Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
   Cataluña, contra la supresión de sus fiestas tradicionales     
 
 Ya.    19/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

Cataluña, contra la supresión de sus fiestas tradicionales

BARCELONA. (D« nuestro corresponsal, Manuel Vigil y Vázquez.)

Hace días que recibimos comunicados que hablan todos de lo mismo y en el mismo sentido, aunque

proceden de sectores bien diferenciados. Comunicados del Ayuntamiento, de la Organización Sindical,

del Centro de Pastoral Litúrgica de este Arzobispado, de los partidos políticos... ¿Qué ocurre? Pues dentro

de la reducción de días festivos dispuesta para toda España se han suprimido fiestas propias de Cataluña,

y, por supuesto, sin consultar a esta región. Se han suprimido los lunes de Pascua de Resurrección y de

Pentecostés y las festividades de San Esteban, de San Juan Bautista, fiestas—dice el Centro de Pastoral

Litúrgica,—que lo eran desde siglos en Cataluña, como las tienen en tales días en bastantes países de

Europa. Sin entrar en motivaciones que no son de su competencia, el CPL quiere manifestar que esta

supresión tiene también repercusiones litúrgicas de celebración de fiestas de Pascua y Navidad, pues

aunque los días de San Esteban, segundo de Navidad y los lunes de Pascua no sean fiestas de precepto, su

carácter festivo tiene valor religioso al conferir un especial relieve a estas máximas celebraciones y

facilitar su tranquila conmemoración. Desde sus respectivos puntos de vista coinciden con lo anterior los

otros comunicados.

El último es de Unió Democrática de Catalunya, quien acuerda por unanimidad de su Consejo manifestar

su total desacuerdo con estas supresiones. "Esta decisión evidencia, una vez más, el absurdo e injusto

centralismo que hemos padecido, durante estos cuarenta años y la necesidad de que sean los propios

ciudadanos de los países catalanes quienes adopten las decisiones que les afecten. Por ello. Unió

Democrática de Catalunya reclama el derecho de autogobierno de las instituciones que contemplaba el

estatuto de 1932. Véase la consecuencia de la política de "café para todos". Por lo demás los empresarios

están muy molestos de que no se les haya consultado tal modificación del calendario de fiestas, porque

esperan fundamentalmente que dichos días no serán de fiesta, pero lo serán de huelga... En fin, por si hay

pocos problemas se inventan otros.

 

< Volver