Autor: Urbano, Pilar. 
 En torno a la cuestión catalana. 
 Jordi Pujol: Nuestro objetivo ahora es la autonomía, no entrar en el Gobierno de Suárez  :   
 Jiménez de Parga: El Estado unitario centralista está desfasado y hay que reestructurarlo. 
 ABC.    24/06/1977.  Página: 13-14. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

ABC. VIERNES, 14 DE JUNIO DE 1977. PAG. 13

ENTREVISTAS

EN TORNO A IA CUESTIÓN CATALANA

• JORDI PUJOL: «NUESTRO OBJETIVO AHORA ES LA AUTONOMÍA, NO ENTRAR EN EL

GOBIERNO DE SUAREZ»

• JIMÉNEZ DE PARGA: «EL ESTADO UNITARIO CENTRALISTA ESTA DESFASADO Y HAY

QUE REESTRUCTURARLO»

El pulso político daba ayer sus altas en la región catalana. Él socialista Ra-ventós dialogaba en París con

Tarradellas para fijar la fórmula del retorno. Jordi Pujol, Verde Altea, y Trías Fargas se reunían en el

despacho bancario de Jordi para concretar las lineas de actuación en la sesión de parlamentarios de esa

misma tarde. Al anochecer todos los congresistas y senadores electos —incluido Lopes Rodó— se daban

cita por vez primera como «víspera»´de la Asamblea´parlamentaria del sábado. Es el embrión de la

Generalitat que renace, del Estatuto Autonómico que se renueva. En definitiva: una concentración de

poder político legislativo catalán. Ayer charlé un rato por teléfono con el líder del Pacte Democratic de

Catalunya, Jordí Pujol. Ya antes había tomado café en un hotel madrileño con Jiménez de Parga.

Protagonista: Cataluña política.

JORDI PUJOL: «No hay crisis en el Pacte Democratic

Jordi Pujol vendrá a Madrid la semana próxima. «No deseo interferir en las conversaciones y gestiones de

los socialistas catalanes.»

-—Has dicho que no entrarías en el ´Gobierno de SuáTez...

—Y sigo diciéndolo: no entraremos. No es el momento adecuado para los politicos del Pacte

Democratic... Y no es que queramos estar en la oposición, ¡en absoluto! Pero nuestros objetivos priori-

tarios, ahora, son otros: conseguir la autonomía y negociar las consecuencias políticas del voto obtenido,

para ejercer poder.

—Que en concreto s« traduce en por ejemplo...

—Por ejemplo: el nombramiento de presidente de la Diputación, ahora vacante, no debe «venir» de

Madrid; que corresponde decidirlo a los parlamentarios catalanes.

—¡Ese afán por solucionar vuestros propios asuntos políticos y la autonomía catalana produce la

impresión de que os envolvéis en la manta de la reforma «lograda desde Madrid», y os desentendéis del

resto de la nación.

—¡Ni hablar! No nos desentendemos. Queremos participar eficaz y activamente en la política general

española. Pero estamos expectantes hasta ver come se orienta la posición del Gobierno Suárez ante el

tema autonómico. Entrar en el Gobierno ahora, no; dialogar, sí, y cuanto antes.

—Por lo visto no te han ofrecido ninguna «cartera», pero, en caso de poder elegir un puesto en el

Gobierno, ¿cuál escogerías?

—Sí en España lo hubiese, me gustaría ocupar la cartera de Desarrollo Regional. No pierdo la esperanza,

si alguna vez llego a ser ministro, de luchar con todos los recursos del Poder contra el subdesarrollo de las

regiones

—¿Qué hay de la cacareada crisis en el Pacte Democratic? ¿Está o no está «desfet»?

—No. Aunque , lo haya dicho Raventos. Yo no me meto en sus problemas con el P. S. O. E. Si hubiese

disolución del Pacte tendría que decirlo Josep Verde. Yo acabo de estar con él... y no me lo ha dicho. En

cuanto a Quiénes esparcen ésos rumores, y cito a Raventós porque lo he leído en los periódicos, que se

ocupe del Estatuto y del retorno de Tarradellas, que es lo que prometió a sus electores. Nosotros, loa del

Pacte, no prometimos eso. Siempre quisimos que regresase, pero nos parece muy difícil.

—Hay sectores que ni desean el retorno de Tarradellas, ni la autonomía. ¿Es así, Pujol?

i-Bueno... con más o menos sinceridad, quince de los dieciséis senadores y treinta y siete de los cuarenta

y siete diputado» se declaran autonomistas. Ahora bien, y al menos hablo en .nombré del Pacte, todos

queremos que España, a nivel Estado, funcione. No vamos a adoptar actitudes obstruccionistas o

catastrofistas para luego recoger los frutos. España nos ínteresa como al que más, porque somos

españoles.

Al desperdirnos me avisa: «El día que se deshaga el Pacte te llamo. Pero me parecería poco serio

defraudar a quinientos veinte mil electores que han votado al Pacte. Y eso no Quiere decir que haya de

perdurar eternamente...»

JIMÉNEZ DE PARGA: «Suárez no quiere construir sobre sorpresas»

El miércoles, el catedrático y abogada Jiménez de Parga, número dos de la lista de U. C. D. para el

Congreso por Barcelona, había estado con el presidente Suárez. A grandes trazos me bosquejó la en-

trevista «inuy colectiva, porque éramos más de cien».

«El presidente —me. dice— expuso un rápido análisis de la situación política actual, p o s e 1 ectoralt

manifestó la necesidad de articular definitivamente-en grupo parlamentarlo df U. C. D., y apunta que

quienes no fuesen a apoyar la gestión del Gobierno debían separarse antes. Me pareció que Suárez no

quería empezar a construir sobra sorpresas ni optimismos ilusos, y que. una vez consolidada la Unión

Parlamentaria del Centro Democrático, él formaría su Gobierno.»

«El presidente Suárez —agrega— no compondrá su Gabinete hasta saber, con nombre y número, con .qué

parlamentarios cuenta para el refrendo en votaciónes de los distintos asuntos que se planteen en las

Cortes. La medida me parece de una encomiable prudencia política. Es una buena estrategia, aunque sea

más lenta y menos ´espectacular. Entre otras cosas, al Centro se nos tildó en todo momento de no ser

homogéneos.»

• A CONQUISTAR LA UNIDAD

. —Ese Gobierno, ¿será monocolor. como se viene diciendo, o reservará puestos para fuerzas de

izquierdas?

—Personalmente, y después de hablar con unos y otros, creo que será homogéneo: de hombres de Unión

de Centro.

—En cuanto al Partido U. C. D.: ¿federación, o partido único con pérdida d« los perfiles propios de las

fuerzas social-demócratas, liberales, democristianos, populistas, que se integren?

—-Hay actitudes diversas en este punto. Pienso que cualquier fórmula puede ser buena si es compacta.

Claro, como usted dice, los partidos eme ya lo eran al entrar en la U, C. D. pueden ver que se difumi-nan

ssu peculiaridades, pero es de suponer que el Partido se edificará sobre una filosofía política común a

todos.

• «NI SOMOS, NI QUEREMOS SER A. P.» (Suárez)

Me cuenta Jiménez de Parga que el presidente les preguntó directamente si esta-

 

< Volver