Autor: Fornos Franch, Domingo. 
   Temor al centralismo de Barcelona sobre el resto de Cataluña     
 
 Informaciones.    28/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

TEMOR AL CENTRALISMO DE BARCELONA SOBRE EL RESTO DE CATALUÑA

Me Ha sorprendido la carta que un señoR que se autodenomina «Un barcelonés» ha publicado en

" LaVanguardia" en contestación a otra carta anterior de otro señor explicándole el significado de la

palabra «inmigrado», ´sacada sobre definiciones del diccionario de la Real Academia Española.

Definición exacta, es cierto; en esto,tiene toda la razón.

Ahora en lo que no le veío sentido alguno es que en Eos momentos actuales, en qué aquí en Cataluña, por

lo por-nos, personas inteligentes -y responsables se:, afanan por suavizar, paliar é incluso pro; curar que

desaparezca la pá* labra «inmigrado» de bocas catalanas, un señor disfrute sacando los trapitos al so] exr

pilcándonos la versión oficial de dicha palabra, casi: come acusando: eSi, señores, ustedes son

inmigrantes y oficial mente está reconocido así.»

Caso de inconsciencia, desde luego. Es como echar leña a un fuego que no le hace ningún bien, cuando

más bien se intenta apagar...

Yo he nacido en la provincia de Tarragona, de padres, abuelos, tatarabuelos y creo que más lejos todavía

catalanes. Así que soy tan catalán como este señor que se autotíenom i n.a «Un barcelonés». Tengo un

hijo ingeniero que por razones de su profesión trabaja y reside en Valencia, y me consideraría ofendido si

allí fuese considerado «un inmigrado». Por eso me molesta la manera´ de pensar de dicho, señor, aunque

no pasa de ahí: «Una flo no fa maig».

Lo que. verdaderamente me inquietas . que como dicho señor piensen también, miles, cientos de .miles de

barceloneses, con respecto a,los veníaos de ptr as, regiones de España y también efe las otras tres

restantes provincias . catalanas. Y sobre todo lo que piensen lás: personas con capacidad de

responsabilidad.

Pero lo que .más me preoca-ca, nos preocupa á Iqs catalanes que rtc somos :de ;Barcelona, son las

consecuencias que de ello puedan derivarse, pues todo: lleva una relación.

Me dicen. familias de mi pueblo aposentadas hace años en Barcelona y periferia que no son consideradas

como insnigrantes. pero.. (Que cada cual interprete este pero a su guisa.»

Como buen catalán, estoy cíe acuerdo y quiero, también iá autonomía de Cataluña, pero, ¡cuidado!, no

vaya a convertírsenos después en la autonomía de Barcelona. Esto para nosotros sería peligrosísimo,

Ba.rceloná nos triplica a las otras tres provincías catalanas ea habitantes, y si to-4os ¡os asuntos han de

resolverse por mayoría de votos. sra estamos arreglados.

Actualmente tanto Barcelona COMO las oirás tres provincias somos cola de león, y después Barcelona

será cabeza, de ratea, pero nosotros. ¿no continuaremos siendo cola,., pero esta vez mes chiquita, de

ratón?

Y hablo asi por expeneacia. Aquí .en el sur de la provincia de Tarragona siempre tiernos estado

marginados. iKo lo estaretiios después más todavía? •

No conozco & fondo ios problemas de las otras provincias, pero si e! euestro. Y Barcelona ya nos dio dos

botones de muestra de esta marginación no hsee mucho, con dos de nuestros problemas: e! trasvase tíel

Ebro y la desecación de ¡a península de los Alfaques.

Dos asuntos completameri-,ce; relacionados entre s!, aparejados. Si se hace uno, tiene Que hacerse el

otro; si no va uno» no va el otro.

En cambio, toda la Prensa y entidades barcelonesas se volcaron materialmente en favor del primero y en

contra del segundo. Inexplicable, No se nos puede pedir el agua del Ebro y en cambio pretender que

continuemos siendo «zona húmeda». Esto sólo pueden fomentarlo (ios motivos que también van snuy

aparejemos: defensa a ultranza de unos fuertes intereses creados o simplemente una descarada

parcialidad, un abuso de centralismo barcelonés, que ahora tanto se le critica la Madrid.

Dé usted atento y s. s.,

Domingo FORNOS FRANCE Deltebre (Tarragona)

 

< Volver