Iglesia catalana: muchas energías que no encuentran cauce     
 
 La Vanguardia.    11/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Iglesia catalana: muchas energías que no

No es frecuente que se celebre una reunión dedicada a evaluarla situación de cada una de las

diócesis catalanas. Y esto es precisamente lo que se realiza en la sesión de estudio organizada

en la Casa de Espiritualidad del Tíbidabo por cinco instituciones de !a Iglesia de Barcelona:

«Servei d´Estudis del C.E.P.», ICESE, «Centre d´Estudis Francesc Eiximenis», «Trobada

Permanent d´Entitats d´Ésglésia» y «Sector de recera sobre la persona i la comunitat».

Abrió la sesión ayer tarde ¡mosén José M. Bardes! con una exposición histórica, en la que

situó, algunas de las constantes de la Iglesia catalana en el contexto de la Iglesia del Estado

español y de la Iglesia universal. En relación con la realidad eclesial catalana hizo referencia a

cuatro aspectos: la Jucha entre integristas y liberales (polarizada en figuras como Sarda y

Salvany y Torras y Bages; la confrontación entre catalanistas y no catalanistas; la situación del

clero y del pueblo y la falta de una visión de futuro y el desgaste de energías. La Iglesia

catalana aparece, en esta perspectiva histórica, como dotada de grandes valores y de un

extraordinario dinamismo, con un deseo de ser fiel a la catalanidad; a la vez, se observa un

desgaste, un derroche de energías, a causa sobre todo de ¡as tensiones internas que ía

atraviesan. Una apologética solo defensiva, la falta de contactos con la cultura moderna y la

ausencia de sensibilidad social fueron jos principales aspectos negativos señalados por el

conferenciante.

Seguidamente, comenzó la exposición de los representantes de cada uno de los obispados.

Abrió la ronda —que continuará hoy— mosén Climent Fotiner, arcipreste de Navas, eí cual

expuso ia situación de Solsona. Con 125.144 habitantes v 170 sacerdotes, la historia moderna

de esta diócesis es la de sus sucesivos y bien distintos pontificados: los 15 años del obispo

Comellas, de carácter tradicional; los 18 años del largo y brillante pontificado del ahora

cardenal Tárancón; el contradictorio pontificado del doctor Bascuñana; los dos años y rnedio en

Que ha regido la diócesis el obispo de Seo de Urgell —de cuya gestión mosén Forner hizo un

juicio notablemente positivo— y las esperanzas que Ja diócesis, tras años de atonía y

desaliento, ha puesto en el nuevo obispo: monseñor Moneadas Noguera, hasta ahora obispo

de Menorca.

La información sobre la diócesis de Gerona estuvo a cargo "de Juan Busquéis, rector del

Seminario. Presentó un esquema claro v sugestivo: la época reciente de la Iglesia gerundense

está marcada por tres pontificados: uno preconciliar, el del doctor Cartañá {30 años de

duración); otro conciliar, e] deí doctor Jubany (8 años) y otro postconciliar, e! del, actual obispo

doctor Camprodón. Del cardenal Jubanv dijo que ha sido el mejor obispo que Gerona ha tenido

en los últimos siglos y del actual destacó su estilo evangélico y de diálogo, su trayectoria

pastoral, aunque la diócesis carece de, un plan pastoral, v vive en una cierta pobreza y

autarquía.

La sinceridad y e! realismo han sido notas predominantes eri esta revisión, de la qúe se

informará de nuevo .en una próxima edición.

 

< Volver