Autor: F. J. . 
   ¿Una gran operación de centro?     
 
 Informaciones.    30/08/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

¿Una gran operación de centro?

SEGÚN un destacado accionista de FEDI, S. A., las ocho horas que duró la reunión del Consejo de

Administración de esta sociedad en el hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela se destinó

a marcar una «posición de encuentro» entre las diversas opiniones políticas que allí concurrían.

De estas ocho horas y media de reunión salió el «comunicado FEDISA», en el que se habla de «pleno

acuerdo» entre los diez participantes en la reunión sobre la actual situación española. «Debe conseguirse,

por el camino de la reforma, profunda y urgente, el paso de un sistema autoritario a otro democrático y

fomentar todo tipo de estudios que permitan alcanzar ese objetivo.»

Ese paso, ese proceso hacia la democracia, no implica que sea preciso «revisar simultáneamente todas las

instituciones existentes», debiendo procurarse, al tiempo, «que este proceso se lleve a cabo con absolutas

garantías de seguridad en todos los órdenes de la vida nacional». Se trataría, según el accionista antes

citado, participante en la reunión de Santiago, de «hacer posible la democracia pacíficamente». «La

reforma que se propugna no es en sentido de evolución dentro del Régimen, sino de cambio, pacífico pero

real», añadía. Pero FEDISA no es oposición. Tal vez por eso, el comunicado manifiesta, en sus

consideraciones finales, que «hay muchas personas dispuestas a trabajar en común para analizar los

problemas nacionales y promover soluciones, que prefieren agruparse públicamente esforzándose por

mantenerse dentro de la ley».

Ese sentido de cambio es el que habría orientado a FEDISA a elegir como temas de estudio cuestiones

básicas como la «representatividad y ley electoral», «regionalismo», «sucesión en la .Jefatura del

Estado», «política educativa» y la reforma a tres niveles fundamentales: constitucional, fiscal y sindical.

Todo ello, que de alguna manera mantiene relación con aquellos famosos «seis puntos» de Fraga,

orientado inequívocamente a la futura elaboración de un programa político.

«Se trata, dice el consejero de FEDISA —que prefiere no identificarse—, de una operación paralela a la

de Giscard y sus "republicanos independientes".» ¿Tal vez el germen de una gran operación de centro? En

cualquier caso, la presencia del señor Fraga —que se ha negado bruscamente a hacer declaraciones: «No

voy a decir nada. Me alegro mucho de verles a todos tan bien. Voy a la catedral a rezar, que buena falta

nos hace»— y de los encuadrados en su linea significa una cierta garantía de «ortodoxia» para FEDISA.

«La salida de Fraga desnivelarla a FEDISA del lado del Régimen.

Su salida de la sociedad hubiese supuesto un desequilibrio a la izquierda.» Pero hasta las once .de la

mañana del lunes, día en que se reunían los consejeros de FEDÍ, nadie sabía a ciencia cierta en qué campo

militaba el embajador en Londres, que había pasado varias horas el día anterior pescando con el ministro

del Movimiento," señor Solis. Este, por su parte, ha expresado varias veces su confianza en la integración

de Fraga en el «redil asociativo», pese a que la .firma del embajador figura claramente en el comunicado

de FEDISA, donde textualmente se dice: « Y dejar constancia de que esas personas no tienen intención de

constituir una asociación política dentro del marco regulado por el vigente Estatuto!» Un «no» a las

asociaciones que, para el director de un matutino madrileño «debe hacer meditar, ¡y mucho! a quienes

entienden de

otro modo el futuro de España».

Ahora, para FEDISA mucho depende de la reunión que, posiblemente a finales de septiembre, celebre su

Consejo de Administración. En esta reunión empezaran a perfilarse los seis temas de estudio urgente que

antes hemos indicado, y se formarán las comisiones al efecto. Es posible que a la hora de concretar los

enunciados generales surjan algunas discrepancias entre las diferentes «familias ideológicas» integradas

en la sociedad. Habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos. De momento, los hombres de

FEDISA mantienen una especie de «pacto de silencio cara á la Prensa.—F. J.

 

< Volver