Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 Importación de líderes comunistas     
 
 El Alcázar.    31/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

CRÓNICA DE CATALUÑA

IMPORTACIÓN DE LÍDERES COMUNISTAS

BARCELONA, (Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono). El casi millón y

medio de posibles electores no-catalanes, con sus pluralidades ideológicas, sus diversidades de

situaciones socio-profesionales y que están insertos en la vida total de la comunidad ciudadana de

Catalunya, fueron objeto, en la noche del martes y durante más de cuatro horas, de apasionados y

demagógicos llamamientos por parte de representantes de partidos políticos catalanes y sucursalistas

marxistas, ante una concurrencia de ochocientas personas de ambos sexos y de todas las edades, durante

el "coloquio abierto" celebrado en el "Club Mundo", que tuvo como tema general de vivísima actualidad

y tremendamente polémico el de "Los inmigrantes y las elecciones en Catalunya", auténtico

acontecimiento humano-político y de montaje de la organización del senyor Auger, del que se han hecho

amplio eco todos los medios informativos de Barcelona, con profusión de crónicas, comentarios e

ilustraciones gráficas.

Después de la presentación de los ponentes que efectuó en catalán —salvo unas palabras en el idioma

nacional— el moderador habitual de las reuniones y director de "Catalunya-Express", Jaume Leviats Olle,

se inició seguidamente el coloquio en toda plenitud, con garra y dinamismo, con momentos tensionales y

duramente polémicos, sin que, afortudamente, se registrasen incidentes de ninguna clase. Debo resaltar

que todo el coloquio, a lo largo de las cuatro horas, se desarrolló en castellano, al que la mayoría de los

inmigrantes se refieren como "idioma español".

He hablado de momentos tensionales y polémicos. Y así fue cuando, saliéndose del tema —hay que

decirlo en honor a la probidad informativa— dos de los participantes, ambos trabajadores, reprocharon, el

uno, al señor Millet i Bel, presidente de la "Lliga de Catalunya", que no cumpliese en una de las empresas

de las que forma parte sobresaliente, con los derechos humanos" con los trabajadores, a lo que el

increpado contestó, cierto con indignación y temblores coléricos en la voz, agudamente y con incisivas

palabras; el otro increpó al señor Jordi Pujol, máximo promotor y líder de su partido CDC, reprochándole

que en "Banca Catalana" de la que Pujol ha sido durante años el "patrón" dominante, que ejerciese la

discriminación con los inmigrantes al tener dispuesto, al parecer, que no pueden ser empleados de esta

organización bancaria quienes no sean catalanes y hablen catalán, siendo contestado con dureza e

indudable habilidad dialéctica por Pujol, que, incluso, invitó al increpante a que visitase la Banca

mencionada en sus propias oficinas políticas, para que constatase la no existencia de la discriminación

denunciada por el asistente al coloquio.

Pasados tales momentos, el coloquio se desarrolló por los cauces previstos, netamente políticos, de

llamamiento a los inmigrantes a que diesen, sus votos a partidos obreros, unos, aunque pensando en la

autonomía de Catalunya, y, otros, intentando llevar el agua de tal corriente electoral a su molino

partidista; al tiempo que volaban acusaciones veladas y claras de un lado y otro del amplio "auditorium" y

de la misma mesa ocupada por los ponentes que, por orden de cita, eran y representaba a los partidos que

personificaban: Acosta Sánchez, del "Partido Socialista de Andalucía" en Barcelona, profesor de la

Facultad de Derecho de la Universidad; Jordi Pujol —cuya presencia no estaba prevista y sí la de uno de

sus compañeros de directiva—, de la CDC; Miguel Linares, presidente de la Casa de Andalucía en la

Ciudad Condal; Millet y Bel, presidente, como queda dicho, de la "Lliga de Catalunya"; Juan de Dios

Ramírez Heredia, muy conocido periodista radiofónico y de medios de comunicación social escritos,

secretario general del "Centro Andaluz de Catalunya"; Reventós, del PSC (Congrés), Triginer, de la

"Federación Catalana del PSOE".

Causó fuerte sorpresa, irritación y recusación en unos, complacencia en los identificados con tal partido,

la presencia del miembro del Comité Central del PCE y del de Andalucía, Fernando Soto, que ha sido

"importado" por el comunismo "catalán", con evidente maniobra estratégica dirigida hacia los andaluces

residentes aquí, y con no menos evidente menosprecio para el PSUC, sucursal en Cataluña del PCE, y de

sus muy conocidos y activos dirigentes Lóp_ez Raimundo, Solé-Turá, Solé-Barberá, Ardiaca y Teresa

Pamies, algunos de los cuales figuraban entre la masiva concurrencia.

El dirigente comunista andaluz y "liberado" con sueldo del PCE, Fernando Soto, con el mayor cinismo —

su claridad hay que agradecerla y debe de ser tenida en cuenta por los dirigentes políticos catalanes y

nacionales—, dijo contestando a una interpelación del público, que a él no le había traído a Catalunya, el

Partido Comunista, sino "Alianza Popular", puesto que, voceó con tono mitinesco y demagógico, había

venido a nuestra Región para pedir los votos de todos los inmigrantes, especialmente de los andaluces,

para e! PSUC y partidos afines, al objeto de destruir electoralmente en Catalunya a "Alianza Popular". En

otra intervención, respondiendo a una intencionada pregunta de un señor ceutí, dijo que el PCE y él

mismo, y no rectificaba lo que ya había dicho, sino que lo matizaba, son partidarios de la devolución de

Ceuta y Melilla a Marruecos, por ser de la misma justicia que la petición española de que sea devuelta a

España —son palabras literales de Soto— "esa pequeña roca que se llama Gibraltar"; contestación que

provocó fuertes rumores, la réplica airada del señor ceutí habitante en Catalunya, y una intervención, de

Jordi Pujol.

El profesor y socialista andaluz, Acosta Sánchez, no pudo soslayar el tono mitinesco en sus respuestas y

explicaciones Juan de Dios Ramírez Heredia, por su parte y en sus intervenciones —siempre brillantes,

apasionadas y, en ciertos momentos, de gran belleza literaria, me sorprendió: aquel no era el Ramírez

Heredia que yo seguí durante más de un año, a través de sus excelentes emisiones sobre las Casas

Regionales y los inmigrantes en Barcelona, en su célebre y bien lograda emisión de R.N.E; titulada

"Desde Cataluña mirando a España". Pero de Ramírez Heredia, por su personalidad y haber sido él el que

con dos resonantes artículos en "La Vanguardia", provocó la polémica sobre el "neo-lerrouxismo" y el

desbordante interés de los partidos catalanes, o sucursalistas, en Catalunya, de todas las siglas, sobre los

inmigrantes y su peso electoral en las nróxi-mas elecciones, hablaré en una crónica especial que saldrá

inmediatamente por correo urgente.

Aseguro a los lectores, de Catalunya y de toda España, que merece la pena el personaje y las

declaraciones que hizo al final del interesantísimo acto al que he dedicado esta crónica de hoy.

 

< Volver