Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Creado el organismo consultivo de la Generalidad de Cataluña. 
 Empate en Perpiñán, con Tarradellas de árbitro     
 
 Informaciones.    03/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CREADO EL ORGANISMO CONSULTIVO DE LA GENERALIDAD DE CATALUÑA

Empate en Perpiñán, con Tarradellas de arbitro

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 3.

AYER, en Perpiñán, debía haber quedado constituido y cerrado el Organisme Consultiu de la Generalitat

de Catalunya (Organismo Consultivo de la Generalidad de Cataluña). El Organismo quedó constituido,

pero sus puertas siguieron abiertas a los partidos que se han mantenido ajenos, por el momento, a esta

iniciativa.

Alentado por el presidente de la Generalitat en el exilio, don Josep Tarradellas este nuevo organismo tiene

como misión primordial constituirse en plataforma negociadora de las reivindicaciones catalanas (el

restablecimiento del Estatuto de 1932, sobre todo) con el Gobierno de Madrid. Los partidos y

organizaciones que han apoyado la "comisión de los diez" vieron con sume recelo el proyecto del

organismo. Desavías contrapuesta —al menos teóricamente contrapuestas— perseguían idénticos

objetivos. Una, a través del hipotético diálogo directo entre Cataluña y el presidente Suárez. La otra,

mediante el consenso previo con toda la oposición democrática del resto de España.

Ambas tesis se han enfrentado "aquí con singular dureza dialéctica. Al principio, el avance de las

conversaciones entre el señor Suárez y la "comisión de los diez" hizo prever que la balanza se inclinaría a

favor de quienes secundaban tal iniciativa. Al respecto, hay que precisar que la mayoría de los partidos

potencialmente grandes se alinearon con !a "comisión": Convergencia Democrática (Pujol), Unió

Democrática (Cañellas), Lliga (Figueras), Centre Catalá (Mas Canti), Esquerra Democrática (Trías

Fargas), Partit Socialista (Revenios) y P.S.U.C. (comunistas). Sin embargo, alguno de estos grupos,

mientras tanto, desarrollaban el diseño del "organismo consultivo". La "base" del mismo quedó

constituida por los partidos radicalmente nacionalistas y por la extrema izquierda, deseosa de marcar

distancias respecto al P.S.U.C. También se sumó el sector de los cantareristas catalanes (Reforma Social

de Cataluña).

Recientemente, y alegando que la "comisión" se habla convertido en un fracaso de hecho —sobre todo en

el tema de las "nacionalidades"—, el Partit Socialista (Congrés) retiró su confianza a don Jordi Pujol —en

tanto que impulsor por Cataluña de la mencionada "comisión"— y abandonó este frente. Faltaban pocos

días para que el organismo consultivo cuajara en la realidad y ello fue interpretado como un supremo

esfuerzo de los más tarradellistas rara forzar esa solución a los problemas autonómicos de Cataluña.

Sin embargo. lo_s otros partidos —derecha liberal, centro y comunistas, para sintetizar al lector cada una

de las posturas—, no se dejaron arrastrar hacia este organismo, aun cuando Convergencia, por ejemplo,

envió a Perpignan el martes por la tarde a dos hombres-punta —los señores Roca Junyet y Cullel— a fin

de intercambiar puntos de vista con el señor Tarradellas. limar asperezas y, acaso, conseguir ío que

finalmente ha sucedido.

MATCH NULO

Y lo que ha sucedido, como se apunta en el primer párrafo, es una especie de match nulo. Lo más

importante es que se ha ganado tiempo. El oresidente de la Generalitat —al parecer, en contra de los

partidos más izquierdistas— ha sido precisamente quien ha templado la situación. E1 organismo

consultivo, sin lo que representan los señores Pujol, Mas Canti, Trías Fargas, Figueras y López Raimundo

(sin el apoyo tampoco de las centrales obreras), es puro papel mojado. Pero, por otro lado, si las

negociaciones Suárez-oposición se encallan y las "nacionalidades" son marginadas antes le los elecciones

—lo que parece muy probable—, la terquedad de los denominados "grandes" puede volverse, a nivel de

opinión publica catalana, en su contra.

El presidente señor Tarradellas —viejo político que ya ocupó cargos de relevancia durante la Segunda

República— salvó ayer con éxito la difícil papeleta El equilibrio se ha impuesto. Ya ha nacido el

Organisme Consultiu, pero no funciona aún. El señor Tarradellas, asimismo, ha delegado funciones y ha

querido perder protagonismo personal. "Quiero ser el presidente de todos los catalanes, no de un sector",

manifestó ayer por la noche en Perpignan. Todos han perdido un poco. Sin embargo, quedan abiertas

muchas posibilidades para que la oposición democrática de Cataluña no pierda definitivamente su mínima

unidad. Los acontecimientos acabarán por decidir. Ayer, en Perpignan, match nulo.

 

< Volver