Autor: Martínez, Julián M. . 
   Señor Fraga: La hora de la reforma está aquí y ahora  :   
 Según el Times, el embajador regresará a España después del verano. 
 Informaciones.    17/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SEÑOR FRAGA: La hora de la reforma está aquí y ahora"

SEGÚN EL «TIMES», EL EMBAJADOR REGRESARA A ESPAÑA DESPUÉS DEL VERANO

Por Julián M. MARTÍNEZ

LONDRES. 17.Uno de los contendientes más destacados para el liderazgo político de España en la nueva

era que e1 país está claramente esperando es su excelencia el embajador .español en la Corte de San

Jaime.» Así comienza un artículo del corresponsal diplomático del «Times», David Spanier, que aparece

hoy en el periódico, dedicado a la figura política del señor Fraga Iribame. El citado artículo es

consecuencia de un «encuentro» del periodista inglés con el embajador español y así todo el contenido del

texto, con excepción de unas escasas y muy breves acotaciones del señor Fraga, es una descripción

personal del periodista sobre la biografía y perspecti vas políticas del embajador español, el cual señala

que «no queda tiempo para la evolución; la hora de la reforma está aquí y ahora». «Es este sentido de

urgencia —añade él periodista— lo que le ha persuadido a regresar a Madrid este año. Los

acontecimientos están en marcha y él cree que debe estar presente.» En otro párrafo se señala que el

regreso de Fraga se producirá a finales del próximo verano. («De hecho, la sensación de cambio en

España se está acelerando tan rápidamente que el embajador ha decidido regresar a Madrid al final del

verano para estar ep contacto con los acontecimientos», escribe David Spanier.)

«Mi posición es bastante especial», dice el señor Fraga Iribarne ante la dificultad de presionar por el

lanzamiento de un nuevo sistema político, dirigiendo al mismo tiempo una Embajada importante.

«Raramente pasa un día —prosigue— sin que aparezca algún artículo en la Prensa española sobre la

situación política, que no se refiere a mi propio programa de reforma.» Describiendo la personalidad del

embajador español, el articulista dice: «El señor Fraga es una rara combinación, un hombre que busca y

entiende el poder en una vía práctica y ,que es al mismo tiempo profesor de ley constitucional. Si al

reunirse con él, la gente queda más impresionada por su sentido de poder que por su afición académica es

porque su presencia física es dominante.»

De los grupos que trabajan actualmente en España en la promoción de las ideas de Fraga, un grupo

investigador en Madrid y un club en Barcelona, el embajador comenta: «Algunas personas están en una

posición de actuar como líderes, otras estás en una posición de hacer el pensamiento.» El artículo hace un

recorrido por la ,biografía familiar, académica, y política del señor Fraga Iribarne, destacando la parte que

se refiere a su frustrada incorporación al juego de las asociaciones políticas el pasado mes de febrero.

«Basadas en el sufragio universal y la libertad sindical, bajo la monarquía de don Juan Carlos, las

reformas políticas sometidas por Fraga a las autoridades —continúa el periodista inglés—, eran un

ejemplo liberal para un Estado moderno. Incluían la separación de la Iglesia y el Estado .("separación

amistosa pero; final", apostilla el señor Fraga).»

«Las propuestas —continúa el artículo— fueron demasiado radicales para el actual "establishment". En

Madrid creyeron que era prematuro, que iban demasiado lejos y que era mejor proceder con insinuantes

declaraciones de intención para preparar tal asociación política.

El artículo acaba" con el siguiente´párrafo´: «Algunos observadores creen que el señor Fraga tiene ciertas

ventajas en el nuevo liderazgo que está, surgiendo en .España. Su origen humilde le da un entendimiento

del pueblo y un contacto común que es raro en, tre los políticos españoles. Sus dotes académicas le

permiten una posición entre los intelectuales que pocos pueden igualar. Ha sido acusado de arrogancia ,es

un hombre impaciente con las mentes lentas; a veces intemperante y duro en su acercamiento y sin duda

tiene sus enemigos. Pero está preparado.»

 

< Volver