Nuevas revelaciones del sumario del 23-F. Según la declaración de Gutiérrez Mellado. 
 Armada criticó duramente al Rey el 13 de febrero     
 
 ABC.    15/08/1981.  Página: 3-8. Páginas: 6. Párrafos: 100. 

4/ABC

NACIONAL

SÁBADO 15-8-81

Armada criticó duramente al Rey el 13 de febrero

El relato del juez Instructor del sumario por los hechos de! 23 de febrero, al

que ha tenido acceso Europa Press, expone en uno de sus apartados la actuación

de todos los procesados y distingue cuatro grupos de ellos: míos que parecen

haber participado en la preparación de los hechos del 23 y 24 de febrero y,

salvo alguna excepción, en su realización.

Los que participaron en la realización de los hechos, pero no consta que los

conocieran hasta que se produjeron, o con una mínima antelación e información

suficiente.

Los que mostraron ostensiblemente su adhesión.

Los casos especiales que ha planteado al instructor la actuación de los que

fueron arrestados gubernativamente como consecuencia de los hechos y cuyo

procesamiento no ha considerado procedente.

Siempre, según el .sumario de! 23-F, tos cuatro grupos son los siguientes:

PRIMER GRUPO

Están incluidos los generales Miláns del Bosch, Armada y Torres Rojas; los

coroneles Ibáñez y San Martín; tenientes coroneles Más y Tejero; comandantes

Cortina y Pardo Zancada; capitán Gómez Iglesias, y el paisano Juan García

Carres.

~ El juez instructor relata en cerca de sesenta folios tos hechos imputados a

todas estas ´personas del primer grupo. Muchos de estos hechos ya han-sido

suficientemente difundidos. En resumen, son los siguientes:

JUAN GARCÍA CARRES

— Juan García Carres concertó la primera entrevista con el teniente.coronel

Más, ayudante de Miláns del Bosch, y el teniente coronel Tejero. Invitó a Pedro

Más y le preguntó si tenía Inconveniente en que se incorporase Tejero. Esta

declaración de Pedro Más es negada por Tejero y García Carres.

— Asistió a la reunión celebrada en Madrid en la calle del General Cabrera, 15,

en la

que se expuso la necesidad de ocupación del Congreso y la fecha posible, aunque

se aplazó.

— García Carres llamó e! día 21, a las once de la noche, a Pedro Más para

decirle que había dejado reunidos ´á Armada, Tejero y Cortina.

— Habló con el periodista Juan Pla en la noche del 23 al 24 y le recriminó que

haya dicho a la esposa de Tejero que va a intentar convencer a su marido de que

ha fracasado. García Carrés cortó la conversación porque, según dice a Pla, le

están llamando todos los capitanes generales de la nación.

— En la misma noche. García Carrés informó a Tejero por teléfono de que los

regí, mientos de Villaviciosa y de Pavía iban hacia el Congreso; te animó a

aguantar y le dijo que se ocupara de un manifiesto que Tejero ha dado a Abad

para que lo publique en «El Alcázar».

García Carrés niega todo to dicho y también que estuviese dispuesto a servir de

enlace entre Miláns y Tejero en caso de que se cortasen las comunicaciones. Sin

embargo. Tejero declara que le utilizó como enlace y reconoce que en aquella

noche habló con « en tres ocasiones, pero soto para asuntos familiares.

Pedro Más admite que habló con García Carrés, quien le dio a conocer un escrito

que pudiera ser el manifiesto.

GENERAL TORRES ROJAS

— Asiste a la reunión celebrada en Madrid en la calle del General Cabrera

— Se traslada a Madrid el día 23 de febrero al cuartel general de la División

Acorazada, de la que fue jefe.

— La razón real de su presencia, según San Martín, era ratificar con su nivel

jerárquico a Juste, por el mayor ascendiente que Torres Rojas tenía. El mismo

reconoce el carisma de que goza entre los cuadros y mandos de la división.

Nuevas revelaciones del sumario del 23-F

— «Preguntado Pardo Zancada si el motivo real de la presencia de Torres Rojas

fue asumir en caso necesario el mando de la división, contesta que tales

pudieran ser las razones de Miláns, aunque no cree que Juste fuese a adoptar

actitudes de violencia. E´ ´ pitan general de la I Region y su jefe de Estado

Mayor consideran verosímil que esa pudiera ser la finalidad de la presencia de

Torres Rojas, y por considerarlo muy probable, el primero llamó urgentemente al

capitán general de la VIII Región para que Juste se incorpore a su destino.»

CORONEL IBAÑEZ

— Ibáñez visita a Armada en Lérida y en Madrid, por orden de Miláns, los días

19 de enero y 3 y 16 de febrero.

— Ibáñez preguntó a Tejero desde Valencia, el 21 de febrero, si el golpe se

podía realizar este día, y se le dijo que la votación se repetirá el tunes, 23.

— Cede un despacho particular para la conversación que el día 21, a las 3 de la

tarde, tuvo Miláns con Armada.

— El día 22 presencia la conversación de Miláns con Armada. Tras ella, Miláns

le dice que la operación del Congreso se hacía según le había dicho Armada,

porque no se podía contener a Tejero.

— Junto con el teniente coronel Somato, fija los itinerarios y objetivos

finales de los grupos tácticos de la operación «Alerta Roja», sustituyendo las

previsiones iniciales por otras en que dichos objetivos se sitúan dentro del

casco urbano de Valencia.

CORONEL SAN MARTIN

— San Martín encarga !a distribución de las misiones de las unidades de la

división acorazada. Señala como objetivos TVE y las emisoras de radio, así como

la ocupación del Campo del Moro y el parque del Retiro. No deben tolerar la

formación de grupos de paisanos cerca de las tropas; y, si son atacados, la

orden es disparar al aire, después al suelo y por último al cuerpo. Deben

invocar siempre el servicio de España y del Rey.

