Autor: Dávila, Carlos. 
 Democracia esperanzada. 
 Sumario golpista a favor de las libertades     
 
 ABC.    16/08/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

ABC

NACIONAL

DOMINGO 16-8-81

Democracia esperanzada

Sumario golpista a favor de las libertades

Por Carlos DAVILA

SALOU (verano del 81). El golpe ha fracasado definitivamente. Si alguna

esperanza quedaba en la mente de los partidarios de la cadena, si aún

alimentaban los involucionistas una cierta fe en el cerrojo y el bastón, las

declaraciones ya conocidas de Miláns, Armada y Tejero, les han asestado un golpe

mortal.

¿Quién después de conocerlas puede sentirse honrado?

¿Quién tendrá todavía agallas para proclamar la virtud de una acción

impresentable? Por eso, la publicación del sumario es, a mi juicio, un servicio

transparente a la consolidación de nuestro sistema de libertades.

La zarabanda de contradicciones es penosa, las acusaciones directas e

indirectas, grave en unos ciudadanos que no. han hecho honor a su uniforme, el

traspaso de responsabilidades de unos a otros, lastimoso, las medias verdades y

las ocultaciones, interesada pero burda, y las intenciones aviesas de «tirar por

elevación» son, al tiempo, intolerables y groseras. En definitiva, una batería

de despropósitos, que nunca se hubieran urdido con menor tino si de

desprestigiar al golpe y a sus protagonistas se tratara.

Habría que analizar punto por punto, objetivo que no se propone esta crónica

política de verano, cada una de las manifestaciones de los implicados para

encontrar un nuevo argumento contra los golptstas. Pienso yo que a partir de

ahora, el juicio, las temidas vistas que han venido esgrimiéndose como espada de

Damodes contra la democracia, tienen ya menos importancia. Son conocidas las

armas de los defensores y sabidos también tos argumentos de los presuntos

afectados y nada ya puede extrañar. Sorprende, eso sí, el descaro al borde mismo

de la paranoia judicial. De un defensor, concretamente de Quintana Aparicio, que

se ha atrevido a decir con una audacia, sorna e irresponsabilidad, una frase que

le descalifica: «en todos los pronunciamientos militares, cuando los autores no

han sido fusilados, las penas que han cumplido nunca han sido superiores al año

de prisión».

¿Cabe más estulticia? ¿Se.puede suponer una mayor falta de respeto a los

Tribunales?

Y, sobre todo, un escaso conocimiento de la Constitución. La norma suprema que

muchos abogados de los golpistas parecen ignorar cuando hablan de la «obediencia

legítima» una figura entre ordenancista y jurídica, que está en este caos en

flagrante contradicción con el Código de Justicia Militar, un código, hay que

recordárselo a estos desmemoriados de coyuntura, que afirma textualmente: «se

considera que no existe obediencia debida cuando las órdenes entrañan ejecución

de actos que manifiestamente sean contrarios a tas leyes y usos de guerra, o

constituyan delitos, en particular contra la Constitución».

El p´árrafo, clarificador, afecta también a los * ocupantes del Congreso, que

cogidos a con-trapié (recuérdese la variedad de uniformes), por sorpresa (Tejero

ha dicho: «recluta a los que pude») y engañados (hasta el último

momento´creyeron en una acción contra ETA), mantuvieron sus armas contra gentes

indefensas. Pero afecta sobre todo a los implicados con mayor responsabilidad en

el golpe, sorprendidos, según sus abogados, por la dureza de las peticiones del

ejemplar fiscal Claver Torrente.

¿Qué podrían esperar? ¿Es que acaso se puede atentar contra el orden

constitucional español como si nuestro país fuera una república bananera?

MUCHOS TEMORES SE HAN DISIPADO

Los juicios dirán la. última palabra, pero muchos temores se han disipado en

este verano irregular de calores, sólo por la conjunción de dos hechos de muy

distinto signo: la difusión de las solicitudes penales del fiscal y el

conocimiento general del sumario, con las correspondientes declaraciones de los

implicados. Uno y otro son suficientes para conocer que estamos en un Estado de

Derecho, que el que viola sus leyes debe atenerse a las consecuencias y que la

Justicia es independiente por encima de cualquier presión y de todos los miedos.

En los próximos tiempos, la ofensiva golpista va a cambiar, y hay .que

advertirío, necesariamente de rumbo. Sus propaladores, ya lo he dicho, tienen

que haber quedado demudados ante ta incoherencia y la escasa prestancia de las

declaraciones sumariales. ¿Cómo atacar de nuevo? Presumo que los esfuerzos se

van a concentrar en volcar sobre uno de los detenidos el máximo de desprestigio

y deshonor, hacer del reo de todas las ruindades y presentar por contra a los

demás como sujetos engañados de una farsa urdida con el solo afán de

protagonizar el Poder. La ultraderecha, montaraz y totalitaria, dará una batalla

de sus medios de comunicación, tratará, por ende, de presentar a Alfonso Armada

como ef «gran malo de la película». Es una añagaza para exculpar a los golpistas

que defienden presupuestos tan elementales como los suyos:

PSÓE-UCD: CUESTIÓN DE PATIO DE VECINDAD

Con el golpe fracasado, las cuestiones de política rasa y concreta ocupan

también interés. El rifirrafe entre UCD.y e! PSOE es una cuestión de patio de

vecindad, que por el .buen gobierno de las dos formaciones debe olvidarse cuanto

antes. Porque-además hay más papeles. Yo conozco alguno de ellos- y son

impresentables, forman parte una maraña •de lides, ingeniadas para el

desprestigio del contrario, muy poco respetables. En UCD existe toda una

documentación pretendidamente arrancada de las garras de la Secretaría de

Organización del PSOE; que tiene al frente la dama de hierro Carmen García.

