Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 Debate electoral en Barcelona. 
 Cañellas y Figueras contra Jiménez de Parga: catalanismo y sucursalismo     
 
 ABC.    28/05/1977.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

DEBATE ELECTORAL EN BARCELONA

CANELLAS Y FIGUERAS CONTRA JIMÉNEZ DE PARGA: CATALANISMO Y SUCURSALISMO

Barcelona, 27. (Crónica de nuestro enviado especial.) En un clima de cierta tensión y atemperada

agresividad ha transcurrido en Barcelona el esperado debate electoral entre el catedrático Jiménez de

Parga (Unión de Centro Democrático), el líder demoeristiano Antón Cañellas y el presidente de la Lliga,

Josep María Figueras. Se trataba del primero «te ana serie de encuentros de esta índole, organizados

conjuntamente por Radio Barcelona y «Diario de Barcelona», y tuvo lugar-en la discoteca Crazy Horse,

instalada en los sótanos del edificio propiedad del selectísimo Círculo Ecuestre. El debate duró noventa

minutos, dedicados a cuatro temas fundamentales: sucursalismp, visión del «Centro». Estatuto y

emigrantes. Los tres participantes, juntó a los dos moderadores —señores Tristán la Rosa y Terán.

directores de los medios responsables de la convocatoria— se sentaron ante tres mesitas redondas sobre,

las que se habían colocado tres enormes cronómetros. Entre las escasas reglas del juego se había acordado

Que ninguna Intervención debía exceder los cinco minutos.

INVITADOS,—El debate tuvo lugar ante unas 300 personas apretadamente Instaladas en una de las

plantas de la discoteca. Además de la Prensa había un centenar de Invitados de Jiménez de Parga y 50 de

cada uno de los otros contendientes. Aunque en orincipio se tratara de un diálogo multilateral, quedaba

sobreentendido que las costuras de Cañellas y Figueras resultarían similares y contrapuestas a la de

Jiménez de Parga. A pesar de Que desde la mesa se pidió a los invitados que se abstuvieran de toda

manifestación, ya que el debate Iba a ser posteriormente radiado, un grupo de miembros de la Lliga —

sentados todos juntos, con aparatosas pegatinas en la solapa— abucheó en varias ocasiones a Jiménez de

Parga. y aplaudió en cambio a su líder Figueras. La primera y mas intensa ovación tuvo lugar cuando éste

comenzó hablando en catalán, tal y como también lo haría Cañellas. Jiménez de. Parga se expresó en todo

momento en castellano.

SUCURSALISMO,—El tema fundamental del debate y el que de alguna manera lo había provocado era

el del sucursalismo. Según Figueras y Cañellas. la unión de Centro Democrático no puede ser nunca una

opción catalana, ya que tiene sus órganos en Madrid .v sigue las consignas del presidente Suárez.

También le echaron en cara que utilizara Indistintamente su nombré en castellano y catalán, provocando

confusiones con la alternativa que encabeza Cañellas.

Jiménez de Parga contraatacó con un ataque frontal a Figueras —repetiría la práctica varias veces,

respetando en cambio a su viejo amigo Cañellas—, acusándole de sucursalismo económico, más grave en

su opinión que el político, «Si somos catalanes todos, los qué vivimos y trabajamos en Cataluña, la lista

más "catalana" será aquella que gane las elecciones», añadió.

CENTRO POLÍTICO.—Ya planteado el tema de la definición del centro político, Figueras —´tomando

notas incansablemente durante todo el debate— comentó que debía estar ocupado por partidos y no por

listas de independientes. Jiménez de Parga explicó que vivimos la hora del relevo en la que los viejos

partidos ceden su puesto a los nuevos, poniendo como ejemplo el tránsito de la IV ar la V República

francesa. Ante tal argumento, Cañellas puso a Jiménez de Parga contra las cuerdas, replicando que estaba

de acuerdo: la U. D. R. era el partido de De Gaulls y la U. C. D. es el partido de Suárez. En esa misma

dirección, Figueras sacó a relucir la propaganda electoral de la U.C. D. que muestra a los señores Sentís y

Jiménez de Parga, respaldados por el retrato del presidente, en un segundo plano muy sugerente.

Jiménez de Parga respondió con un gesto de gran teatralidad. Quitándose las gafas y sin dejar en ningún

.momento su cigarro puro, despegó el recorte de un anuncio publicado por toda la Prensa de la mañana en

el que los rostros de cuatro democristianos europeos —Tindemmans, Poher, Kohl y Andreotti— sirven

para reclamar el voto en favor de la lista de Cañellas

ESTATUTO. — Hablando del Estatuto, Cañellas y Figueras fueron muy concretos. Sobre todo este

ultime, que pidió la restitución «de lo que se nos arrebató» y atacó duramente al Consell Genera] de

Catalunya. Jiménez de Parga fue más ambiguo, limitándose a mencionar «él espíritu del Estatuto» y a

recordar que en su defensa había corrido «delante de los guardias», sin coincidir en ninguna ocasión nori

el señor Figueras. Muy al filo del final del debate salió a relucú" la problemática de la emigración. Fue el

único punto en el aue hubo coincidencia casi total, aunque Jiménez de Parga fuera abucheado al

proclamar que la suya es «la única candidatura que refleja realmente la variedad de la población de

Cataluña». Figueras. cerrando las interven-«Son catalanes todos los que quieren serlo, clones, resumió así

su filosofía al respecto: Un pueblo es ante todo una voluntad de ser.»—P. J. R-

 

< Volver