Tras las últimas entrevistas con Suárez y con Martín Villa. 
 Tarradellas optimista: Hoy se espera una decisión     
 
 La Vanguardia.    02/07/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 18. 

Tarradellas optimista: Hoy se espera una decisión

Madrid, 1. («La Vanguardia».} — El Honorable Josep Tarradellas, Presidente de la Generalitat "He

Catalunya en el exilio, se ha entrevistado hoy por segunda vez desde que llegó el pasado lunes a Madrid,

con el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez. Esta entrevista de hoy ha durado unos tres cuartos de

hora. Con posterioridad, sé ha entrevistado con los líderes de los partidos políticos con representación

parlamentaria y ha finalizado su jornada visitando al embajador de Francia en Madrid.

Mañana tiene previsto recibir, por tercera vez en esta semana, al ministro de la Gobernación, don Rodolfo

Martín Villa, así como también a varios líderes políticos catalanes que se desplazarán a la capital de

España con este objeto. Tras una rueda de prensa prevista para las primeras horas de la tarde, en cuyo

transcurso probablemente se facilitará una nota resumiendo la actividad de estos días, el señor Tarradellas

dará por finalizada su estancia en Madrid y emprenderá el regreso a su residencia de Saint Martin-le-

Beau, en el mismo avión que le trajo a España.

Por otra parte se habla de la posible firma de un documento de compromiso que se verificaría en él curso

de la entrevista con el señor Martín Villa en el propio Ministerio de la Gobernación.

Entrevistas con Felipe González, Carrillo, Fraga y Tierno Galván

El señor Tarradellas ha declinado absolutamente hacer la menor declaración a. los periodistas que se Ina

encontrado en todos los lugares que ha visitado. Solamente ha pronunciado cuatro palabras respondiendo

a la pregunta de si el Gobierno español le pide su dimisión como Presidente de la Generalitat: «Ustedes

están de broma», dijo.

Sin embargo, pese a su mutismo al término de la entrevista con don Adolfo Suárez era visible la

satisfacción del político catalán, que abrazó a don Carlos Sentís efusivamente. El señor Sentís había

asistido al encuentro entre el señor Tarradellas y el señor Suárez. Parecidas muestras de satisfacción y de

optimismo se hicieron patentes cuando llegó el señor Tarradellas a ta residencia de don Manuel Ortínez,

donde se aloja estos días, minutos antes de comenzar su periplo por las sedes de los partidos políticos.

UN LARGO ITINERARIO

Llegó Josep Tarradellas al palacio de La Moncloa a las diez de la mañana. La entrevista con el presidente

Suárez comenzó poco después de las diez y media y se prolongó hasta las once y cuarto. Antes de

dirigirse a la sede del Partido Socialista Obrero Español pasó ¡por la residencia donde se hospedaba y

unos diez minutos después emprendía el camino hacia el encuentro con Felipe González. Acompañaba ya

en ese momento al señor Tarradellas el líder del PSC, Joan Reventós, y el dirigente catalán del PSOE,

Josep María Triginer.

Hacia la una y cuarto de la tarde, el señor Tarradellas llegó a la sede central del Partido Comunista de

España, en esta ocasión acompañado del secretario general del PSUC, Gregorio López Raimundo. El

encuentro de los señores Tarradellas y Carrillo se prolongó hasta las tres menos cuarto de la tarde.

A las cinco menos cinco de la tarde entraba el señor Tarradellas en la sede de Alianza Popular. En este

lugar fue en el único donde no había nadie en ´la puerta esperando al político catalán. La estancia en la

sede de AP donde el señor Tarradellas se entrevistó con don Manuel Fraga, finalizó a las seis menos diez.

Un cuarto de hora "después, don Enrique Tierno, presidente del Partido Socialista Popular, también

recibía en la sede de su partido al´presidente Tarradellas. Esta entrevista duró hasta las siete y veinte de la

tarde.

Inmediatamente después, el señor Tarradellas realizó una visita de cortesía

embajador de Francia en Madrid y, algo mas tarde ere las ocno, regreso a su residencia.

APOYO A LA AUTONOMÍA

Si bien el señor Tarradellas no hizo ninguna manifestación, sus sucesivos interlocutores comentaron

brevemente algunos aspectos de las entrevistas. Así, Felipe González dijo tras despedir a su invitado:

«Tarradellas es bastante hermético y reservado. Esto es natural. Treinta y ocho años de exilio cauterizan a

cualquiera. Respecto a su visita, debo decir que ha sido enormemente cordial, y le he ratificado lo que ya

he dicho en numerosas ocasiones: que nosotros apoyaremos nuestro compromiso con los ocmpañeros de

la Federación Socialista y del Partit Socialista de Catalunya y que haremos un apoyo logístico de las

decisiones que ellos vayan adoptando respecto a. los problemas de las autonomías regionales.»

Acompañado por López Raimundo, el presidente de ¡a Generalitat era recibido a la puerta de la sede del

PCE por Manuel Azcárate, miembro del Comité Ejecutivo, quien acompañó al señor Tarradellas hasta el

despacho de Santiago Carrillo. El secretario general del PCE saludó efusivamente al Presidente de la

Generalitat. Allí le fueron presentados al Presidente catalán los paralmentarios catalanes, que acogieron la

presencia del Honorable Tarradellas con muestras visibles- de emoción. Carrillo le recordó al señor

Tarradellas los años transounv dos en París, añadiendo: «Parece mentira que estemos ya en Madrid.»

El secretario general fue preguntado por el Presidente por su familia, a jo que Carrillo respondió que

«estaban muy contentos en España y que se habían adaptado muy bien a la nueva situación, aunque mi

mujer quiere hacer una visita a Barcelona». Como se sabe, la esposa del dirigente comunista es catalana.

Sobre las tres menos cuarto de la tarde concluyó la entrevista y Tarradellas abandonó la sede del PCE

acompañado del señor Rahola. Santiago Carrillo dijo que «el viaje de Tarradellas a Madrid, invitado por

el Gobierno, podría ser el comienzo de una solución negociada para el problema catalán, que no es sólo

un problema que afecta a Cataluña, sino al resto de España.» «Este —dijo— es el inicio de la

recuperación por el pueblo catalán de sus instituciones históricas, lo cual, en conjunto, resultará positivo

para la unidad de España.» Tanto Santiago Carrillo como Gre-

 

< Volver