Según una primera estimación. 
 No es probable que Tejero sea un perturbado     
 
 ABC.    25/02/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Según una primera estimación

No es probable que Tejero sea un perturbado

MADRID. Varios de tos parlamentarios liberados a mediodía de ayer, tras la

prolongada ocupación del Congreso, expresaron a los periodistas su opinión de

que el .teniente coronel Tejero manifestaba actitudes psicopáticas. Al margen de

las connotaciones políticas del caso, ¿es un loco este hombre?

Esta presunción no es compartida, en un primer —y, a falta de datos seguros y

fiables., prematuro— análisis de la personalidad de Tejero Molina, perfilado a

un redactor de A B C por un prestigioso psiquiatra español. Sin duda alguna,

cualquier posible psicopatía debería ser dilucidada en su día por un tribunal de

peritos. (Los servicios médicos de las Fuerzas Armadas disponen, de todas

formas, de cuadros psiquiátricos cualificados.)

No es fácil aventurar —añade nuestro informante— que el teniente coronel Tejero

sea un perturbado, a tenor de la discordancia entre lo espectacular —y no exento

de dramática comicidad— de la operación acaudillada por dicho señor y su

resolución incruenta; es decir, que, a pesar de todas las tensiones desatadas

durante el asalto, no haya habido derramamiento de sangre. Al contrario, podría

hablarse de autocontrol del responsable de esta flagrante violación del fuero

parlamentario y de una cierta capacidad de dominio sobre sus secuaces.

Tampoco hay que hablar, de buenas a primeras, de megalomanía. A juzgar por sus

palabras, el señor Tejero asumía un papel secundario en la acción; insistía

siempre en que estaba cumpliendo una misión que le había sido confiada por

alguien superior a él.

Otros posibles indicios de desequilibrio psíquico o mental, como el tono y las

inflexiones de su voz, no demostrarían, por ahora —opina nuestro interlocutor—,

sino que el teniente coronel Tejero Molina no tendría mucho porvenir como

cantante de opera.

 

< Volver