— Sobre la medianoche, el capitán Batista, del Estado Mayor de la División,

pide autorización a San Martín para dirigirse a la emisora La Voz de Madrid,

según manifiesta, con la simple intención de obtener información; pero, según

resulta del sumario, para proceder a una auténtica ocupación de la emisora, en

la que permaneció con la Fuerza Armada a sus órdenes hasta las 4,30 y desde la

que intentó que se transmitiese un manifiesto justificativo de la ocupación del

Congreso. San Martín le´Concedió la autorización solicitada, de la que no dio

cuenta al .jefe de la división.

TENIENTE CORONEL MAS

— Se entrevista con Tejero por orden de Miláns.y le transmite-la orden de

preparar la ocupación del Congreso.

— Informa a Miláns sobre la personalidad de Cortina como hombre de confianza de

Armada.

— Tiene conocimiento de ¡as conversaciones telefónicas entre Miláns y Armada.

— Cuando Tejero le manifiesta desde el Congreso, una vez ocupado éste, que el

coronel Alcalá Galiano está «incordiando», Más replica: «Mándalo a hacer

púnelas.»

— En sus conversaciones telefónicas con Tejero durante la noche del 23 al 24,

García Carres se refiere frecuentemente a un «Pedro» con quien está

simultánemente en contacto.

TENIENTE CORONEL TEJERO

— El capitán Ramos declara que llegó a decir a Tejero que les había engañado y

que debía dejar en libertad a los diputados, a lo que Tejero contestó que antes

que eso haría del Congreso un santuario.

— Tejero ha llamado a Valencia, y en vista que Miláns no se puede poner, según

Ibáñez manifestado a éste que está dispuesto a entregarse, siempre que Armada

acuda al Congreso para negociar con él. Tejero afirma que se lo dijo el propio

Miláns. Conocidas las condiciones de Tejero por Armada y por Aramburu, y hechas

las consultas pertinentes, son aceptadas y firmadas por el primero de los

generales citados en dos ejemplares manuscritos.

COMANDANTE CORTINA

— Sobre el día 20 Cortina se entrevista con Tejero. Cortina se presenta como

hombre de confianza de Armada y le da instrucciones para la operación del

Congreso.

— Según Miláns, Cortina sirve de enlace para la entrevista de Armada y Tejero

que se celebra en el hotel Cuzco, de Madrid.

— Según Tejero, se citó con Cortina en la cafetería del hotel Cuzco, sobre el

día 20, y desde allí se trasladaron a un piso de la calle Juan Gris, donde le

esperaba Armada.

— En la reunión del Parque Móvil, del día 23, entre Tejero, Manchado y Abad,

Tejero presenta al capitán Gómez Iglesias como «hombre de Armada» y «de

Cortina». Gómez Iglesias estuvo encargado de coordinar las fuerzas que van al

Congreso.

´ — Un Seat 124 espera en el paseo de las Delicias al coche que lleva a los

guardias civiles de Valdemoro para guiarlo hasta el Congreso: El sargento Parra,

del CESID, afirma que lo conducía el cabo Monje, de la misma unidad, a quien sé

lo´ordenó el capitán. García Almenta. Es imposible que´ esa orden no contara con

el conocimiento de Cortina.

COMANDANTE PARDO ZANCADA

— El día 22 recibe la orden de trasladarse a Valencia, donde habla con Miláns.-

A su regreso de allí, el mismo día 22, informa a San Martín, quien le ordena que

avise a Torres Rojas para que esté en Madrid el día 23.

— Pardo habla con Torres, y al día siguiente le recoge en el aeropuerto.

— Asiste a la reunión de´la División Acorazada.- Se plantea la conveniencia de

avisar al capitán general de la I Región, a. lo que Pardo contesta que esa

llamada se oponía a las instrucciones de Miláns, y que únicamente se podían

recibir .órdenes de Miláns y Armada.

— Pardo anuncia a los miembros del Estado Mayor graves acontecimientos por

España y por el Rey, y les informa de la participación de Miláns y Armada.

— Cuando fue ordenado el acuartelamiento de las unidades de la División y el

regreso de las que habían salido, Pardo recrimina a San Martín haber accedido

a secundar dicha orden y .le manifiesta su propósito de acudir al-Congreso al

frente de la unidad para solidarizarse con Tejero.

— A la 1,35, Pardo llega al Congreso al . frente de una unidad, y se pone a fas

órdenes de Tejero, aunque de hecho mantuvo la autonomía del mando sobre sus

hombres. Llama a Valencia y pide a Mas que comunique al genera) Miláns que está

a sus órdenes.

— Desde él Congreso hace dos-llamadas infructuosas de refuerzos y ayuda a Pardo

de Santayana, y a San Martin, y al teniente-coronel Piserra.

— Colabora en la redacción del manifiesto justificativo de la ocupación del

Congreso. Envía al capitán Dusmet a ocupar La Voz de Madrid.

— San Martín le transmite la orden del Rey. Pardo pide que se lo escriba, y

llama a Miláns para que apruebe su retirada del Congreso. Como no le da orden de

retirarse, comunica que continuará allí.

— Su amigo coronel Fuentes acude a negociar. Le pone condiciones semejantes a

las que luego estableció Tejero- Cuando finalmente se concedieron salió del

Congreso.

CAPITÁN GÓMEZ IGLESIAS

— En la madrugada del 20 acompaña a Cortina a entrevistarse con Tejero. En esa

reunión, Cortina ofrece a Tejero la cooperación de tos mandos y vehículos del

CESID, que controlará Gómez Iglesias.

— En la tarde del 23 se reúne con el coronel Manchado, Tejero y Abad en el

despacho de Manchado, donde es presentado como «hombre de Armada» y «de

Cortina», y respalda la afirmación de que Armada está detrás de la operación del

Congreso.

