Autor: Cernuda, Pilar. 
 Salvador de Madariaga, desde Locarno (Suiza). 
 El Rey Juan Carlos se ha revelado como el mejor político español  :   
 Suárez: tiene una gran capacidad política y sentido común. Fraga: no se distingue suficientemente de lo que había antes. 
 La Vanguardia.    02/07/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Salvador de Madariaga, desde Lócarno (Suiza)

"El rey Juan Carlos se ha revelado como el mejor político español"

Suárez; «Tiene una gran capacidad política y sentido común»

Fraga: «No se distingue suficientemente de lo que había antes»

Madrid, 1. (Especial para «La Vanguardia».) — Salvador de Madariaga, que rompió su largo exilio hace

un año, continúa en su residencia de Locarno (Suiza), donde, en compañía de su esposa, se somete a todo

tipo de cuidados médicos que je impiden de momento el retorno definitivo a España. «Los nonagenarios

siempre tienen cosas, y yo no soy una excepción —nos dice—, y los médicos no me permiten regresar a

España porque saben que por mi temperamento natural, trataría de hacer cosas que no puedo, y estaría

expuesto a que alguna de Im visceras que tengo mal dejase de funcionar.»

Le .gusta hablar por teléfono, y no rehuye 4as preguntas, así que el diálogo con él es siempre fácil, cordial

y fluido. Recibe pocas visitas, «ya no estoy para los trotes políticos, para la política activa», pero está

muy el tanto de la situación española.

«El pueblo español ha pensado igual desde la Edad Media»

—¿Cómo ha visto desde ahí las elecciones españolas? ¿Qué le han parecido los resultados?

—Mire, yo no creo que debamos estar orgullosos de estas elecciones, como dicen algunos, pero sí muy

satisfechos. Y digo que no debemos estar orgullosos, porque no hay que ignorar que el pueblo español ha

pensado siempre igual desde la Edad Media, así que estas elecciones no han sido un milagro. Yo quisiera

saber dónde ha habido democracia siempre. Creo que a pesar de una o dos cosas verdaderamente

vergonzosas, como lo que le han hecho a Ybarra, las elecciones han transcurrido en un ambiente de

tranquilidad y seguridad. Nos debemos congratular de haber tenido al frente de los destinos de España al

Rey, de gran categoría, al presidente del Consejo y al general Mellado.

—¿Cómo Interpreta los votos obtenidos por ta derecha y. por Alianza Popular?

—Lo he anticipado siempre. No he creído nunca en el buen sentido político del señor Fraga, que merece

todos mis respetos. Tenemos derecho a diferir de él, y es un hombre que no se distingue suficientemente

de lo que había antes.

—¿Y los comunistas? Hace unos me-ees usted me decía que estaban llegando en España a tas altas

esferas del poder, ¿le parece lógico el resultado que obtuvieron en las elecciones?

«Lo del eurocomunismo no sabemos qué es»

—Creo que si no han obtenido más votos ha sido gracias al buen sentido del pueblo español. Yo les

preguntaría sí es verdad que están en desacuerdo con la URSS, porque s! es cierto, como yo también

estoy en desacuerdo, pues tendría que estar a favor de los comunistas, españoles, pero resulta que no sé

con quién están, ni tampoco si es cierto que están en desacuerdo con Rusia. ¿Qué se proponen? Si afirman

que su socialismo no tiene nada de comunista, pues que se hagan socialistas. Lo del «eurocomunismo» no

sabemos qué es. Si son «eurocomunistas», ¿por qué no denuncian las infamias que están sufriendo los

intelectuales «n Checoslovaquia?

—¿Cómo interpreta usted la postura de Carrillo dé aceptar 4a bandera bicolor?

—No sabía que la hubiese aceptado. En todo caso, yo he sido siempre contrario a la bandera republicana,

aunque eso no pude expresarlo durante la República. Considero que la bicolor ya está establecida, es la

más hermosa del mundo, porque los colores son espléndidos. Y en cambio, el color morado se

transforma, con el sol, en un color azul desteñido, oscuro y feo. Por todo tipo de razones, incluso

comerciales, soy partidario de la bandera bicolor.

—¿Qué imagen de la Monarquía tiene usted, después de las .elecciones?

—Sin ninguna duda, estas elecciones han sido un triunfo para la Monarquía. Estimo que quien estudie

con detalle la actitud y la orientación que se ha dado, verá que el Rey Juan Carlos se ha revelado como el

mejor político español.

—¿Y Suárez?

—Lo mismo. Era una persona hacia la que no tenía más que prejuicios, porque mis informaciones decían

que era sólo un hombre del Movimiento, y estaba muy en contra de él. Pero el caso es que este señor ha

demostrado ser un hombre de gran capacidad política y de sentido común. Y ha evitado que todos

acabásemos atados al cadáver político de Alianza Popular.

«Hubiera votado liberal»

—¿Estos elogios quieren decir que usted habría votado Centro?

—No, yo de haber podido, hubiera votado liberal, a pesar de que no han conseguido unirse bajo una

misma bandera. Y una de las banderas bajo la que tendrían que unirse los liberales, porque siempre ha

sido así, sería la bandera del anticomunismo.

—Si volviese a España ahora´, ¿con quién fe gustaría hablar?

—Con usted, porque hablo como Si fuese un grifo abierto, suelto la espita y sale todo, lo que tengo

dentro.

—Pero, además de con la prensa, ¿no hay algún personaje que le tiente, alguien que le apetezca como

interlocutor?

—Pues entonces, con mis viejos amigos libérales, para preguntarles qué hacen, qué proyectos tienent por

qué no se unen.

Luego nos habla de sus admiraciones por Felipe González; añade que conoce fljucho a Javier Solana,

porque es hijo de una prima carnal suya, y que le califica de «gran chico, muy simpatico». insiste en sus

elogies al Rey, envía un gran abrazo a sus paisanos gallegos, quiere saber cosas de La Coruña, las últimas

novedades, y finalmente ®e despide recordando que no es fácil para él regresar a España. Repite lo de «u

corazón, dice de nuevo que ha pasado «los noventa», y me pregunta sí «e leen sus artículos. Es un hombre

joven de cabeza, enfermo de cuerpo, y con un enorme deseo de poder vivir en paz y tranquilo en esta

España que él s¡-gle tan de cerca desde su retiro de Locarno. — Pilar CERNUDA.

 

< Volver