Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 La unidad nacional, cuestión vital     
 
 El Alcázar.    09/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Alcazar

CRÓNICA DE CATALUÑA

LA UNIDAD NACIONAL. CUESTIÓN VITAL

(Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA).- A todos los niveles, tanto de medios de

comunicación social —Prensa, Radio y TVE (ésta en circuito cerrado para Catalunya y Baleares)—, co-

mo de reuniones informativas de coaliciones electorales de partidos, de éstos mismos individualmente, de

colectivos de todas clases —hasta fuimos convocados por un denominado "Front d´Alliberarnent Gay"

que agrupa a los ma..., perdón, a los homoxesuales que reclaman sea inserta su defensa en los programas

de los "partidos democráticos"—, aumenta de día en día la presión pluralista de la información política

que se impone a periódicos y emisoras y a los mismos periodistas e informadores políticos de una forma

abrumadora, exigente de dedicación de tiempo y de empleo de espacios escritos o radiofónicos y

televisivos. En una palabra, la información y la crónica política, la específica de Catalunya y la nacional

globalmente, dominan, exigen y abruman a los profesionales del Periodismo, tanto o más que a los

propios dirigentes de coaliciones, grupos y partidos. No hay más remedio, pues, que "hacer política con la

información", o "hacer información política", lo que prefiera el lector.

TEMORES Y LAMENTOS DEL CATALANISMO ACTIVO

Como así he informado en crónica anterior, no han podido cristalizar, como pedía el llamado "presídent

de la Generalitat", el senyor Tarradellas, y los catalanistas más "ilustres" y radicales —también lo pedían

los que han hecho fracasar el intento por puro afán de protagonismo personal y partidista—, las

"candidaturas catalanas unitarias" para el Congreso de Diputados y del Senado en Catalunya. Se han

presentado varias coaliciones diferenciadas claramente. (Remito al lector a la crónica en la que daba

cuenta de ellas, con denominaciones y "dirigentes" más notables). A la vista de la "dispersión" que

aquellos "exponentes" del catalanismo activo y "nacionalista" critican acerbamente —hasta el punto de

que propician ahora la "candidatura independiente pero unitaria del espíritu nacional de Catalunya" del

"mossen" o ex-"mossen" y fantasmagórico "captaire de la pau" y no menos fantasmagórico "candidato al

Nobel", Xirinachs, para el Senado—, se están haciendo públicos temores y lamentos de esos sectores

catalanistas más radicales, para los cuales el "problema de las nacionalidades", entre ellas y por encima de

todo la de Catalunya, debe de primar, incluso, sobre partidos, personalismos y... la "apertura

democrática". Pruebas elocuentes de lo que digo —sin citar las que he recogido personalmente en varios

de los centros aludidos y de sus "exponentes" conocidos—, son un comentario editorial y otro firmado

aparecidos en "Avúi", el´ primero titulado "Quién es el enemigo" —naturalmente refiriéndose al

"autogobierno de Catalunya"—, el segundo "Hay que ganar" y firmado por Josep María Orta. Este, en

sintonía con el editorial, escribe: "Hay que ganar (en las elecciones) para que se reconozca nuestra na-

cionalidad, hay que ganar para que podamos recuperar nuestras instituciones, hay que ganar para que

vuelva nuestro presidente, y hay que ganar, sobre todo, para que podamos volver a gobernarnos". (Por

supuesto, he traducido del catalán). Mi adversario, pero estimado compañero de profesión y un poco más

joven que yo, Enric Sopena, que se ha prodigado, desojado y casi agotado en el servicio al catalanismo

más "puro" (lea el lector "radical"), en su comentario político de "Diario de Barcelona", que tituló el

viernes "El mercado de candidatos sigue abierto", también se lamenta y clama, casi con desesperación

que despertó en mí una infinita compasión, del drama con estas consideraciones: "(Qué lejos quedan las

épocas de la unidad interclasista. Ha bastado una brizna de libertad para que se deshiciera el encanto. En

torno a la reivindicación nacional de Catalunya, se sentaron a una misma mesa —o fueron juntos a la

prisión-políticos y partidos perfectamente diferenciados en sus concepciones sociales. Cuando han sido

convocadas las elecciones formales, ha contado más el interés de clase que el interés del país (del país

catalán, apunto yo), entre otras cosas, porque el vocablo no quiere decir lo mismo para un democristiano

—corriente que ha torpedeado la unidad senatorial mínima— que para un socialista o comunista".

Por su parte y en "Mundo Diario", Juan Antonio González Casa-nova, que escribe como "Martín Rizal"

en otras publicaciones, también el viernes, en su sección "El revés de la trama" y bajo el título de "La

autonomía en el aire", se queja, denuncia y lamenta: "Esto quiere decir que era falsa la invocación de una

sola Catalunya por encima de las opciones políticas o de clase. Hay la Cataluña neo-franquista, la

Catalunya democrático-burguesa y la Catalunya de los trabajadores. En el Parlamento español habrá tres

Cataluñas distintas —o tan sólo dos— y hablarán de tres o dos autonomías diferentes... La derecha no

querrá autonomía política, sino débilmente administrativa. El centro hará grandes proclamas catalanistas

pero dependerá del Centro español (Suárez y otros"... Sólo la izquierda se ha comprometido a apoyar un

Estatuto de verdadera autonomía política para Catalunya... Si Felipe González nos engaña, como

pretenden algunos, estaríamos perdidos. Porque el Centro (centro-derecha o centro-izquierda; lo mismo

da) no va a conceder en varios años —se lo aseguro a ustedes— ninguna autonomía política a Cataluña. Y

nuestros futuros senadores centristas catalanes lo saben mejor que nadie".

