Autor: Rafols, José María. 
 El día de San Jorge. 
 Imponente manifestación autonomista en Barcelona     
 
 Informaciones.    25/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL DÍA DE SAN JORGE

Imponente manifestación autonomista en Barcelona

Por Josep Maria RÀFOLS

BARCELONA, 25 (Especial para, INFORMACIONES, por José María Ràfols). UNAS 250.000

personas, según fuenten oficiosas cercanas a la Jefatura de Policía Municipal, se congregaron el pasado

sábado, festividad de San Jorge (Patrón de Cataluña), en la plaza de San Jaime y calles adyacentes para

reivindicar la reimplantación de instituciones autonómicas catalanas configuradas en el Estatuto dé 1932.

SI acto, dentro de la campaña «Volem l´Estatut" («Queremos el Estatuto»), estaba convocado por la

Asamblea de Cataluña y la Federación de Asociaciones de Vecinos. Otras concentraciones menores, con

el mismo objetivo, se tuvieron en las principales ciudades y pueblos catalanes. En la plaza de san Jaime

donde se encuentran emplazados el Ayuntamiento de Barcelona y la Diputación Provincial, encabezaban

la concentración los líderes de los principales partidos de oposición, desde la derecha moderada hasta !a

extrema izquierda. A las ocho en punto de la tarde, dos representantes de la Asamblea Catalana, el his-

toriador don Josep Benet y el cineasta don Pere Portabella, subieron al Ayuntamiento para, hacer entrega

de un papel sobre la reivindicación autonómica. Mientras los congregados entonaban el himno catalán,

«Els segadors» los dos delegados fueron acompañados por el jefe de protocolo municipal al interior del

Ayuntamiento. En lo alto de la escalinata les recibió el primer teniente de alcalde, señor Font Altaba,

quien tras abracarles introdujo a los señoret Benet y Portábella a presencia del alcalde y de una docena de

concejales que les recibieron de manéis oficial. Al entrar en la sala ambos políticos, el alcalde, señor

Socías Humbert, acudió a recitarle,´ en la misma puerta. Tras una emotiva salutación, tomó la palabra don

Pere Portábella, significando «n primer lugar que estaban representando a casi todos los partidos políticos

de Cataluña, a los colegios profesionales, a las asociaciones de ve-einos y a otras entidades adheridas a la

Asamblea de Cataluña; en nombre cíe esta re presentación y de tos miles de ciudadanos que ocupaban el

casco antiguo de la, ciudad, el señor Portabella pidió al alcalde que elevara al Gobierno la petición del

inmediato retorno del Estatuto úe Cataluña. En segundo lugar pidió que a partir de ahora en el

Ayuntamiento no se emplee otra lengua que el catalán para el ámbito local. Visiblemente emocionado, el

señor Socías Humbert respondió haciendo pública su constatación de que tras la asamblea se encontraba

el pueblo de Cataluña. «Hoy Cataluña está aquí», dijo el alcalde. Y tras comprometerse a llevar las

reivindicaciones autonóml cas ante el Gobierno, el señor Socías manifestó que Estatuto sólo hay uno. De

esta forma salía al paso de la postura de la derecha continuista. que pretende que la redacción de un nuevo

Estatuto debe par tir de cero, sin tener en cuenta los antecedentes históricos con lo que denominan

Estatuto del 77. A continuación, è invitade por los delegados, el alcalde descendió hasta el portal dé la

Casa Consistorial, donde saludó a todas los dirigentes políticos presentes, de la derecha hasta la extrema

izquierda. Acto seguido, provisto de un megáfono y subido sobre el capó de un coche, don Pere

Portábella leyó un manifiesto a los congregados, que fue seguido por grítos de "Volem l´Estatuts.

Después, el maestro coral don Oriol Martorell dirigió el canto final de «Els segadors». Desde allí se inició

una multitudinaría manifestación en dirección a Montjuich, donde se celebró el «ball de l´Estatut» (baile

del Estatuto), con la actuación, entre otros, de Rudi Ventura Durante la concentración de la tarde, ios

añicos gritos críticos fueron dirigidos al señor Samaraiích, pidiendo que abandonara su . cargo, y al señor

Fraga, señalándole que Cataluña es una nación. La presencia en e acto ae banderas andaluzas fue recibida

con muestras de entusiasmo. Esté detalle se puede considerar como una fórmula de repulsa y superación

de las recientes campañas por las que se intentaba contraponer y enfrentar a los catalánes, según fueran

autóctonos o emigrados.

 

< Volver