— Según Tejero, Gómez Iglesias tiene a su cargo la coordinación de las fuerzas

armadas que van al Congreso, valiéndose del radioteléfono y de varios vehículos

del CESID.

MILÁNS DEL BOSCH

— Entabló relación con Tejero por mediación de su ayudante, teniente coronel

Mas. Este se reunió con Tejero en dos ocasiones para estudiar la ocupación del

Congreso. Mas niega que hiciera tal propuesta y Miláns niega que ordenara la

entrevista. .

— El 10 de enero de 1981 conversó con Armada sobre la posibilidad de una acción

violenta, no deseable, y la necesidad de ponerse de acuerdo con quienes la

puedan estar preparando para reconducirla o retrasarla. Acordaron celebrar una

nueva reunión en Madrid el día 18 de enero. Armada admite que sólo se habló de

temas políticos y niega lo demás.

— Asistió a la reunión del 18 de enero y manifestó la necesidad de ocupar el

Congreso con.motivo de una moción de censura contra Adolfo Suárez. Ordenó al

coronel Ibáñez que visite a Armada en Lérida para comunicarle que se retrase la

operación. Cuando se produjo la dimisión de Suárez, Tejero consultó a Valencia,

y Mas, a través de Ibáñez, y éste visitó a Armada el 3 de febrero en Lérida, y

el 16, en Madrid, concertó una reunión de Armada y Miláns para recabar

información.

— En la madrugada del 20 de febrero, en la del 19 o, con menos probabilidad, en

la del 21 —según Tejero—, éste celebra una entrevista con el comandante Cortina,

quien se presenta como hombre de confianza de Armada, y le da instrucciones para

la ocupación del Congreso. Tejero llamó a Miláns, el cual le responde de Cortina

y le dice que obedezca a Armada.

INTENTO DE DETENER LA OPERACIÓN

— Miláns declara que el. 21_ por la mañana se le comunica (según cree, por

Tejero) que se había fijado la fecha del 23 para la operación y que la había

fijado por fin. Añade que intentó detenerla, y que, por ello, habló con Armada

desde un despacho particular perteneciente a Ibáñez. Armada lo niega.

— Miláns manifiesta haber conocido la intervención de Cortina como enlace para

una entrevista que celebraron Tejero y Armada en la noche del 21, en la que,

según Tejero, Armada le dio órdenes finales para ocupar el Congreso. Miláns

declara que el 22"por la mañana habla con Armada y éste le dice que la operación

se hace y que le llamará por la tarde.

— Miláns ordena al comandante Pardo que se traslade a Valencia, donde le

notifica el proyecto de ocupar el Congreso en el momento de la votación de

investidura del día siguiente, 23 de febrero. También le dice que él declarará

el estado de excepción en su Región y que se dirigirá a los otros capitanes

generales para que adopten la decisión que consideren oportuna.

— También señala que es vital el apoyo de ia División Acorazada para ocupar, la

televisión y la radio, realizado lo cual piensa que participantes en los sucesos

del 23 de febrero, pero sin que conste que los conocieran hasta el momento de

producirse o con una antelación mínima e información suficiente.

Los encausados bajo este aspecto son el coronel Manchado; los capitanes, Abad,

Acera, Bobis, Ignacio,

Lázaro, Muñecas y Pérez de la Lastra; los tenientes, Alonso, Alvarez, Bozas,

Carricondo, Izquierdo, Núñez Ruano, Ramos y Vecino, y los capitanes de la

División Acorazada Alvarez-Arenas, Batista, Cid, Dusmet y Pascual Galvez.

CORONEL MANCHADO

— Tejero declara que aunque desde hace tiempo estaba intentando convencer a

Manchado de una manera general sobre la necesidad de actuar, no le dijo nada de

sus proyectos hasta las 11,00 de la mañana del día 23, comunicándole que se

trataba de un servicio muy especial ordenado por el Rey y con participación de

Miláns y de Armada.

´ — Manchado había accedido a la petición de Tejero, a las 10,30 del 23, de

enviar conductores a que se hicieran cargo de los autocares de su propiedad que

tenía en Fuenlabrada, así como a la petición posterior´ de poner a su

disposición coches oficiales, sin solicitar justificación de la orden ni hacer

comprobación alguna.

— A las 15,00 horas, Manchado habla al capitán Pérez de la Lastra sobre la

gravedad de la situación, diciéndole que deben apoyar al Rey y salvar a España y

a la democracia.

— Manchado se dirige al personal de la «Compañía del Parque» y pide voluntarios

para un servicio a España, la Corona, la democracia y el orden, agregando que

sería la forma de que sus muertos se sintieran tranquilos en sus tumbas. Al

presentarse la totalidad de la Compañía, ordenó que sólo salieran los que

vivieran más cerca del Parque. Tejero añadió unas palabras para decir que con lo

que iban a hacer terminarían los muertos por el terrorismo.

— Tras conocer la ocupación, Aramburu llama por teléfono a Manchado, y cuando

éste le dice que ha actuado, según le dijo Tejero, siguiendo órdenes de Armada y

del propio director general de la Guardia Civil, le replica que él no ha dado

tales órdenes ni Manchado tenía por qué obedecer las de Armada. Le ordena que

retire la fuerza dependiente de él, manifestándole que como mínimo se juega su

carrera militar. Machado no cumplimenta dicha orden.

CAPITÁN ABAD

— Fraga destaca las atenciones que tuvo con él el capitán Abad. Fraga y la

vicepresidenta del Congreso, Fernández España, se refieren al resultado positivo

que tuvo la participación del capitán Abad al presentar a Tejero la iniciativa

de la salida de las diputadas.

— Según declara Abad, después de oír el manifiesto del Rey, inició, juntamente

con otros, la preparación psicológica de Tejero para llegar a una solución del

problema.

