Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 Fue un mitin de Suárez  :   
 Titular, en portada y con caricatura incluida, del barcelonés Tele/Exprés sobre la alocución presidencial y televisiva. 
 El Alcázar.    06/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CRONICA DE CATALUÑA

"FUE UN MITIN DE SUAREZ"

Titular, en portada y con caricatura incluida, del barcelonés "Tele/Exprés" sobre la alocución presidencial

y televisiva

BARCELONA. (Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono).—Jornadas políticas

de enorme intensidad, cuajadas de actividades de personajes, de grupos y partidos, llenando todas las

horas del día incluso bastantes de las respectivas noches, para conseguir la confección de coaliciones

electorales, aún a costa de sujetar con débiles pespuntes los acuerdos o taponando provisionalmente los

agujeros que dejaban precipitados "trasvases" de unas y otras; y hasta afanándose para evitar sensibles

caídas a "saltos" que se producían de un campo político ya negociado, a otro que se negociaba deprisa y

corriendo para llegar a tiempo de presentar ante la Junta Central del Censo los "papeles" exigidos a las

coaliciones que, como tales y con relación de partidos integrantes y de dirigentes responsables, tenían que

cumplir el trámite para poder presentar sus candidatos en concretas circunscripciones de Cataluña.

Esta crónica de hoy es, una vez más, estrictamente política, pero escuetamente informativa. Las

coaliciones electorales ya en marcha y las reacciones ante el discurso del presidente Suárez, son temas

que no pueden dejar de tener tratamiento .informativo para "EL ALCÁZAR" desde Catalunya.

LA OPERACIÓN-ELECTORAL SUAREZ" Y SU AVANCE DE VALORACIÓN POLÍTICA DESDE

CATALUNYA

Lo primero que debo decir, antes de entrar en matizaciones y en ,1o que me atrevo a denominar avance de

valoración política de Catalunya, es que en ningún sector político, ni por parte de dirigentes de grupos y

partidos, había duda de ninguna clase, de que el señor Suárez lo anunciase pública y oficialmente, para

correr desaladamente —"a ver quien llega primero para hacer méritos"— hacia el "Centro" aglutinador de

seguidores del presidente del Gabinete, y llevar consigo cuadros, papeles y dirigentes al completo, como

así ha sucedido, dándose paso a la "Unión del Centro Democrático", de la que el ex ministro de Obras

Públicas, señor Calvo Sotelo y Bustelo, fue el explorador, según se ve aquí en responsables ambientes

políticos. Hay que señalar, asimismo, que hace ya algún tiempo pude oír a Jordi Pujol, dos días después

de haber estado en Castellana número 3 —entonces estaba allí la Presidencia del Gobierno—

conversando con Adolfo Suárez, que él —Pujol— tenía la certeza de que el presidente participaría en las

elecciones, personalmente, muy en especial para, si, mantenerse en el Gobierno contando con el aumento

de confianza de la Corona por tener a su disposición un grupo aceptable de diputados en el Congreso,

pero, más esencialmente —y también, según apuntó Pujol maliciosamente, con el beneplácito del Palacio

de la Zarzuela—, para tratar de arrebatar la mayor cantidad de espacios electorales a las fuerzas que

integrarían Alianza Nacional del 18 de julio y a las de Alianza Popular; y asi lo comuniqué en una crónica

en su momento. De otra parte —sigo informado, que no estableciendo valoraciones o hipótesis— parece

ser que el presidente del Gobierno había asegurado a los conversadores catalanes —Pujol y Canyellas—

para que éstos, a su vez, lo hiciesen saber a los otros grupos catalanes de centro y centro izquierda, que su

candidatura —la de Suárez— "no se interferiría en el ámbito electoral catalán", que, según la sugerencia e

insinuación del presidente, quedaba sólo para los partidos catalanes, a los que, de una forma u otra,

apoyaría —el presidente del Gobierno— por caminos subterráneos. He ahí por qué, tanto las

informaciones comentadas sobre discurso y decisión presidencial, como los breves y apresurados

comentarios editoriales de los periódicos barceloneses, asi como las opiniones avanzadas de grupos y

partidos y dirigentes de los mismos, sean de complacencia ante la comparecencia del señor Suárez en la

lucha electoral y, concretamente, por Madrid, puesto que estiman —y así lo dicen "a voz en cuello"—

producirá, por "percusión en" en Catalunya y por lucha directa en Madrid y resto de España —excluida

Catalunya—, fuertes erosiones en la que, hasta hace unos días —dicen—, parecía una "marcha triunfal"

de Alianza Popular, y la que estimaban potencialmen-te inquietante —y así lo reconocen— de la Alianza

Nacional del 18 de julio, teniendo al frente las fuertes personalidades de José Antonio Girón, Blas Pinar y

Raimundo Fernández Cuesta. "Diario de Barcelona", en su nueva época —a ella me referiré en próxima

crónica—, ha acogido editorialmente la decisión del presidente Suárez con muy matizadas reservas y

claras mi-nusvaloracíones políticas "catalanas". Y hasta se ha atrevido —en uso de su legitimo derecho

editorial, digo yo— a "comer" parvos elogios que hace del discurso y decisión con este párrafo

demoledor: "La gestión poli-tica de don Adolfo Suárez presenta errores de importancia. Así, ha

demostrado desconocer algunos aspectos esenciales de Catalunya, ha desplegado una muy dura política

de orden público; ha descuidado los graves problemas económicos que ensombrecen al país, ha sido exce-

sivamente reticente respecto a la amnistía política, ha puesto la televisión al´ servicio de su gobierno y no

ha dado la libertad de Prensa que los informadores necesitan y la opinión pública merece". Después de

otro puna-dito de cicateros elogios a su gestión sobre la legalización de partidos y sindicales, sobre la

puesta en libertad de presos políticos, "haber hecho frente a determinadas provocaciones", "iniciado

balbuciente diálogo y sobre todo haber convocado elecciones generales", el editorial del nuevo "Brusi"

finaliza con esta clara incitación: "Los electores dirán dentro de poco qué pesa más en su opinión: si

aquellos errores o estos aciertos". ¡No es, desde luego, una bella tarjeta electoral para eí presidente

Suárez, la que le arroja a la cara el citado y muy comentado, editorial de "Diario de Barcelona"

Pero ha sido "Tele/Expres" el que, lapidario, en su primera página y a cuatro columnas, presenta una

intencionadísima caricatura de su dibujante Guillen, que es un televisor en el que aparece Suárez

adelantando fuera del marco de televisor el busto y su mano derecha con una urna pidiendo votos, con

este titular que dice: "Fue un mitin de Suárez".

BREVE CODA FINAL

En esta crónica debería de haber presentado con detalle los títulos de las coaliciones que ya se han

presentado, asi como los partidos que integran cada una de días y sus principales dirigentes. Pero, en

realidad, la noticia importante del día en Catalunya es la que quedó reflejada. La intencionalidad y

profundidad política del acontecimiento quedará para la crónica siguiente, más reposadamente, la

enumeración y análisis a los que me refiero anteriormente.

 

< Volver