Algunos documentos han desaparecido. 
 El Congreso de los Diputados presenta un aspecto desolador     
 
 ABC.    25/02/1981.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

NACIONAL

MIÉRCOLES 25-2-81

Algunos documentos han desaparecido

El Congreso de los Diputados presenta un aspecto desolador

MADRID. A primeras horas de esta tarde, el Congreso de los Diputados ofrecía un

aspecto desolador, según pudo comprobar un redactor de Efe que tuvo la ocasión

de recorrer con detenimiento las dependencias de la Cámara. A pesar de que los

servicios de limpieza empezaron su trabajo poco después de que el Palacio fuese

abandonado por los últimos guardias civiles, todavía se podía sentir una

sensación de abandono y suciedad, incluso de violencia, en algunas zonas del

Palacio.

Así, en el hemiciclo, en el que los servicios de limpieza sacaron grandes

cantidades de colillas de cigarrillos, se observaban perfectamente impactos de

bala en distintas tribunas.

En los frescos centrales del hemiciclo se apreciaban siete u ocho impactos de

bala, alguno de los cuales había roto, incluso, algunos cristales de la

claraboya del techo.

También en distintas tribunas de invitados y en la de diplomáticos, las paredes

y e techo mostraban orificios, algunos incluso ligeramente por encima de la

altura normal de una persona sentada. En la tribuna de Prensé se apreciaban,

igualmente, cinco impactos de bala, uno de ellos a la altura de los pies, juste

en el borde de la barandilla.

Tanto el recinto del bar del nuevo edificio como el antiguo de la entrada de la

puerta de los Leones, mostraban el aspecto de habe soportado la presencia de

numerosas personas que, sin excesivos miramientos, habían pernoctado en su

interior. El crista! de alguna mesa estaba roto, las moquetas y alfombras

estaban sucias de haberse, desparramado en ellas líquidos y alimentos, y se

apreciaban quemaduras de colillas de cigarrillos.

Según ha podido saber Efe, de la cafetería se habían llevado prácticamente todas

las existencias; parte de la vajilla se había roto y había desaparecido el

contenido del «bote» de los camareros.

Cascos vacíos de botellas de vino, cerveza y otros licores se encontraban

esparcidos por la mayor parte de las dependencias del Palacio, según explicó el

personal de la limpieza.

Diversos despachos que se encontraban cerrados fueron objeto también de la

actitud de los asaltantes, que, una vez rotas las cerraduras a patadas o con las

culatas de sus armas, entraron en los mismos, registrando los cajones de la mesa

y los armarios. De estos despachos han desaparecido, según manifestaron fuentes

parlamentarias, algunos papeles, mientras que otros se encontraban revueltos y

desparramados por el suelo.

 

< Volver