CAPITÁN ACERA

— Se une a los capitanes Bobis y Pérez de la Lastra cuando éstos le dicen que

van a un servicio en defensa de la Corona. En el interior del Congreso se enteró

de la misión de Tejero.

— Lee en el hemiciclo el comunicado de Europa Press transcribiendo el

manifiesto de Miláns.

— Sobre las tres de la madrugada va del Congreso al Hotel Palace, habla con el

comandante Ostos, ayudante del general Aramburu, y no le impide que regrese al

Congreso, lo que le confirma en su creencia de que incluso el director general

de la Guardia Civil esta implicado.

CAPITÁN BOBIS

— Insiste en que desconocía a lo que iba y que prestó sus servicios en el

botiquín, al igual que el capitán Acera.

CAPITÁN IGNACIO

— Declara que se sube al último autobús que sale hacia el Congreso sin conocer

su destino, sino únicamente lo que oye a alguno que sube, y era que se dirigían

al Congreso. Al llegar allí ordena de propia iniciativa a los guardias que van

con él que formen ´un cordón de seguridad en "la parte baja de la Carrera de San

Jerónimo.

— El general Aramburu ordena a Ignacio que mande a los guardias subir a los

autobuses. Ignacio se muestra reacio y Aramburu ordena al teniente coronel

Catalán que lo conduzca arrestado. Ignacio declara que no conocía a Aramburu e

incluso pensó que podía estar a favor del golpe de Estado que ellos habían ido

a sofocar.

CAPITÁN LÁZARO

— Desconocía a lo que iba y prestó sus servicios en el botiquín.

CAPITÁN MUÑECAS

— A las 17,30 de la tarde Tejero le pide que se dirija al Congreso, porque

tiene un grave problema allí. Así lo hace.

— El cabo Burgos declara que a las 13,30 se enteró de un aviso que Muñecas dio

al pueblo de Moral de Calatrava, donde se encontraba Burgos, para que estuviera

en Valdemoro a las 16,00 horas. Muñecas niega que avisara al cabo Burgos.

— Muñecas fue encargado por Tejero de dirigirse a los diputados para

infundirles serenidad, debido a su naturaleza tranquila. El es quien anuncia la

llegada de la autoridad competente, por supuesto militar...

— Da la orden de montar el servicio de vigilancia para los señores Felipe

González, Gutiérrez Mellado, Guerra, Rodríguez Sahagún y Santiago Carrillo.

CAPITÁN PÉREZ DE LA LASTRA

— Ve al capitán Acera subido en uno de los autocares que salen y monta él

también. Durante el trayecto

Acera le informa de que van al Parlamento.

— Pérez de la Lastra, que se ha pasado la noche entrando y saliendo del

Congreso, dice que intervino en

el.incidente entre Aramburu y Tejero, para pedir al primero que dejase pasar

tiempo a fin de que Tejero pudiese aclarar la situación. Pérez de la Lastra

llega a la conclusión, según dice, de que han sido engañados.

TENIENTE ALONSO

— Monta y manda el servido de vigilancia de los señores González, Gutiérrez

Mellado, Guerra, Rodríguez Sahagún y Carrillo, ordenado por el capitán Muñecas.

TENIENTE ALVAREZ

— Encargado de mantener el orden en el hemiciclo. Diversos diputados coinciden

en destacar la corrección de la conducta del teniente.

— Según el testimonio del ministro de Hacienda, García Añoveros, el

vicepresidente segundo del Gobierno en funciones, señor Calvo-Sotelo, pidió al

teniente Alvarez que transmitiese a Tejero la petición de que dejase libres a

los diputados, reteniendo a miembros del Gobierno.

— Otros intentos de negociar la salida de los diputados o de convencer a Tejero

para que abandonase su actitud fueron hechos, según el mismo testimonio, por los

señores Calvo-Sotelo, Pérez-Llórca y otros ministros, siempre dirigiéndose al

teniente Alvarez, el cual contestó que estaba actuando de acuerdo con su

juramento de defender a España hasta la última gota de su sangre, y que no había

posibilidad de negociar, porque sólo tenían dos posibilidades: ganar o perder.

TENIENTE BOZA

— Tejero le explica sus propósitos ese mismo día. Gutiérrez Mellado le

identifica entre los que, al levantarse de su escaño para intentar reducir a

Tejero, le rechazaron, ocasionándole unos pequeños arañazos en la barbilla.

También ha sido identificado oor una fotografía.

— Declara que manifestó a" su capitán, Abad, y a otros oficiales que quería

abandonar el Congreso.

TENIENTE CARRICONDO

— Recibe orden del capitán Muñecas de trasladarse a Madrid. Se le encomendó

impedir que saliera el personal del edificio.

TENIENTE IZQUIERDO

— Fue convocado por el capitán Abad, como todos los tenientes del Subsector de

Tráfico. Bajó al despacho del coronel Manchado, donde Tejero le expuso la

situación.

TENIENTE NUÑÉZ RUANO

— Los capitanes Bobis y Pérez de la Lastra, de la Academia de Tráfico, le

avisan que baje a los autocares. Una vez en ellos, Bobis le informa de que van

al Congreso.

— Después que una parte de los guardias procedentes del Parque han vuelto a

subir a los coches por orden de Aramburu para regresar a su punto de

procedencia, un teniente les hace bajar de los coches. Cuando Aramburu reitera

su orden, el teniente se opone, amenazándole con su pistola y con la acción de

los guardias que tiene a sus órdenes. El teniente coronel Catalán y el

comandante Moreno identifican al teniente como Núñez Ruano. El comandante Ostos

y el coronel Vázquez creen que es Núñez, aunque puede tratarse de Ramos.

TENIENTE RAMOS, UNO DE LOS AGRESORES DE GUTIÉRREZ MELLADO

— Del Subsector de Tráfico. Como sus compañeros, fue informado primero por el

capitán Abad y por Tejero después.

