El Pleno del Ayuntamiento agradece el comportamiento de los madrileños. 
 El alcalde pidió clemencia para los golpistas     
 
 ABC.    25/02/1981.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

22/ABC

NACIONAL

El Pleno del Ayuntamiento agradece el comportamiento de los madrileños

El alcalde pidió clemencia para los golpistas

Cuando el alcalde de Madrid, don Enrique Tierno Galvan, y el primer teniente de

alcalde, don Ramón Tamames, llegaron a la Casa de la Villa, sus compañeros de

Corporación se habían constituido en ayuntamiento y celebraban un Pleno

extraordinario, presidido por el segundo teniente de alcalde, don Alonso Puerta,

para dar a conocer un comunicado refrendado por los tres grupos políticos sobre

los graves sucesos ocurridos en el Congreso.

El comunicado decía, entre otras cosas, lo siguiente:

«Primero. El apoyo decidido de este Ayuntamiento en representación del pueblo de

Madrid, a todas las instituciones que configuran la democracia española, al Rey

—como supremo defensor de la Constitución— y, en estos momentos excepcionales,

ai Congreso de los Diputados, que representa la soberanía popular.

Segundo. La repulsa más enérgica ante cualquier acto orientado a interrumpir el

proceso democrático español y que deshonra a sus protagonistas, especialmente si

visten el uniforme de las Fuerzas Armadas, obligadas a defender la Constitución.

Tercero. Agradecer al pueblo de Madrid su excepcional comportamiento, que está

suponiendo un ejemplo de serenidad en ocasión tan grave.

Cuarto. Exigir la inmediata restitución del orden en el Congreso de los

Diputados, con ¡a inmediata liberación de todos los diputados de la nación y de

los miembros del Gobierno.

Quinto. Hacer llegar a nuestro alcalde, don Enrique Tierno Galván; al primer

teniente de alcalde, don

Ramón Tamames, y al concejal don Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, miembros del

Congreso, nuestra solidaridad y afecto.

Sexto. El Ayuntamiento seguirá constituido hasta la total superación de

circunstancias tan excepcionales siempre al servicio de Madrid, a la vez que

exige a las más altas autoridades de la nación, y dentro del más escrupuloso

sometimiento a las leyes, el esclarecimiento de los hechos y la exigencia plena

y urgente de responsabilidades.»

GRANDES APLAUSOS AL LLEGAR EL ALCALDE

Cerca de las doce y media llegaron al Ayuntamiento el señor Tierno Galván, el

señor Tamames y el concejal de UCD señor Alonso de Velasco, que se encontraba en

la tribuna de invitados presenciando la votación de investidura cuando se

produjo el asalto y quiso quedarse con sus compañeros de Corporación.

Fueron recibidos con grandes aplausos y muestras de contento. En el salón de

Plenos les dieron la bienvenida oficial y pronunciaron unas palabras el segundo

teniende de alcalde, don Alonso Puerta; el portavoz de UCD, don José María

Alvarez def Manzano, y la señorita Cristina Almeida, en nombre del PCE. Todos,

más o menos, vinieron a decir lo mismo. Mostrar su alegría, de un iado, por

haberse restablecido el orden, y, de otro, por la buena respuesta por parte de

todos.

TAMAMES NO TUVO MIEDO

El primer teniente de alcalde, don Ramón Tamames, relató las dramáticas horas

vividas en el hemiciclo del Congreso. Señaló !a enorme serenidad y entereza de

los trescientos cincuenta diputados y los casi cien sena--dores. Elogió también

ta impresionante actitud de las diputadas. «Desde ese punto de vista el episodio

ha sido reconfortante.» El confesó que no pasó miedo en ningún momento, pero sí

se daba cuenta, al igual que sus compañeros, de la gravedad de la situación. «La

tranquilidad nos llegó cuando tuvimos noticias del mensaje del Rey a través de

la radio camuflada de Abril Martorell.»

Cerró el acto el alcalde de Madrid: «Han sido horas de inquietudes, pero que se

han llevado con tranquilidad.». Subrayó que lo ocurrido refuerza la democracia.

Calificó el golpe de pronunciamiento al estilo siglo XIX, y ha pedido clemencia

para sus autores. «La clemencia va del brazo de la Justicia.»

NINGÚN CONCEJAL PUDO DORMIR

Dijo también el alcalde que, aunque preocupado, se encontró perfectamente en

todo momento, pero que no pudo dar, debido a la tensión lógica, ni una sola

cabezada en toda la noche.

Ningún concejal pudo dormir en toda la noche, y unos en el Ayuntamiento, otros

en Neptuno y en distintos fugares estuvieron conectados. El concejal don José

María Alvarez del Manzano pasó; la noche en televisión, desde donde llamó varias

veces al Ayuntamiento. El tercer teniente de alcalde, don José Barrionuevo,

responsable de la seguridad ciudadana, estuvo .controlando a la Policía

Municipal desde su despacho de la Casa de la Villa.

 

< Volver