Tejero ordenó que primero saliesen las diputadas. 
 Un bloque de catorce abandonó el palacio     
 
 Ya.    24/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Tejero ordenó que primero saliesen las diputadas

Un bloque de catorce abandonó el palacio

A las diez menos cuarto de la mañana, él teniente coronel Tejero ordenó la

salida de los diputados, primero las mujeres y luego los hombres. Eran cerca de

las nueve y cincuenta y cinco cuando aparecían las primeras parlamentarias,

acompañadas de efectivos de las fuerzas de Seguridad. La socialista Adela Prats

no quiso salir en un primer momento, pero sus compañeros de partido le indicaron

que debía marcharse.

Un capitán de la Policía Nacional ha leído a las diez de la mañana a los

periodistas en las inmediaciones del la lista de diputadas que han salido

puestas en libertad. Es ésta: Elena María Moreno, Dolores Pelayo, Marisol

Arrutes, Juana Arce, María Victoria Fernández España, Blanca Morenas, Carmen

Solano, Carmen García Bloise, Avelina Pla, Carmela García Moreno, María-Josefa

Lafuente, María Teresa Revilla y Soledad Becerril.

El resto de las diputadas que no habían salido a las diez de esta mañana del

Congreso es porque se han negado a ello y han decidido permanecer con el resto

de los diputados varones en el hemiciclo.

No todas las mujeres han abandonado el Palacio del Congreso, a pesar de que el

teniente coronel Tejero permitió la salida a todas las mujeres diputadas, según

ha manifestado la diputada centrista María Teresa Revilla, que manifestó que

algunas mujeres diputadas expresaron su deseo de permanecer en la Cámara; entre

ellas se encontraban Pilar Bravo, Eulalia Vintró y la socialista Elena Vázquez.

Según María Teresa Revilla, posiblemente una o dos más también expresaron su

deseo de permanecer en la Cámara, y señaló que la preocupación de todos los

diputados estribaba en su familia. En ese sentido, María Teresa Revilla portaba

cierto número de tarjetas donde algunos diputados habían escrito el número de

teléfono de sus familiares rogándole que llamara a sus familias para decirles

que todos se encontraban bien, Dijo después que el momento de mayor tensión, que

ha sido cuando los guardias civiles Irrumpieron en el Palacio del Congreso, el

resto de la noche ha transcurrido con. total tranquilidad. Los diputadas podían

hablar desde su escaño; los efectivos de la Guardia Civil, entre los que se

encontraban también miembros de la Policía Militar, hablaban entre ellos y no ha

habido ningún momento de tensión hasta que el diputado de Coalición Democrática

Manuel Fraga Iribarne, al parecer bastante excitado, protagonizó un incidente.

En el momento de la liberacción, María Teresa Revilla manifestó que el teniene

coronel Tejero se dirigió al hemiciclo y dijo que .en negociaciones con el

Gobierno habían acordado,,permitir dejar abandonar el palacio del Congreso a las

mujeres diputadas. En ese momento fue cuando varias diputadas, las ya citadas,

manifestaron su intención de quedarse en la Cámara.

Soledad Becerril, a preguntas de los informadores, respondió que comunicásemos,

por favor, a todos los familiares por medio .de la prensa que se encontraban

bien todos los Diputados. Interrogada sobre las posibilidades de una pronta

salida de los diputados, dijo que había pocas posibilidades. Parece ser que

siguen allí, y el portavoz de la segunda sección del Estado Mayor de la Policía

Nacional indicó a los periodistas Que, por el momento, no se sabía absolutamente

nada de la intención del teniente coronel Tejero y los guardias civiles que

están a sus órdenes.

CARMEN GARCÍA BLOISE.— La noche ha sido larga y la gente está ahora más cansada

y más nerviosa, pero existe una resolución conjunta de no dejar que se pudra la

democracia, han sido las palabras de Carmen García Bloise a su salida del

Palacio de las Cortes.

Añadió que fue una escena de película. Cuando estaba votando Cipriano García

entraron los guardias civiles con pistolas. En estos momentos, dijo, los

oficiales están alocados y hay algunos guardias civiles que están dispuestos a

ponerse a las órdenes de la Policía .Nacional.

LUDIVINA GARCÍA Y ELENA VÁZQUEZ.— Las diputadas socialistas Ludivina García y

Elena Vázquez, que acaban de abandonar el Palacio del Congreso de los Diputados,

declararon: «Últimamente se han. producido momentos de mucha mayor tensión; hay

guardias civiles que han confesado que han venido aquí sin saber a lo que

venían, que se han enterado estando ya en la plaza de Neptuno y otros que los

han sacado diciéndoles que, como era el día de la investidura, tenían que venir

a hacer algún acto especial.»

«Hay una gran tensión dentro del hemiciclo. No nos dejaban salir del hemiciclo

más que para ir al lavabo.

No sabíamos que había fuera. Solamente por un diputado nuestro, que estuvo

enfermo y salió, asegura que había tantos guardias civiles fuera como diputados

dentro.»

CARMEN SOLANO.— «Loa guardias civiles que penetraron ayer en el Congreso no

sabían con exactitud a lo que iban. Se les había dicho que iban a detener a un

comando de Eta que había tomado la Cámara», ha declarado la diputada Carmen

Solano, una de las parlamentarias que han abandonado la Cámara hacia las diez de

la mañana.

La . diputada centrista añadió que todos sus compañeros se encuentran bien y que

ellas habían accedido a abandonar el Palacio de las Cortes para tranquiliazar a

los familiares de sus compañeros.

Sobre el ánimo del teniente coronel Tejero, Carmen Solano ha dicho que ayer por

la tarde estaba «muy

chulo», pero que en las últimas horas había decaído mucho.

 

< Volver