Para todos LOS ESPAÑOLES DE CATALUÑA el problema político, de cara a las próximas elecciones,

es de una importancia vital, considerándolo en su contexto "individual" y en el de la UNIDAD

NACIONAL. He ahí por qué está tratado informativa y políticamente en esta crónica con tanta extensión.

Y, sin duda, tendrá que volver a ser tratado, de la misma forma e idéntica praxis, repetidamente. A todos

nos importa mucho; incluso para los dirigentes políticos catalanes y para aquellos que, sin serlo, tienen

que VER en Catalunya algo más que un "problema político-electoral". No deseo añadir nada más por hoy.

DOS TEXTOS, INFORMATIVO EL UNO DE COMENTARIO EL OTRO, INTERESANTES

El primero, que transcribiré íntegro y sin comentarios, forma parte de una excelente crónica política

informativa de "La Vanguardia", que aparece en su primera página de tipografía del mismo viernes. Dice:

"También puede haber alguna sorpresa, pero en sentido inverso, en la presentación de candidatos que

lleva a efecto la "Alianza Nacional del 18 de Julio", en la que al parecer podrían no figurar los cabezas de

fila de los grupos que la integran, según informaciones sin confirmar oficialmente, pero que han

comenzado a salir de los más apretados círculos ortodoxos franquistas. Según estas informaciones, ni

Girón ni Valero Bermejo serían candidatos para las elecciones, reservando su postura a la inspiración

ideológica que hasta ahora han ejercido. Por otra parte, se insiste en que el director de "El Alcázar",

Antonio Gibello, podría encabezar las listas madrileñas, lo cual sería una buena forma de corresponder al

servicio que el vespertino diario realiza a favor de la causa franquista". (Esa información comentada de

"La Vanguardia" procede de su Redacción en Madrid, de la que, asimismo, procede otra correcta

información en la que, en el mismo número y en su página 11, da cuenta de que es "Luis Valero Bermejo,

nuevo presidente de la Hermandad Nacional de ex Combatientes": así está titulado y así se inserta en la

información).

En "El Correo Catalán" su comentarista de política nacional, Daniel Arasa, califica a la "coalición" que

patrocina y prohija el presidente del Gobierno, así. "Escasas perspectivas a largo plazo —Unión del

Centro, "bloque-omnibús", sin programa"; y comenta en el texto: "Si, cuando ya hemos entrado en la

cuarentena de las elecciones, todo indica una mayoría suarista en las próximas Cortes, no puede olvidarse

qge el 15 de junio no es tanto el fin de una carrera como el principio de otra. Por ello hay que pensar en el

"pasado mañana" de esta gran coalición electoral de centró cuyo nexo de unión básico está en no aceptar

ni el continuismo franquista ni los planteamientos marxistas. Así, en él coexisten sectores neta- mente

derechistas con otros de rango social-demócrata. A medio y largo plazo, tal coalición es inviable".

"Diario de Barcelona", en su página de "última hora" de información política del viernes, además de

informar sobre la decisión del antiguo amigo y "correligionario" de Fraga, Millian Mestre personaje que

fue de "Reforma Democrática" y muy influyente en el mismo "Brusi", de que no quiere saber nada con

Alianza Popular, también informa de que "Blas Pinar podría presentarse por Barcelona, según nuestro

calificado informante, en vista de que no hay candidatos importantes del 18 de Julio").

CON LAS MÁXIMAS Y MUY SINCERAS RESERVAS

Los cronistas madrileños de los diarios barceloneses en sus crónicas,, y sus Redacciones en Madrid, se

hacen eco de lo que califican "fría acogida" al presidente de Gobierno, señor Suárez, cuando acompañó al

Rey en el acto de entrega de diplomas y fajines a los jefes y oficiales titulados de E. M. en la Escuela de

Estado Mayor; "fría acogida" que, dicen, procedió, precisamente, de los aludidos jóvenes jefes y oficiales

integrantes de la Promoción. Un cronista de aquéllos, Lorenzo Contreras, apostilla: "El señor Suárez no

pisa, precisamente, un qamino de rosas". También con las máximas y sinceras reservas, por mi parte,

debo informar de que en concretos — pero no identificables por mí— círculos militares de Catalunya

sentó bastante mal que fuesen silenciadas; por orden directa de Presidencia del Gobierno, las

declaraciones del capitán general, señor Coloma Gallegos, hechas a un periodista de un diario que, ahora,

es de la "Empresa" que ya no será "de la Victoria", el malestar y las veladas insinuaciones circulan

"agresivamente", incluso cuando aluden a los porqués que motivan el no desfile en Madrid de la

"División Acorazada Brúñete" y de la "Aviación".

MAYO— 1977

 

< Volver