Autor: ;Rodríguez, Toni. 
 La Generalitat, invento monárquico. 
 Martín Villa: La autonomía es una tarea de las Cortes     
 
 El Correo Catalán.    29/06/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Martín Villa: «La autonomía es una tarea de las Cortes»

Cerca de veinte periodistas y unos dieciséis policías de escolta montaban guardia en distintos turnos

frente a la residencia de don Manuel Ortinez, anfitrión del president Tarra-dellas durante ta larga jornada

madrileña de ayer, en que tan importantes decisiones que afectan a la vida política catalana fueron

tomadas.

El día concluyó con unas declaraciones de Martín Villa a la salida de la entrevista en la que podría

haberse gestionado definitivamente el encuentro que hoy se celebrará entre el Rey y Tarradellas, si bien el

ministro de la Gobernado pareció querer eludir este extremo. En el transcurso de las densas horas

precedentes, el, el presidente de la Generalitat departió amablemente con las personalidades que le

visitaron (entre ellas Reventós, Rahola, Sentís, etc.), con los policías que constituyen su escolta e hizo

planea para hilvanar la próxima etapa de su estrategia política, sin duda ya planificada desde mucho

tiempo antes de las elecciones.

UNA TAREA CONSTITUCIONAL

«El retorno a Barcelona de Tarradellas es un tema que le compete únicamente a él. En estos momentos

disfruta de la plenitud de los derechos ciudadanos de cualquier español y tiene expedido un pasaporte»,

afirmó el ministro de ia Gobernación, don Rofoldo Martín Villa, a la salida de su entrevista a primeras

horas de anoche con el president de la Generalitat, Josep Tarradellas, en su residencia provisional de

Madrid. La entrevista se prolongó durante una hora y quince minutos.

El señor Martín Villa, que abandonó ta reunión con semblante risueño; agregó que debía tenerse muy

presente —y lo repitió dos veces— que «la Generalitat no es un invento republicano, sino un invento

monárquico». El ministro de la Gobernación, que dijo conocer bastante bien el tema catalán dada su

permanencia en el Gobierno Civil de Barcelona, afirmó rotundamente que había sido enviado por el

presidente Suárez «para atar cabos sueltos» de anteriores entrevistas con el President Tarradellas de quien

dijo que ha planteado el tema de su retorno sólo tangencialmente, del mismo modo que lo ha hecho

Suárez». Afirmó Martín Villa cada vez que le era posible durante la corta entrevista ´mantenida a pie

firme en la entrada del edificio que «quien debe decidir en realidad sobre su retorno es únicamente

Tarradellas».

Por lo que se refiere al tema; concreto de la autonomía de los pueblos y nacionalidades del Estado

español, Martín Villa recordó que el presidente Suárez ha defendido siempre la tesis de que era necesario

«encontrar fórmulas autonómicas para las regiones, pero respetando la historia común de España», si bien

consideró «que tales fórmulas de autonomía deben enlazar con las que han sido propias de otras épocas en

algunas regiones del Estado». Puntualizó más adelante que en todo caso las disposiciones autonómicas

que se acuerden no deben ser exclusivas para una región determinada, sino que es necesario encontrar una

adecuación de la norma a cada caso concreto.

El flamante senador por designación real añadió que no cree que deba ser tarea de Gobierno el

reconocimiento de las autonomías, sino que las mismas debe emanar de lo que las Cortes discutan,

decidan y aprueben en su momento. «Indudablemente tos dos temas —autonomía y Generalitat— deben

pasar por las Cortes españolas y sus decisiones deberán reflejarse en la Constitución española, tal y como

ocurrió en su momento con el proceso seguido en las Cortes republicanas que terminaron por aprobar el

Estatut de 1932», puntualizó Martín Villa.

No ya como portavoz de Suárez, carácter con el que hizo su presentación a los periodistas, sino

expresando, según declaración propia, una opinión personal, el ministro de la Gobernación consideró que

el camino hacia ia autonomía y autogobierno catalanes debían hacerse por un camino que hoy por hoy

corre paralelo al de la Assemblea de Parlamentaris. «El trabajo que está realizando la Assemblea de Parla-

mentaris es ciertamente un avance en este sentido».

Con respuestas cada vez más parcas en palabras y contenido, el ministro de la Gobernación fue alejándose

hacia su coche oficial.

EN ESPERA DE LA AUDIENCIA REAL

A los pocos minutos, don Manuel, Ortinez, anfitrión del president Tarradellas, salía del portal de la

residencia eventual del estadista catatán para indicar a los peeriodistas que esperaban la celebración de la

rueda de prensa anunciada, que no le era posible a Tarradellas mantener reunión alguna con ellos; arguyó

como justificación el que «debe mantenerse dentro de la disciplina de la audiencia que mañana concede el

Rey», con lo que se aplazaba hasta las 11 de la mañana de hoy, miércoles, todo nuevo contacto con el

president Tarradellas. A esta hora se perfilarían nuevos y al parecer importantes detalles sobre el futuro

del hasta ahora exiliado president.

Carlos Sentís, que había acudido acompañando a Rodolfo Martín Villa, permaneció en otra sata distinta

de la que, en un perfecto vis a vis, deliberaron Tarradellas y Martín Villa. Terminada la entrevista. Sentís

permaneció en la residencia del president de la Generalitat a la que llegó instantes después, Frederic

Rahola, acompañado por su esposa. El delegado de Tarradellas en el interior nos afirmó de nuevo su

voluntad de convencer al ilustre huésped para que, antes de terminar esta semana, visite Barcelona.

Rahola, no obstante, afirmó que. por el momento, los intentos estaban en su inicio y que nada podía darse

como cierto al respecto.

Josep Català Toni Rodríguez

29 de junio de 1977

 

< Volver