Normalidad absoluta en toda España  :   
 Los gobernadores civiles, en estado de alerta. 
 Ya.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Normalidad absoluta en toda España

Los gobernadores civiles, en estado de alerta

A la hora de redactar esta información —pasadas las nueve y media de la noche—

la tranquilidad era absoluta en toda España, según noticias recogidas en

capitanías generales y gobierno civiles y militares.

Pasadas las ocho de la noche de ayer, los gobernadores civiles habían recibido

órdenes del Ministerio del Interior para convocar a las juntas provinciales de

seguridad, y se ha podido comprobar la misma calma, tanto en la zona marítima de

Canarias como en el Gobierno Civil de Las Palmas.

Ofrecemos a continuación un resumen de diversas capitales:

Madrid.— Normalidad en las cercanías del Ministerio de Defensa, edificio de

Telefónica, Correos y en las sedes de los diferentes Ministerios. La vida

continuaba su ritmo habitual, mientras las tropas estaban acuarteladas por

simple prevención. Por su parte, en Alcalá de Henares la situación era normal,

aunque cabe señalar que quedaron acuarteladas las brigadas de paracaidistas.

Barcelona.— También normalidad absoluta. En la Generalidad, el señor Pujol

siguió la marcha de los acontecimientos. Se reforzaron los servicios de la

guardia del palacio y la Policía Nacional siguió la orden de máxima alerta. Se

tienen noticias de que fue desalojada la Universidad de Barcelona como medida

preventiva y no se permitía a nadie acercarse a los centros oficiales que

estaban custodiados.

Según ha podido saberse, en conversación telefónica entre el Rey don Juan Carlos

y el presidente de la Generalidad, aquél dijo a éste: «Tranquilo, Jordi,

tranquilo.

Bilbao.— El gobernador civil de Vizcaya insistía en la completa normalidad.

Varios partidos políticos habían adoptado la decisión de convocar, para hoy una

huelga general en apoyo de la democracia, a la que probablemente se sumarían las

centrales sindicales.

Vitoria.— Calma absoluta en las Calles a primeras horas de la noche, mientras el

Gobierno Civil confirmaba que todas las tropas de la provincia estaban

acuarteladas. Por su parte, el Gobierno vasco comentó únicamente que «no había

ninguna novedad».

Pamplona.— De acuerdo con la Junta Provincial de Seguridad, la situación era

absolutamente normal en la provincia. A la junta asistieron tanto el gobernador

civil como.altos cargos de la seguridad del Estado en la provincia.

Burgos.— La Capitanía General ha confirmado la tranquilidad. La población estaba

pendiente de las emisoras de radio.

Zaragoza.— Normalidad en la quinta región militar y en la provincia de Zaragoza,

según confirmó el Estado Mayor de Capitanía General V Gobierno Civil hacia las

ocho de la noche.

Valladolid.— El gobernador militar y el coronel de la Guardia Civil manifestaron

al gobernador civil que la normalidad era también absoluta.

Santander.— Similar situación: fuentes del Gobierno Civil confirmaban la calma

mientras se alertaba a las fuerzas del orden público en previsión de posibles

incidentes.

La Coruña.- Normalidad en esta ciudad y en El Ferrol; En medios militares se

especuló con que el incidente de las Cortes hubiera sido protagonizado con

presuntos terroristas disfrazados de guardias civiles.

Granada.— Calma entre la población y alerta entre las autoridades gubernativas,

militares y policiales.

Sevilla.— Junto a la tranquilidad los primeros comentarios de que el incidente

de las Cortea podría haber sido un hecho aislado entre el vecindario.´ El

Gobierno Civil hizo públicos dos comunicados dando cuenta de la situación.

Las Palmas. En esta ciudad, como en el resto de las capitales del archipiélago,

los gobiernos civiles confirmaron la normalidad entre la población. En el

Gobierno Civil hubo reunión de las Fuerzas de Orden Público.

Melilla.—La capital ofrecía un aspecto normal a última hora de la tarde de ayer.

Guipúzcoa.—El gobernador civil de Guipúzcoa informó que la actuación en la

provincia era de absoluta normalidad. No existía ninguna situación de alerta.

Por último, los puestos fronterizos de España con Francia mantenían una

situación normal con un tráfico que no sufrió retenciones.

A media tarde, el Ministerio del .Interior comunicó a los gobernadores civiles

de toda España que estuvieran en estado de alerta. Mientras tanto, en los

alrededores del palacio de Congresos se mantenía la situación de tensión. Varios

autocares de la Guardia Civil —por lo menos fueron contados siete— continuaron

estacionados en la carrera de San Jerónimo, en tanto que la circulación´rodada

estuvo interrumpida en esta calle hasta el cruce con Cedaceros. Fuerzas de la

Guardia Civil impedían aproximarse al palacio a los civiles e incluso se ha

observado que han sido retirados algunos «walky-talkies» de periodistas y, al

parecer, de funcionarios del Cuerpo Superior de policía.

Por otro lado, las juntas de seguridad han sido constituidas en las provincias

españolas, presididas por los respectivos gobernadores civiles y constituidas

por los mandos de todas las fuerzas de seguridad del Estado en cada provincia.

Han manifestado su lealtad al Gobierno constituido.

Por su parte, subsecretarios y directores generales se reunieron asumiendo las

responsabilidades de la Administración del Estado en espera de que se normalice

la situación creada en .el Congreso, según han comunicado fuentes de la

Dirección de Seguridad del Estado. Tomaron la decisión cor orden del Rey y para

garantizar la responsabilidad del Estado.

 

< Volver