Autor: Nieto, María del Carmen. 
 Antonio Valero Vicente (Centre Catalá). 
 Propugnamos una España federal, pero unida     
 
 Pueblo.    13/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 33. 

Antonio Valero Vicente (Centre Català)

Propugnamos una España federal, pero unida

Antonio Valero Vicente es alto, esbelto y avezado en las tareas políticas. Secretario geheral técnico del

Ministerio de la Vivienda desde el primer Gobierno de la Monarquía hasta hace poco menos de ,un mes y

actual-mente —después de su abandono voluntario del cargo— miembro activo en el trabajo electoral de

Centré Cátala, partido al que pertenece desde principios de este año» Antes de dedicarse al mundo de la

política fue catedrático de Economía en distintas universidades internacionales. Nacido en Aragón hace

cuarenta y nueve años y con treinta dé residencia en Barcelona, el señor Valero Vicente se encuentra

plenamente identificado con el País Catalán, sintiendo sus afanes y problema como suyos propios.

—Señor Valero, usted hasta hace pocas fechas ha sido secretario general técnico del Ministerio de la

Vivienda. ¿Por qué ha renunciado a su cargo público durante la época preelectoral y, sin embargo, no se

ha presentado como candidato?

—He renunciado a mi cargo porque estimaba podía servir a España en general y a Cataluña en particular

mejor participando en la campaña electoral que desde el cargo. Ya en diciembre de mil novecientos

setenta y seis manifesté que no me presentaría como candidato, soy persona de decisiones a largo plazo.

—¿Qué es y qué supone el Centre Cátala para los catalanes?

—Una. oportunidad de llegar al poder a nivel español y catalán desde una postura de centro con un

programa de Gobierno claro y completo.

—¿Puede decirme, si es que existe, si tiene algún tipo de similitud el Centre Cátala con la Unión de

Centró Democrático?

—Centre Cátala es Un partido; Unión del Centro Democrático, no. Centre Cátala se ha creado desde el

pueblo, desde los ciudadanos; U. C. D. se ha creado desde el poder.

—Sin embargo, al ser ambos grupos centristas, ¿tienen algún tipo de, objetivos que vayan en paralelo?

—Centre Cátala tiene un programa de Gobierno claro y operativo, no creo que pueda tenerlo U. C. D. por

la diversidad ideológica de sus componentes.

—¿Usted no cree que pertenecer al centro es una ambigüedad?

—No, en el caso de Centre Cátala para Cataluña; sí, en el caso de U. C. D. en Cataluña.

—Según tengo entendido, en el año 1945 usted se pronunció como no franquista, prueba evidente de que

no lo era es que no perteneció a ninguno de sus Gobiernos ni a cargo alguno de naturaleza política. Sin

embargo, en el primer Gobierno de la Monarquía sí formó parte de sus filas, de las que también ha salido.

¿Qué opinión le merece tanto el presidente como el candidato Suárez, máxime encabezando un grupo

centrista?

—La política del presidente Suárez en materia socioeconómica ha tenido lagunas tan importantes, que

comprometen el futuro. El señor Suárez como candidato, se ha presentado como hombre del centro,

posición que después deberá mantener, por ética política; creo que no debía haberlo hecho, porque hay

otros muchos hombres de centro con posibilidades de liderazgo, y no debía haber creado la imagen de que

es el principal.

—¿Qué opina de cómo se está llevando la campaña electoral a todos los niveles, usted que pertenece a un

partido regionalista?

—Creo que mal. El indicador es que los ciudadanos no están informados con equilibrio y precisión. Por

otra parte, se ha ocultado a toda España la personalidad de muchos políticos regionales.

—En estas primeras elecciones, ¿a quién cree que se va a votar, a las personas o a las ideologías?

—A las personas, a las «marcas de fábrica» que se han creado, a la publicidad que de ellas se ha hecho y

al poder que cada coalición electoral ha usado para realizar lo anterior. Poder que ha sido concedido de

manera desigual por parte del actual Gobierno.

—¿Quién cree que tiene más probabilidad de sacar mayoría en estos próximos comicios?

—Una mayoría relativa, el señor Suárez, por las razones que le acabo de citar.

—Hablemos de un supuesto: ¿cree que puede darse el casó de que hubiese manipu-laciones en las

elecciones?

—Sí; sería muy grave, sobre todo para quienes las hiciesen.

—Usted, que no es catalán, ¿qué piensa un no catalán perteneciente a un partido de Cataluña, de los

residentes que no son nacidos en la región?

—Yo pienso que el español debe participar en la política donde viva, y con quienes conviva, y que los

nativos de cada parte de la geografía española deben plantearlo así.

—Ahora, dejemos al margen, por unos momentos, los grupos y los partidos políticos, y dígame: ¿dónde

radica el mal de España? ¿En su economía, en su política, en sus políticos?

—Las causas son diversas, pero, principalmente, somos los políticos a quienes puede imputársenos la

mayor culpa, porque somos los qué tenemos el mayor poder.

—¿Qué alternativas presenta su partido para los catalanes?

—Presenta un programa, no alternativas, basado en la libre iniciativa, con una gran funcionalidad social

en todo lo que se refiere á lo socioeconómico; defender todos los derechos individuales y sociales de los

grupos en todo lo que se refiere a la estructura social institucional; a la vez que una concepción federal de

la unidad española como estructura deseable para los distintos pueblos españoles.

—Como hombre de partido, y desde el punto de vista de obtener una verdadera estabilidad en el país,

¿quién debería ganar?

—Como hombre de partido, estimo que Centre Cátala y los partidos políticos equivalentes.

—Ahora voy a plantearle una cuestión tremendamente debatida: ¿la Constitución habría que hacerla

totalmente nueva o simplemente valdría con algunos retoques?

—Hacerla «totalmente nueva» implica para mí un factor grave de inestabilidad en la política española;

sería una más de las muchas que hemos tenido hasta que en una ocasión más o menos lejana se vuelva a

decidir hacer otra nueva. Las razones políticas y jurídicas que me han dado los defensores de la total

novedad no me han satisfecho. Los Estados Unidos de América tienen una Constitución desde hace dos-

cientos años, en la que durante este tiempo se han producido, solamente, poco más de veinte enmiendas.

Dentro de la postura evolucionista, no puedo predecir si los retoques a la actual Constitución deben ser

pocos o muchos, pero sí que deben hacerse algunos muy importantes,

—Imaginemos por un momento que ya han pasado las elecciones: ¿con qué perspectiva contempla el

futuro político de España?

—Con confianza, si todos aportamos serenidad y respeto, negociamos siempre, somos trabajadores y

competentes en nuestro trabajo, y esto último con especial aplicación a los políticos, cuyo trabajo no

consiste solamente en negociar poderes lo cual sería una pobre política, sino que exige capacidad de

resolver problemas concretos.

Maricarmen NIETO

o de 1977

 

< Volver