— Gutiérrez Mellado identifica a Ramos como uno de sus agresores. Ramos declara

que intervino para intentar apaciguar ,a Gutiérrez Mellado y conseguir que se

sentase, evitando una desgracia.

— Según declara, llegó a decir a Tejero que les había engañado, y que debían

pedir perdón y dejar en libertad a los diputados, a lo que contestó Tejero que

antes que eso haría del Congreso un santuario.

— La salida de las diputadas fue solicitada por Fraga a Ramos y denegada por

dos veces por Tejero. La tercera petición tuvo resultado positivo.

TENIENTE VECINO

— Colaboró con Ramos para persuadir a Tejero y a Pardo y encontrar un solución

al problema planteado.

CAPITÁN DE LA DIVISIÓN ACORAZADA ALVAREZ-ARENAS

— Sabía que iba al Congreso, pero no a qué ni para qué. A la 1,35 de la

madrugada Pardo llega al Congreso mandando la unidad constituida por el personal

franco- de servicio de la Compañía de la Policía Militar de la División, cuyo

capitán es Alvarez-Arenas, y de la del Cuartel General, y se pone a las ordenes

de Tejero.

El Rey disolverá el Parlamento y formará nuevo Gobierno.

— Le indica, igualmente, la conveniencia de avisar a Torres Rojas.

NO SE PUEDE CONTENER A TEJERO

— Sobre las 16,45 del día 22, desde un despacho´ particular perteneciente a

Ibáñez, tiene lugar una conversación telefónica, en presencia de éste. Más y

Pardo Zancada. Miláns manifiesta a estos cuatro militares que Armada le comunica

que no se puede contener a Tejero, por lo que la operacion.se hace.

Miláns ordena a Ibáñez que avise a Torres Rojas para que el 23 esté en Madrid.

Armada niega que tuviese tales conversaciones.

— El día 23, a las 2,00 de la tarde, Pardo Zancada comunica a Torres Rojas

cuanto Miláns le ha dicho, mientras le conduce del aeropuerto a la Acorazada.

Torres Rojas responde que se honra con la llamada de Miláns.

GENERAL ARMADA

— El 10 de enero de 1981 conversa con Miláns en Valencia sobre la posibilidad

de que se produzca una acción violenta, que no desea, y sobre la necesidad de

ponerse de acuerdo con quienes pudieran estar preparándola, para reconducirla o

retrasarla.

— Miláns, Torres Rojas, Tejero y Más coinciden en que se contaba con la

asistencia de Armada a la reunión el 18 de enero, en la calle General Cabrera,

número 15, de Madrid, aunque, según Torres Rojas, no pudiera asistir por asuntos

del servicio. Según Más, no pudo asistir por una reunión militar, y, según

Tejero, por acudir el Rey a Baqueira Beret. Armada niega que se le invitara a la

reunión.

— Ibáñez, por encargo de Miláns, hizo tres visitas a Armada, dos en Lérida y

una en Madrid. Ibáñez sostiene que fueron visitas de carácter privado e

informativo. Armada, que cialmente omitió toda referencia a las dos entrevistas

de febrero, admite después la del 16, aunque negando que la conviniese

previamente con Miláns y que en ella se hablase del golpe.

ARMADA CRITICA AL REY

— El teniente general Gutiérrez Mellado declara que, en una entrevista que tuvo

con Armada el 13 de febrero, Armada criticó duramente el comportamiento de! Rey

en el Parlamento vasco, y sus declaraciones a la televisión. De ello, Gutiérrez

Mellado dedujo que Armada, a pesar de sus afirmaciones de monarquismo y para

salvar a la Corona, según su criterio, podía llegar a aceptar soluciones

contrarias a la persona de Su Majestad.

— En la .madrugada del 20 de febrero, en la del 19 o en la del 21, Tejero se

entrevista con Cortina, y éste, a su vez, se presenta como hombre de confianza

de Armada, con quien Tejero deberá entrevistarse.

CORTINA NIEGA EL TESTIMONIO DE TEJERO

— Tejero afirma que se reunió con Armada el 20, el 19 o el 21 de febrero, por

la noche, pero, en todo caso, el mismo día de la entrevista con Cortina. Vio a

Armada en un piso de la -calle Juan Gris, número 3 ó 5, adonde Tejero llegó

acompañado por Cortina. Dio cuenta a Armada de que la operación del Congreso

estaba preparada para las 18,10 horas del día 23. Armada le encarece la mayor

exactitud y te da instrucciones. Armada niega que asistiera a tal entrevista y

facilita una reconstrucción de sus actividades durante las horas pertinentes de

los días 20 y 21. De ellos, resulta que el día 20 cenó en su domicilio con el

general Vigón y el día 21 estuvo por la tarde en casa de una hija, de la que

volvió entre las 21,30 y las 22 horas.

Según una empleada doméstica, el general Armada ya no salió.

ESTARÍA EN LA ZARZUELA

— Cuando Pardo Zancada informa a los mandos de la División Acorazada de lo que

le ha ordenado Miláns, se dice que la acción anunciada tiene la garantía que

representan Miláns y Armada, y que Armada estaría en la Zarzuela a las 18,00

horas.

— Tejero declaró al general Prieto que sólo obedecía a Armada, en vista de lo

cual dicho general sugiere a Aramburu que procure que Armada vaya al Congreso.

— A las 19,00 horas, el Rey habla con Gabeiras y después con Armada. Según el

general Sabino Fernández Campo, Armada se ofreció-a explicar al Rey, en la

Zarzuela, lo que ocurría. El Rey le dice que permanezca en su puesto, como

consecuencia de las dudas que, según le dice su secretario general (Sabino

Fernández Campo), ha provocado en éste la conversación con Juste.

— Armada niega que se ofreciera a ir a la Zarzuela para explicar nada. Y dice

que, simplemente, se le preguntó si se había movido del Cuartel General, y si

había autorizado para que se invocara su nombre para algo, a lo que contestó

negativamente.

