Autor: Rodríguez, Toni. 
 Altiempo que aboga por unas Cortes realmente constituyentes. 
 Felipe González se compromete a defender el Estatut de 1932     
 
 El Correo Catalán.    01/05/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Al tiempo que aboga por unas Cortes realmente Constituyentes

Felipe González se compromete a defender el Estatut de 1932

«Que nadie se llame a engaño. Catalunya será libre cuando Andalucía, Castilla y Galicia y todos los

pueblos de España sean libres», dijo ayer noche Felipe González en el transcurso de un multitudinario

mitin en el que el secretario general del Partido Socialista Obrero Español proclamó públicamente que su

organización se comprometía a defender el estatuto de autonomía, «pero no uno genérico y confuso, sino

el de 1932, convenientemente adaptado a las circunstancias actuales», para Catalunya.

González demostró a lo largo de toda su intervención una indudable capacidad de recursos y abordó la

problemática específicamente catalana del mismo modo que supo recordar que aunque «el derecho de

ciudadanía se adquiere por el trabajo», «nadie se va de su tierra porque quiere». «Por eso apoyamos el

proceso de unificación de la Federación Catalana del PSOE y el Partido Socialista de Catalunya», añadió

el líder socialista. El acto se inició con el canto de «Els Segadors» al que siguió un minuto de silencio por

los caídos en la lucha por la libertad y en homenaje al ausente presidente Tarradellas, lo que vino a

mostrar ya desde el principio el tono decididamente antilerrouxista que se intentó por todos los medios

imprimir a la concentración. Durante el parlamento del secretario general del PSOE quedó asimismo

patente el convencimiento que tiene este partido de que las elecciones no van a ser limpias, aunque «aún

así las ganaremos». Destacó González el problema que supone para un Estado que acaba de salir del

autoritarismo el hecho de que las elecciones generales precedan a las municipales y dejando así en

municipios y gobiernos civiles un poder político residual que representa al régimen que se trata de

superar. También advirtió González sobre los peligros que implican la posibilidad de manipulación

de la campaña electoral por parte de quien todavía controla los medios de comunicación de masas más

poderosos del Estado y afirmó que precisamente el socialismo se propone luchar contra todo tipo de

manipulación, en beneficio de una España que sea libre no por el imperio de la fuerza sino por el de la

razón.

CORTES CONSTITUYENTES. — En cuanto a la necesidad de que las elecciones permitan la formación

de unas Cortes verdaderamente constituyentes, González insistió en que la soberanía del pueblo debe

darle derecho a discutir desde el primero hasta el último de los artículos de esta nueva constitución,

incluyendo tanto la forma de Estado como la estructura que este Estado debe tener. «Los socialistas

lucharemos porque esta estructura sea libre y permita que cada pueblo de los que constituyen España

decida su destino y sea capaz de autogobernarse», declaró. En otro orden de cosas, el líder socialista

ironizó frecuentemente sobre la Alianza «mal llamada Popular), arrancando entusiastas aplausos del

público, e interpeló a los dirigentes tie esta formación política derechista al preguntarles públicamente

cómo podían atreverse a seguir instrumentalizando el miedo que cuarenta años de propaganda

antidemocrática había dejado en el país para tratar de conseguir algún voto. «Lo que nosotros pedimos sin

desaforarnos como se desafora el señor Fraga es libertad y nuestro primer combate es luchar contra el

miedo», dijo más adelante.

TRIGINER. - Precedió en el uso de la palabra a Felipe González el secretario de la Federació Catalana

del PSOE, señor Josep Maria Triginer, uno de los dos oradores de los seis que intervinieron en el mitin

que lo hizo en catalán. Triginer, tras reiterar una vez más la reivindicación que su partido hace del Estatut

de Autonomía «en beneficio de los trabajadores y de las clases populares", insistió en que la unidad

socialista en Catalunya pretende «asegurar la solidaridad entre los trabajadores y evitar su división por

motivos que nada tienen que ver con su condición de clase». Se refirió más tarde a la problemática

económica en Catalunya, a las culturas que conviven dentro del país y a la necesidad de la cooficialidad

de ambas lenguas. Otros oradores del acto fueron los señores López Vecino, presidente dé la Agrupación

Socialista de Barcelona, Jaume Valls, secretario general de las Juventudes Socialista de Catalunya,

Ignacio Pujana, trabajador de Banca, Luis Fuertes, secretario general de la UGT en Catalunya y el

catedrático Pedro Ramón Moliner. Los representantes sindical y juvenil fueron quienes cosecharon

mayores adhesiones al distinguir el primero de ellos la lucha de la clase trabajadora en el partido y en el

campo sindical y el segundo al señalar que «en Catalunya, la enseñanza del régimen ha ocultado la

historia de un pueblo y una cultura» que hoy renacen.

Toni Rodríguez

 

< Volver