Autor: Fullat, Octavi. 
   Tres escuelas: única, pluralista y plural     
 
 El Correo Catalán.    01/05/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

TRES ESCUELAS: ÚNICA, PLURAUSTA Y PLURAL

IGNORO qué partido o partidos van a salir gana-dores en las próximas elecciones. Ni siquiera

atino a ver con cierta claridad qué agrupaciones políticas se harán con la mayoría de votos en

Catalunya. Y si nos dejamos guiar por el proceder de lo que se llama democracias

occidentales, lo cierto es que quienes ganen en los próximos comicios, sea desde Madrid sea

desde ía Generalitat, van a dictarnos el modelo de escuela por el que nos vamos a regir hasta

las elecciones siguientes. Cuentan que tales son las reglas del juego democrático —

democracia occidental que no soviética, ya que esta última se parece mucho, en cuanto a los

modos cuando menos, a la que hemos sufrido nosotros durante tantos años de democracia

orgánica. La imprevisión, no obstante, de la escuela que nos van a organizar quienes ganen en

el juego político, no sólo no nos impide bucear en el asunto de modelos escolares, más hasta

se convierte en acicate que nos invita a ello. Ya que en el debate electoral vamos a votar

también ia escuela, que queremos para nuestros hijos —votar a un partido será votar, entre

otras cosas, un concreto tipo escolar-, no parece descabellado prefigurar algunos modelos a fin

de saber cuál, de entre ellos, hace suyo cada partido político en su propaganda. Paso revista a

tres modalidades escolares que se distinguen entre si por la solución que dan al planteamiento

de cómo entrará lo «no-científico» en la escuela. En los centros escolares-se entregan al

alumnado cosas indiscutiblemente científicas —´. matemática, lógica, física, química, biología,

geología—; se entregan otras cosas no-científicas — religión, ateísmo, moral, arte, política,

derecho, filosofía— y unas terceras que a medias son científicas y a medias no lo son, sin que

pueda establ-cerse con total seguridad la frontera que separa a tales mitades -psicología,

economía, sociología, historia — . Advierto al lector que por «cinetífico» entiendo aquello que

puede probarse hasta tal punto que las gentes entendidas en aquella especialidad acaban

finalmente poniéndose de acuerdo. Hay que partir de un hecho que algunos maliciosamente—o

tal vez con una ingenuidad alarmante— pretenden negar o desconocer, Me refiero a que no

existe ninguna escuela en el mundo en la cual no se propongan —como mínimo proponer—

«saberes no-científicos» a los alumnos. Será el marxismo o será el cristianismo, será este

modelo artístico o el de más allá, será ésta o la otra moral, tal concepción política o la

opuesta..., pero siempre, a la callada o al descubierto, se infiltran un montón de cosas «no-

científicas» en las faenas escolares. Negarlo resulta sospechoso.

Escuela única, escuela pluralista y escuela plural constituyen tres enfoques distintos de la pre-

sencia de «lo no-científico» en los centros escolares. Escuela única suena a partido único y a

sindicato único, a algo que se adueña de una situación excluyendo otras posibilidades. La

escuela única sería aquella que al amparo del poder estatal adopta determinados «criterios

no-científicos», ,de entre la variada gama de los que hay, y prohibe que puedan existir otras

escuelas con «criterios no-científicos» distintos. La escuela cubana es, así, escuela única; no

se tolera otra concepción de la existencia distinta de la marxista. Lo mismo sucedió con la

escuela nazi y, en determinados momentos, con la escuela cristiana impuesta a todos por el

poder estatal.

Escuela pluralista es aquella que defienda que todas las materias no-científicas —en sus

diversas muestras— tengan cabida en cada centro escolar. En el mismo centro, un profesor

defenderá un código moral y otro profesor uno de distinto... En Suècia pasa así más o menos.

El problema radica en quién asegura el pluralismo, no fuera que so capa de escuela pluralista

se nos colara la escuela única.

Escuela plural es la que entiende que cada centro pueda organizarse independientemente,

desde el ángulo de la transmisión de saberes y valores no-científicos. De suerte que en el

mismo Estado haya una escuela marxista al iado de otra cristiana, o racionalista, o,.. De alguna

forma esto acontece en Inglaterra. Aquí el peligro a evitar es la escueta elitista —clasista— que

puede filtrarse con ropajes de escuela plural.

La escuela pluralista parece ser que disfruta de más clientela;por estos mundos de Dios, siendo

la escuela única la menos favorecida por recordar la dictadura. Me he limitado a traer unas

aportaciones semánticas, sabiendo que pueden darse otros significados a estas tres

expresiones de: escuelas única, pluralista y plural.

Octavi Fullat

 

< Volver