— a las 19,10, según Gabeiras, éste habla con Miláns, quien le preguntó por

Armada, quien le contestó que estaba junto a él. Según declara Pedro Mas, Miláns

comentó que no entendía nada de lo que estaba pasando. Diez minutos después,

Armada propone a Gabeiras trasladarse a su despacho, para más facilidades de

comunicación,* a lo que Gabeiras.se niega, según dice, por intuición y práctica

de mando. Armada lo niega.

¿EL GOBIERNO LO PROPUSO ARMADA?

— La propuesta de resolver la situación en el Congreso, mediante la formación

de un Gobierno presidido por Armada, la expresó éste a los generales reunidos en

el Cuartel General, después de una conversación telefónica con Miláns, la

sugerencia fue de Armada. Según Armada, la sugerencia fue de Miláns. Varios de

los- generales presentes coinciden que, durante la conversación, Armada

pronunció frases como «yo no sirvo», «eso no puede ser», «disparate» y

«barbaridad», aunque aceptando sacrificarse.

— Esquivias informa que Armada pidió un ejemplar de la Constitución para

estudiar el posible encaje legal de la fórmula. Según declara Sáenz de Larumbe,

Armada lo consideraba factible. Rodríguez Ventosa testimonia que advertía el

peligro de que se considerase anticonstitucional la fórmula y Armada como

rebelde.

— El general Pérez Iñigo informó a sus subordinados, según testimonio de Pardo

Santillana, que a los generales presentes la fórmula les había parecido bien,

salvo a Castro y a Rodríguez de Ventosa, según los cuales, los diputados no la

aceptarían. Arrazona comenta que Armada quizá sobrevaloraba la gravedad de la

situación; es decir, que las Regiones II, ,IV, V y VIl apoyaban a Miláns. Armada

niega que lo dijera.

Sobre la hora de la conversación entre Armada y Miláns hay discrepancias, pero

en todo caso fue anterior al regreso de Gabeiras de la JUJEM.

GABEIRAS RECHAZA LA PROPUESTA

— No se puede descartar que antes del regreso Armada consultase la fórmula con

Sabino Fernández Campo, e incluso con el presidente de la Junta de Jefes de

Estado Mayor y con Gabeiras. En todo caso, cuando Gabeiras vuelve del Cuartel

General desmiente los informes de Armada sobre la situación de las regiones y

rechaza su propuesta.

Gabeiras declara que, ante la insistencia de Armada en su fórmula, le propuso

que fuesen ambos al Congreso y que se la presentasen a Tejero. Armada respondió

que no le iba a mentir. Gabeiras declara que dio cuenta al Rey y le pidió-que

hablase con Armada, a, quien el Rey prohibió que hiciera la propuesta, así como

que fuera a la Zarzuela.

— Armada niega que Gabeiras le autorizase y dice que se le permitió presentar su

fórmula a título personal, nunca como propuesta de la superioridad, y para

resolver la situación de los rehenes, pudiendo ofrecer un avión para que Tejero

y sus oficiales salieran de España.

PROPUESTA A TITULO PERSONAL

— Fernández Campo confirma que el. Rey habló con Gabeiras y con Armada y que

.después le pasó el teléfono y Armada le dijo que otras regiones podrían seguir

el ejemplo de la III (Valencia). Había que evitar )a división del Ejército,

"para lo que él (Armada) consentiría en sacrificarse ofreciéndose para presidir

un Gobierno. Fernández Campo, en nombre del Rey, precisó que cualquier propuesta

tendría que hacerla Armada a título personal y de acuerdo con su conciencia, y

le invitó a reflexionar.

— Armada es autorizado por Gabeiras para que hable con Tejero. Fue solo a las

23,40 del 23-F al puesto de mando del hotel Palace, donde reiteró su apreciación

de que algunas Capitanías podían estar a favor de´ Miláns y expone la oferta que

va a hacer a Tejero de un Gobierno de transición presidido por él, pero hará el

ofrecimiento a título personal. Todos ios reunidos coinciden en sus

declaraciones en este aspecto, aunque Armada dice que no recuerda haber hablado

del tema en el hotel Palace.

LE OFRECE LA SALIDA DE ESPAÑA

— Armada se entrevistó con Tejero y le ofreció la salida de España a él y a sus

oficiales, garantizando que a la tropa no le ocurriría nada. Tejero se niega e

impide a Armada pasar al hemiciclo. La posición de Tejero es porque Armada le

dijo que Miláns del Bosch no formará parte del Gobierno, aunque sí miembros de

los diversos partidos. Tampoco le satisfizo a Tejero las explicaciones que

Armada le dio sobre el marxismo, el separatismo y terrorismo. Tejero le dijo a

Armada que para cambiar el nombre de CalvoSoteío por el suyo no habría sido

necesario hacer todo lo hecho. Ambos hablaron con Miláns, que pidió a Tejero

aceptase la propuesta de Armada, sin éxito. Armada manifestó que su propósito

era plantear´ a los diputados que planteasen una solución o fórmula

— Armada, a la salida del Congreso, fue a ver a Laína, con quien celebró una

entrevista. Según Armada, fue distendida. Laína dice que fue tensa y que Armada

criticó al Rey con dureza, y se ofreció a volver al Congreso a presentar la

fórmula de un Gobierno presidido por él.

— Mientras, Tejero habló con García arres por teléfono y le contó la «chapuza»

que le quería hacer Armada. Le encarga que le comunique a «Pedro» que lo qué

Armada quiere es ser presidente al precio que sea.

— Por la mañana del 24, Tejero comunica que está dispuesto a entregarse, pero

pide que vaya nuevamente a verle Armada al Congreso. Armada y el general

Aramburu recibieron las condiciones de Tejero para entre-garse, así como las

fuerzas que estaban en la Cámara. A las 11,15 Armada llamó a Gabeiras para darle

cuenta de las condiciones.

