En un acto más de serenidad. 
 El Rey mantuvo ayer las audiencias previstas     
 
 ABC.    25/02/1981.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

En un acto más de serenidad

El Rey mantuvo ayer las audiencias previstas

MADRID. El Rey Don Juan Carlos mantuvo ayer las audiencias que tenía programadas

desde hace tiempo, como si nada anormal hubiera ocurrido. A las doce de la

mañana Su Majestad recibía, en el Palacio de la Zarzuela, al nuevo embajador de

España en Ecuador, Antonio de Oyarzábal y señora, que acudieron a despedirse del

Rey.

Durante toda la mañana siguió el desarrollo de los acontecimientos y, en

especial, la negociación con los efectivos que ocupaban el Congreso. Esta

conducta de serenidad y entereza fue la tónica de la actividad del Monarca

durante todo el tiempo que duraron los acontecimientos. Fuentes consultadas por

Europa Press manifestaron que el Rey no se dejó llevar en ningún momento por el

desánimo, el cansancio o la desesperanza. Después de las primeras .horas que

siguieron al secuestro del Parlamento y el Gobierno, así como el tiempo que

dedicó a preparar su mensaje al pueblo español, Don Juan Carlos estuvo en

contacto permanente con los capitanes generales y la Junta de Jefes de Estado

Mayor. Su información ha sido «al segundo» durante toda la noche. Permaneció en

pié, infundiendo ánimos a muchas de las personas que hablaron con él.

Según las citadas fuentes no le fue posible hablar con el Congreso de los

Diputados por estar las comunicaciones cortadas con la Cámara. Sin embargo,

tenía una permanente información a través de los testimonios de altos cargos de

la Guardia Civil y de otras personas que visitaron la Cámara, así como la de

aquéllas a quienes se les facilitó la salida.

Además de los numerosísimos testimonios de solidaridad recibidos en ¡a Zarzuela,

antes

y después de su mensaje a la nación, Don Juan Carlos recibió muestras de apoyo e

Interés por parte de muchos jefes de Estado y de Gobierno. Cabe señalar a este

respecto los testimonios del presidente francés, Giscard d´Estaing; de Portugal,

Eanes, y de los Reyes de Marruecos, Hassan II, y de Jordania, Hussein. Fueron

también numerosos tos testimonios de solidaridad remitidos por políticos de

países de diversos Continentes. El cardenal Tarancón envió ayer al Monarca un

telegrama en el que manifiesta la profunda adhesión de los obispos españoles a

su mensaje de respeto a la Constitución, de normalidad democrática y de serena

concordia entre todos los españoles.

En parecidos términos se manifestó el Comité ejecutivo de Alianza Popular en

otro telegrama enviado al Palacio de la Zarzuela.

Por su parte, la Unión Monárquica ha entregado un comunicado a las agencias

informativas en las que pide a todos que recapaciten sobre la urgente necesidad

de adaptar los actuales poderes que la Constitución otorga al jefe del Estado,

acrecentándolos y adecuándolos a las «urgentes necesidades que requieren la

defensa de la paz, la libertad y la democracia, de la que el Rey es el

depositario y el arbitro indiscutible».

 

< Volver