Autor: Plana, Xavier. 
 Reunió de poble, ante el ataque a la Constitución. 
 El Comú d´Andorra defenderá con los dientes su representación en el Consell     
 
 El Correo Catalán.    17/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

«Reunió de poble» ante el ataque a la Constitución

El Comú d´Andorra defenderá “con los dientes” su representación en el Consell

ANDORRA LA VELLA

En el marco de la Sala de Actos del Consell General ha tenido efecto la expectante «reunió de pob!e»

convocada por el Comú de Andorra como respuesta a la transgresión de la Constitución Andorrana

perpetrada el pasado día 5 con la improcedente celebración del Consejo Ordinario de Semana Santa.

La reunión ha constituido un éxito de asistencia y su anuncio había despertado ya una gran expectación

entre el pueblo, deseoso de conocer las derivaciones que podían subseguirse de este hecho. £n el estrado y

presidiendo el acto, los 16 miembros del Comú, así como los Cónsuls de Andorra la Vella y les Escaldes.

Tras la apertura da la sesión, tomó la palabra el conseller Rossell que dio una exhaustiva información

sobre el asunto, que allí les habían reunido, el cual no era otro que la problemática de conseguir una

mayor representatividad en el Consell General. Esta aspiración — afirmó— no es de hoy, sino que se

remonta al año 1962 habiendo sido propugnada en todo momento por los distintos consistorios habidos

desde entonces.

LA PARROQUIA MAS IMPORTANTE

Como confirmación de lo antes expuesto, se dio lectura a un cúmulo de documentos en este sentido

dirigidos unas veces directamente a las delegaciones permanentes y otras al Consett General en demanda

de esta reforma constitucional que se basa en el hecho de ser la Parroquia de Andorra fa que atienda la

mayor parte de todo el quehacer nacional en los aspectos comercial, turístico, hotelero y demográfico,

siendo al propio tiempo también con creces la que nutre las arcas del Consell General. En este sentido,

destacó la lectura de una carta de las delegaciones permanentes de fecha 16 de agosto de 1968 dirigida al

Consell General por la que reconocen ser justa y lógica la aspiración de la Parroquia de Andorra,

declarando como irrefutables los argumentos adecuados por ésta, y en consecuencia acceden a una

modificación equitativa del número de consejeros que la representen en el Consell General. Y a este

respecto dan dos soluciones: Duplicar elevando a ocho el número de consejeros o dividir ia Parroquia en

dos, con cuatro consejeros cada una de ellas. Sin embargo dijo el señor Rosell, se ha llegado al momento

presente sin que se haya aplicado la decisión de los Co-príncipes, dado que las cinco parroquias restantes

están totalmente opuestas a este cambio, alegando que «las tierras atan a los hombres», cuando según el

criterio del señor Rossell, las tierras no son nada sin aquello.

EL COMÚ MARGINADO

A continuación declaró que tras replantear el problema existente en múltiples ocasiones sin que se hayan

conseguido resultados positivos, el Comú de Andorra tomó conciencia de que es un ente marginado

dentro det Consell, razón por la que acordó que sus representantes en la Administración no ocupasen sus

escaños en los consejos. Sin embargo el señor Rossell aclaró que las autoridades del Comú jamás se han

negado al diálogo por ver de llegar a un acuerdo, pero lo que no pueden aceptar de modo alguno es que se

les cierren las puertas, como quien dice, a cal y canto.

Al final de la exposición, el señor Rossell solicitó de la assemblea el apoyo y adhesión a la cuestión que

defienden o que, por el contrario manifieste su desacuerdo. Sus palabras fueron apoyadas por una

aclamación unánime y se acordó enviar una copia del acta de la sesión celebrada a las delegaciones

permanentes.

INCLUSO CON LOS DIENTES

A continuación, la presidencia se dirigió al auditorio preguntando si había alguna pregunta a formular,

pidiéndose qué actitud adoptaría el Comú caso de que el Consell General intente un nuevo

quebrantamiento deis «Usos i Costums»; a ello respondió el señor Rossell diciendo que todo se efectuaría

con el máxismo «seny» y civismo, pero que ante todo defendería esta causa si fuera peciso, «incluso con

los dientes».

LA OPINIÓN DE LOS ANDORRANOS

Sin embargo, y al margen de lo que se ha dicho en la reunión, hemos querido pulsar la opinión del

hombre de la calle: algunos han contestado desinteresándose de ello, por cuanto, alegan, al tomar la

decisión de no comparecer en los consejos, el Comú no consultó al pueblo y si ahora lo ha hecho es

porque quiere que te respalden y así salir airosos del embrollo. «Qui no va emoblicar que no

desemboliqui», han dicho. Otros han manifestado que si la abstención de los consejeros constituye un

error, lo más noble sería que dimitieran, ya que todos podemos equivocarnos. Xavier Plana

 

< Volver