SEGUNDO GRUPO

— Un total de 12 capitanes, siete tenientes y un coronel figuran en el.

Nuevas revelaciones del sumario del 23-F

— El general Aramburu conmina a Alvarez-Arenás para que deponga su actitud, y

le contesta que únicamente obedece a Pardo.

— Pardo le comunica la propuesta que ha recibido por conducto de San Martín

para que abandone el Congreso, y Alvarez-Arenas, como los otros tres capitanes,

contesta a Pardo que permanecerán en él, y así se lo comunica después a San

Martín.

CAPITÁN BATISTA

— Del Estado Mayor de la División Acorazada. Entre las 19 y 19,30 se dirigió

con 20 soldados a la emisora La Voz de Madrid para ocuparla, sólo permanece

veinte minutos, hasta que recibe la orden de regresar.

— Posteriormente pide autorización al coronel San Martín para dirigirse

nuevamente a la emisora. San Martín la concede, pero no da cuenta a Juste.

Batista llama por teléfono al jefe de programas de la emisora, Alyarez del

Castillo, con quien tiene gran amistad, para que le abra la puerta. Se presenta

sobre las-12,45 con siete - soldados, con los que ocupa la emisora, obligando a

su personal a permanecer concentrado y bajo vigilancia en la habitación de

control, e impidiéndole la libertad de movimientos y de comunicación.

— Batista alega que no se trataba de una_ ocupación y que su propósito era

simplemente obtener información. El jefe de programas y el jefe de los Servicios

Informativos de Radio Cadena Española manifiestan lo contrario.

— Sobre las cuatro se ´presentan en la emisora La Voz de Madrid el capitán

Dusmet con la pretensión de que se transmita el manifiesto redactado por Tejero,

Pardo y otros oficiales. El personal, alegando razones técnicas, retrasa su

difusión hasta las 4,30, hora en que se retiran las fuerzas ocupantes, volviendo

Batista.a la División y Dusmet al Congreso. ´

CAPITÁN CID

— Del Servicio de Intendencia de la División Acorazada. Cuando Pardo anuncia su

propósito de incorporarse´ a Tejero, obtiene la´ adhesión de Cid, por

compañerismo, y, según manifiesta Pardo, dentro del clima de indignación de

todos los miembros del Estado Mayor y del Cuartel General de la División.

— Cuando Pardo le comunica, como a los demás capitanes, la propuesta que ha

recibido por medio del coronel San Martín para que abandone el Congreso, decide

continuar en él.

CAPITÁN DUSMET

— Realiza funciones de Plana Mayor junto a Pardo. También se niega a aceptar la

oferta de abandonar el Congreso. A las cuatro de la madrugada se presentó en La

Voz de Madrid.

CAPITÁN PASCUAL CALVEZ

— El comandante Pardo le hace saber su propósito de incorporarse a Tejero, y él

acepta.

TERCER GRUPO

El tercer grupo está dedicado a personas que mostraron ostensiblemente su

adhesión a los sucesos del 23 de febrero, cuando Tejero asaltó el Congreso. En

este capítulo se engloba sólo al capitán de navio Camilo Menéndez. El relato del

juez instructor de las declaraciones de Menéndez es, resumido, el siguiente:

— Cuando el capitán de navio Camilo Méndez se entera del asalto al Congreso de

Diputados manifestó reiteradamente al almirante Miguel Martín de Oliva, como

antiguo de los presentes, su deseo de ir

abrazo a Tejero. Cuando liego a la Carrera de San Jerónimo no le franquearon el

paso. Se dirigió al hotel Palace para ver al director de la Guardia Civil,

general Aramburu Topete, y pedirle permiso para dar el abrazo a Tejero, de quien

dijo ser, amigo. Arambaru, le contestó que se fuera a casa.

— Camilo Menéndez no se fue a su casa, sino que, por el contrario, a las doce

de la noche, aproximadamente, logró penetrar en el Palacio del Congreso. Tejero

le agradeció su gesto, pero le pidió que se fuera.

— Camilo Menéndez declara que no obedeció a Tejero por amistad y continuó

dentro del Congreso. Añade que no asumió mando alguno ni animó a Tejero, aunque

tampoco le disuadió. En compañía de Tejero se mostró ostensiblemente dentro del

hemiciclo.

— A Camilo Menéndez intentaron también convencerle para que abandonase el

Congreso el capitán de Intendencia de la Armada Núñez y el capitán de fragata

López Cortijo.

— Menéndez sostiene en su declaración que no intervino en la negociación de las

condiciones, aunque estaba a dos o tres metros de los negociadores. Ni le

mostraron estas condiciones ni las leyó. Cuando los asaltantes abandonaron el

Congreso;.Tejero formó a sus fuerzas y dio la novedad a-Menéndez.

CUARTO GRUPO

A este grupo se refiere a militares que fueron corregidos en vía gubernativa por

su comportamiento en relación con los sucesos del 23 de febrero, y que son los

siguientes:

GENERAL LEÓN PIZARRO

— Era jefe de la División Maestrazgo. El capitán general dé la III Región

Militar (Valencia) le impuso un arresto de dos meses. Su conducta general no se

diferencia de la observada por el resto de los mandos de la III Región Militar y

de la División Acorazada Brúñete (de Madrid), que actuaron obedeciendo a su

jefes naturales, sin que del análisis de la información que se les dio por

dichos jefes o con su autorización resulte inequívocamente el carácter

«manifiestamente» delictivo que pudiera tener para ellos las órdenes que se les

dieron. Hay que tener en cuenta que se hicieron explícitas afirmaciones sobre su

constitucionalidad. ,yr sobre todo, cuando se invocó reiteradamente el apoyo de

Su Majestad, sin que estuvieran en condiciones de conocer la falta de fundamento

de tal apelación; antes, al contrario, tal apelación podrían considerarla

verosímil por los sentimientos monárquicos de quienes se presentaban como

cabezas de la operación.