Bloise, en la que la tal Secretaría viene a reconocer que ha bajado la

militancia, que los que quedan no pagan, que los que pagan no asisten y que los

que asisten critican. Para mayor abundamiento, la Secretaría, en una autocrítica

muy propia del pasado marxista de la Bloise, se conduele de que las cosas se han

hecho muy mal, que no existe disciplina y que el nivel de contento de los

afiliados es mínimo.

Este es otro de los papeles que pueden saltar a la luz, filtrado, claro está,

por los estrategas centristas, más preocupados, según se ve, en serenar los

ánimos del corral ajeno que en poner orden al propio, donde se agitan los

intereses y se tiran de los´ pelos las comadres.

El papel, además, parece auténtico. Como puede serio el de los hipotéticos

pactos entre el Partido Comunista de la Unión Soviética y aquel PSOE, recién

salido de la clandestinidad, que visitó Moscú en un invierno nefasto. Que Rusia

no quiere a España en la OTAN es un versículo en el evangelio comunista. Esto

nadie puede dudarlo. Y ´hará cuanto sea preciso para impedirlo: desdé alimentar

y cobijar terroristas (ETA, como se mostró en estas mismas páginas, sabe bien de

la generosidad soviética en armas y dinero), hasta pudrir relaciones o engrasar

campañas´ honestas contra el atlantismo.

TELEVISIÓN PRIVADA: PACTOS SUBTERRÁNEOS

Los dos partidos, ellos" sí tienen bastantes pactos subterráneos que tapar: el

último y más escandaloso el de la televisión privada. En este punto, los niveles

de responsabilidad son diferentes: UCD defiende en su programa electoral y en

las tesis de su segundo congreso, la organización rápida de emisoras´de

titularidad privadas y lo defiende y to alienta a sabiendas de que, por ahora,

hay que hacer caso omiso a las reglas.

¿Qué ha pasado?

Simplemente, que como un día, afirma con justeza Alfonso Guerra: «En la

televisión les hemos ganado a estos chicos de UCD.» Estos chicos eran, entre

otros, Rafael Calvo, el negociador menos avisado que han conocido los tiempos,

que cedió y cedió simplemente para conseguir que se formara el Consejo de

Radiotelevisión at precio que fuera, y que su patrocinado José Antonio Escudero

pudiera subirse a la poltrona de la dirección general. Pero ni eso pudo lograr,

porque le ganó por la mano el ministro Cabanillas, que montó todo un equipo de

la casa de la radio y a su frente Castedo, caído en desgracias centristas que

más han hecho por entorpecer et montaje de las televisiones privadas en España.

Cuando los diputados, más de una treintena, de su partido formularon una

propuesta reglamentaria, el «entourage» de Pío impidió incluso, con artes que

sólo ellos conocen, la publicación de la propuesta en algunos periódicos. Un

éxito informativo de primera magnitud.

Cabanillas y Ordóñez tienen ahora que respetar un pacto. Que existe según ha

reconocido José Federico de Carvajal, el oscuro socialista burgués que un día

presidió la gestora entre congresos.

El PSOE no quiere la televisión privada, al menos antes de las próximas

elecciones, porque sabe «que quien tiene la televisión gana en las urnas». Y

tienen razón los socialistas. Lo increíble es que les secunden los políticos de

UCD, cegatos como cuponistas y herederos de una época en que los pactos y el

trapicheo pusieron en peligro toda la Historia de España.

Unos y otros, sin embargo, pueden quedarse compuestos y con televisiones

privadas, si el Tribunal Constitucional, organismo ejemplar donde los haya,

decide ocuparse del problema y dar paso a cadenas no sujetas al control público.

Entonces el rumbo de los comicios puede variar.

Para septiembre van a quedar los grandes ternas: las dos remodelaciones

pendientes {Gobierno y partido) ya no pueden esperar más tiempo y el propio

presidente lo ha reconocido así. Calvo-Sotelo, prisionero entre su tendencia

natural a quedar por encima del arbolado y las presiones internas a coger el.

toro por los cuernos, no tiene otro remedio que solucionar la situación.

En el panorama quedan las elecciones gallegas con sus particulares meigas

escondidas y la abstención flotando amenazadoramente. De ellas hablaremos más

tarde, que irá en los finales de este año tan grave, los juicios de aquel

febrero enloquecido. Unos juicios que desde ahora; según mi participarecer,

tienen

mejor pronóstico.

 

< Volver