Fracasó la intentona. 
 Pujol pide tranquilidad a los catalanes     
 
 Ya.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

FRACASO LA INTENTONA Pujol pide tranquilidad a los catalanes

A las nueve cuarenta y cinco horas de anoche, el presidente de la Generalidad,

Jordi Pujol, hizo público un mensaje suyo personal, en nombre del Rey, al pueblo

catalán en relación a los incidentes ocurridos en el palacio del Congreso de los

Diputados. El texto del mensaje de Jordi Pujol, leído en catalán y castellano,

comenzó pidiendo, en nombre del Rey, y como primera autoridad catalana,

«serenidad», que es la actitud más aconsejable en estas circunstancias.

«Los hechos acaecidos —afirma Pujol—, como es sabido, han consistido en que a

media tarde, en el momento en que se procedía a la votación del candidato a la

presidencia del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, dos compañías de la Guardia

Civil han rodeado el Congreso de Diputados en Madrid y una parte de ellas ha

penetrado en el hemiciclo y dado por suspendido el acto, ha obligado a los

diputados a permanecer en él —y están todavía en el hemiciclo—, pero la sesión

se ha dado por terminada. Esta es la situación .que hay en Madrid, donde aparte

de este hecho no hay ninguna otra anormalidad, y ésta es la situación que hay en

el resto del país, que en su conjunto sé mantiene tranquilo, con la excepción de

la tercera región militar, donde el capitán general ha decretado el estado de

.excepción.

Por lo que se refiere a Cataluña —continuó el presidente Pujol—, la situación es

de total y absoluta normalidad. El capitán general, con el cual he estado en

diversas ocasiones en el curso de la tarde en contacto, y lo sigo estando en

estos momentos, me informa que la situación es de absoluta normalidad en

Cataluña.

La situación que se produce como consecuencia de estos hechos —continuó el

presidente de la Generalidad— es que en estos momentos en que el Gobierno no

puede actuar, quien sí lo puede hacer, y lo hace.con absoluta eficacia, es el

Rey. Es por ello que tengo el honor y tengo la satisfacción de informar a todos

nuestros conciudadanos de que esta tarde he hablado con el Rey, quien me ha

manifestado su absoluta confianza en el buen desenlace de todos estos hechos y

su absoluto dominio de la situación. Sé que los poderes con los que necesita

contar el Rey para dominar esta situación, sin que ello comporte consecuencias

graves, están todos ellos, empezando por el Ejército, a disposición de Su

Majestad.

El capitán general de Cataluña —continuó—, con el cual, como he dicho, me he

mantenido en contacto, da también esta plena garantía de la tranquilidad en

Cataluña y en la voluntad, en su voluntad, de que el orden constitucional sea

absolutamente respetado.

La consigna del Rey

La consigna del Rey en estos momentos, consigna que, como presidente de la

Generalidad, transmito a todos los ciudadanos de Cataluña, es que en este

momento ante todo hay que mantener una gran, una plena serenidad, una confiada

serenidad. Que, por tanto, todo aquello que pretenda modificar la normalidad, a

introducir nuevos elementos de tensión, nuevos elementos de intranquilidad, es

malo, y que todo aquello que tienda a subrayar la normalidad y la serenidad de

nuestro pueblo, todo es bueno. Y ésta es la respuesta que hay que dar a estos

hechos lamentables, y no, por tanto, la respuesta de que las manifestaciones, de

las huelgas, ni las concentraciones, que en realidad poco o nada resolverían,

pero, en cambio, comportarían riesgo de muy grave complicación.

«Por lo tanto, esta noche y mañana por la mañana, la consigna, la consigna —

repito— que se desprende de las palabras del Rey y que el presidente de la

Generalidad transmite y hace plenamente suyas, la consigna es: trabajar para que

la normalidad sea plena, para que la normalidad sea total. Tengan la seguridad

todos los ciudadanos de Cataluña de que todas las autoridades catalanas, y por

supuesto por encima de ellas el propio Rey, están sobre este, asunto, están

sobre este,grave asunto, se ocupan de él y disponen de los medios para que no

pase a mayores, para que realmente este hecho, aún siendo, como es, muy

lamentable, no tenga consecuencias irreparables, para que el orden

constitucional en España sea plenamente garantizado y para que rápidamente la

normalidad política y la tranquilidad general vuelva a todo el país.»

En catalán, el presidente Pujol ha dicho que no hablaría más si no hubiera algún

hecho que obligara a intervenir. «Lo que he dicho es lo que vale, ´lo que

existe, que hay un momento obviamente difícil, pero es una dificultad que está

llevada, y que la situación está controlada por quienes la pueden controlar y lo

hacen con gran eficacia.

 

< Volver