CORONEL CASTILLEJO

— Coronel de Caballería, disponible en Albacete, pero residente, de hecho, en

Madrid. Al conocer el asalto al Congreso se dirigió allí vestido de paisano. El

capitán general de la III Región le impuso un arresto de dos meses por

ausentarse sin permiso. El juez instructor estima que faltan indicios racionales

de criminalidad.

GUARDIAS CIVILES

— El director general de la Guardia Civil impuso arresto de dos meses a los

suboficiales, cabos y ocho guardias civiles de los asaltantes del Congreso. Al

resto de los guardias participantes les fue impuesto un arresto de quince días.

— En cuanto a los guardias civiles con graduación inferior a la de oficial o

pertenecientes a la clase de tropa,, el juez instructor ha tenido en cuanta

algunos de los siguientes hechos:

1. Que dicho personal actuó a las órdenes de sus jefes naturales y con un

conocimiento insuficiente de los motivos de las órdenes recibidas.

2. Las condiciones para abandonar el Congreso, que fueron aceptadas por Su

Majestad, por la Junta de Jefes de Estado Mayor y por las máximas autoridades

del Estado y del Gobierno en funciones. El juez entiende que ha de tenerse

también en cuenta la circunstancia de que dichas condiciones establecieran la

exención plena de responsabilidad para .el personal de la Guardia Civil a partir

de los suboficiales, mientras que el artículo 294 del Código de Justicia Militar

establece para los que ejercen mando inferior al de compañía la alternativa de

exención total o rebaja de la pena.

DIVISIÓN ACORAZADA

— El instructor no ha apreciado indicios racionales-de criminalidad en los dos

tenientes que, formando parte de la unidad de esta división, entró en el

Congreso. Considera que actuaron en cumplimiento de las órdenes recibidas de su

capitán. Análoga consideración procede con relación al personal de suboficirles

y tropa de dicha compañía

CONDUCTA INDIVIDUALIZADA DE LA GUARDIA CIVIL EN EL CONGRESO

— Ha sido recibida declaración de todo el personal de la Guardia Civil que

ocupó el Congreso. No ha resultado, más cargo de estas declaraciones que a

cuatro de los agresores del teniente general Gutiérrez Mellado, a quienes el

propio teniente general reconoció. Por su parte, la Dirección de la Guardia

Civil ha destacado para consideración especial, la conducta de los siguientes

guardias, como resulta del sumario:

1. Andrés Barriga Agudo: Intentó cortar el paso al teniente general.

Gutiérrez Mellado cuando este último quiso reducir a Tejero. Tejero explica que

tuvo que intervenir porqué los guardias retrocedían ante el respeto que les

inspiraba el teniente general. El citado guardia declara que entró en el

hemiciclo cuando se producía el incidente con Gutiérrez Mellado y que no

percibió lo que ocurría. En una fotografía se le ve con el arma preparada y en

actitud expectante.

2. Cabo Francisco de Burgos Núñez: Pertenecía a la compañía-de seguridad de

la Guardia Real. El único guardia que no fue con sus mandos naturales. Se

hallaba de permiso "en Moral de Calatrava (Ciudad Real) cuando fue llamado por

el capitán Muñecas para que sé´incorporase y con él se fue al Congreso. Iba de

paisano. Del sumario no resulta cargo contra él. Por estar de paisano no se

entregó con los ocupantes, sino que salió del Congreso y se reintegró a su

unidad. Días después fue localizado y detenido.

3. Cabo Pedro Cantos Galán: El denominado «Informe Cabrero» dice (citando a

su vez a un informe confidencial) que amenazó al director general de la Guardia

Civil, Aramburu Topete, con la metralleta.

4. Guardia Gonzalo Diez González: Sólo resulta ser uno de los guardias que

estuvieron en el hemiciclo.

5. Guardia Jacinto Domínguez» .Franco: Fue enviado por el coronel Manchado a

informarle sobre la situación en el Congreso. Recibió de Tejero la información

de que no había novedad y se la transmitió a Manchado.

6. -Cabo José García de la Torre: Fue enviado por el coronel Manchado a

recoger los coches adquiridos por Tejero, que estaban en Fuenlabrada.

7. Guardia Luis González Fernández: Fue nombrado en el Congreso escolta de

Tejero.

8. Guardia Francisco Iglesias Posadas: La Dirección de la Guardia Civil dice

en un escrito que aparece claramente, identificado en la despedida del teniente

coronel Tejero. El propio guardia atribuye el arresto que le impusieron a que

aparece al lado de Tejero en una fotografía que se tomó despidiéndose de sus

guardias.

9. Guardia Eduardo Muñoz Rojo: Desde la tribuna de Prensa efectuó unos

disparos a! aire con carácter intimidatorio, para que cümpliesen la orden que le

habían dado de parar las cámaras de televisión.

10. Guardia Miguel Peláez Martín: Identificado por Gutiérrez Mellado entre

quienes te agredieron en el hemiciclo. Aparece en una fotografía como uno de los

que rodean al general sin embargo, quien puso la mano sobre e! teniente general,

agarrándole por la chaqueta, es otro guardia que aparece de espaldas y no ha

sido identificado. Peláez niega haber participado en este hecho. Afirma que

formó parte de quienes custodiaron a Suárez y que en un momento dado se echó a

llorar y el presidente le dio ánimos.

11. Guardia Nazario Rápela Ruiz: El «Informe Cabrero» dice que era el

conductor del capitán Abad y uno de los que tuvieron mayor movilidad en las

distintas dependencias del Congreso.

Todas estas conductas, dice el juez instructor, podrían considerarse absorbidas

por la conducta de rebelión en atención a su carácter instrumental, ocasional e

incidental con relación a la misma.

 

< Volver