señor Mayor Zaragoza, así como los

competentes trabajos de técnicos y hombres públicos catalanes de reconocida categoría—, que se celebró

en la "Fontana D´Or", espléndido restaruado y cuidado por la Diputación a constante y entusiasta impulso

del presidente, señor Xuclá Bas. También de este acto, en el que también estuve presente, informe a

nuestros lectores en una crónica.

Es decir, la "Comisión" no engañó a nadie, ni siquiera a la llamada "oposición democrática catalana" del

otro "Consell" y de la "Assemblea"; ni a dirigentes como Jordi Pujol y Antón Cañellas, lanzados a la

"operación imposible" —imposible en las actuales circunstancias políticas y españolas— de "recuperar"

las "Instituciones de Catalunya", con la "reinstauración de la Generalitat", "reimplantar el Estatut de

1932" y conseguir el "retorno del honorable president de la Generalitat", senyor Tarradellas, como tal,

"inmediatamente y antes de las elecciones".

Tampoco engañaron a nadie —a todos los aludidos— el presidente de la Diputación Provincial dé

Barcelona, señor Samaranch, y el presidente del Gobierno, señor Suárez, cuando actuaron como lo

hicieron y hablaron públicamente, cuando, en el Palacio de la Diputación —o "Palau de la Generalitat", si

así lo exigen los exigentes—, el mismo señor Mayor Zaragoza, presidente de la ya disuelta "comisión",

enumeró las ponencias y sus contenidos e hizo entrega oficial de ellas al jefe del Gobierno. Se proclamó

la petición de la creación del "Consell" y de la "Mancomunitat"; y el presidente Suárez anunció que

aceptaba unas y otras, y que el Gobierno asumía la responsabilidad del compromiso de tratar y disponer,

legal y jurídicamente, en un plazo no demasiado largo. Como así ha sucedido.

Extraña, pues, las sorpresas e indignaciones, auténticas o "políticas", de los sectores y políticos de la

"oposición democrática catalana"; y extrañan, aún teniendo en cuenta la impresionante actividad de tales

grupos y personajes volcados a conversaciones con Tarradellas, a la búsqueda de "actitudes y acciones

unitarias" —como las habidas en Saint Cyprien, de las que he informado en dos crónicas recientes, así

como de sus pobres resultados reales—, o en el seno de la "Comisión de los Diez", incluso en las

sostenidas colectiva o individualmente con él mismo presidente del Gobierno. Sí. Extrañan las. sorpresas

e indignaciones. Pero no las reacciones.

REPERCUSIONES Y REACCIONES EN BARCELONA Y...EN PERPIÑAN

Naturalmente, las repercusiones y las reacciones entre los grupos y dirigentes más radicales de la

problemática de Catalunya, que, además de Ip que he señalado anteriormente, van más allá: a la

"autodeterminación" y al "autogobierno de Catalunya", incluso a "Paisos Catalans", han sido fuertes, de

rechazo frontal, de recusación del "Consell" y de la "Mancomunitat", no sólo por "no responder a los

deseos del pueblo catalán", dicen, sino porque el Decreto-Ley "ha sido elaborado y dictado sin

participación democrática de los catalanes", añaden y gritan airados.

Por ejemplo, los "organismos unitarios" de carácter "nacionalista" que integran la inoperante y no

representada en ninguna de las instancias que negocian con el Gobierno, la "Plataforma de Organismos

Democráticos (POD)", surgida en Valencia, se reunieron en Barcelona, con destacadas ausencias, entre

ellas la del "Consell de Forces Politiques de Catalunya", y con predominio de partidos separatistas y

comunistas de ja misma Catalunya, de la Reunión de Valencia, del País Vasco y de las Islas Canarias.

Estos grupos, en una inevitable "nota de Prensa", manifiestan su repulsa y su rechazo a la Mancomunidad

y al Consell General, vocean que "sin autonomía el autogobierno de las nacionalidades no hay

democracia", y convocan a una "quincena de las nacionalidades´´ para el mes de abril y coincidiendo con

el aniversario de la Segunda República Española, con convocatorias de movilizaciones populares".

Sín embargo, las repercusiones y as reacciones en Barcelona y en Perpiñán, sentidas en o emanadas del

"entourage" de Tarradellas y este mismo, así como en algunos de los partidos que con él se reunieron y

sé, reúnen, conversaron y siguen conversando, han sido cautelosas; rodeadas de reservas y circunloquios

políticos y posicionales, como si no quisieran o no se atreviesen tá rechazar violenta y frontalmente, unos

"instrumentos" que, aunque emanados del Gobierno y muy desemejantes a las exigencias y a los

planteamientos que han mantenido y mantienen pueden servir como "vía de andadura" para logar una

aproximación de aquellas y aquellos al "posibililismo" del mismo Gobierno y de las otras fuerzas

políticas que no se han sumado a las posturas "tarradellistas" o "pujolistas" y por el contrario, han jugado

fuerte, con inteligencia pactista y realista, con "seny", en la clínica política donde se está sometiendo a

tratamiento el presente y el futuro de Catalunya, de sus instituciones regionales.

Debo de mencionar el editorial del diario pujolista "El Correo Catalán", del pasado domingo, titulado "El

Consell General de Catalunya", por el prudente, ¡prudentísimo!, tratamiento que da al gran tema, sin

descalificar al organismo creado y poniendo una punta de espera espectante en lo que se refiere a su

despliegue político y al administrativo de su funcionamiento.

Por el contrario, dejando a un lado las consabidas y contumaces posturas de "Diario de Barcelona" y de su

comentarista político, Sopena, y a "Tele Exprés" y sus jóvenes periodistas catalanistas, una vez más,

"Mundo Diario" se desmarca de los demás con un durísimo y descalificador editorial contra el Gobierno

por la creación del "Consell" y contra este mismo. Hago gracia a los lectores de la transcripción de

algunos de sus párrafos "in extenso". Tan sólo traigo aquí el final: "Sin apenas mover un dedo, el

Gobierno ha dado carpetazo largo a las reivindicaciones autonomistas. Maniobra decepcionante".

El tema-Cataluña, el proble-ma-Cataluña, en sus antecedentes de toda significación y entidad histórica y

política, en su dinámica política y confrontadora actual y en su perspectiva, preocupan y ocupan

vivamente a los catalanes y al resto de los españoles; a Catalunya y a toda España.

 

< Volver